Crónica de Aluche Obrero en el acto homenaje a Mari Luz Nájera

26 enero, 2014

El 24 de enero de 1977 era asesinada la joven Mari Luz Nájera, estudiante de ciencias políticas,  por la policía antidisturbios. Estos hechos sucedieron en una manifestación en Gran Vía en repulsa al asesinato de Arturo Ruiz, estudiante y trabajador, a manos de militantes de grupos fascistas el día anterior. Cuando un policía bajó de un vehículo y disparó contra un grupo de jóvenes, entre los que se encontraba Mari Luz, un bote de humo impactó en el rostro de la joven destrozándoselo, causándole la muerte, y según testigos, sin que hubiese humo tras el disparo.

A su entierro acudieron al cementerio de Barajas unos 3000 jóvenes como muestra de solidaridad tras el vil asesinato. El mismo día de la muerte de Mari Luz, de madrugada, fueron asesinados en su despacho cinco abogados laboralistas en el contexto de una huelga de transportes. Esta sucesión de acontecimientos se vino a llamar la Semana Trágica, y supuso el momento álgido de la violencia en las calles durante La Transición.

Ya han pasado 37 años de aquel suceso y no ha habido ningún policía encausado. En los homenajes y reconocimientos que ha habido se obvia el tema de que fue asesinada por el estado, a través de sus fuerzas represivas, diluyéndolo y camuflándolo diciendo que murió en “defensa de la democracia y de la libertad”, palabras que en muchas ocasiones han salido de miembros de los mismos partidos que han reprimido, asesinado y encarcelado a tantos jóvenes y que lo siguen haciendo. Aquellos partidos que han financiado grupos fascistas y paramilitares iguales a los que asesinaron el día anterior a la muerte de Mari Luz a Arturo Ruiz. Y aquellos partidos que han controlado y permitido que los cuerpos represivos actúen con total impunidad.

A nosotros no nos vale con poner una placa en un parque, en la que hasta hace dos años no ponía mas que el nombre de la joven y que a día de hoy no pone quienes fueron sus verdugos. Nosotros consideramos que así solo caerá en el olvido, y que será recordándola día a día y señalando a los culpables, como verdaderamente se hace homenaje a los asesinados por el Estado.

Recordad que la represión sigue latente en la actualidad, y que al contrario de cesar, como ya hemos visto, se va a incrementar cada vez más, como con los detenidos en los incidentes de la universidad complutense tras el 20-N, y toda la caza de brujas que le siguió. Esta represión no viene solo por parte de la policía, dado que también en los últimos meses hemos visto como grupos fascistas, como Liga Joven o Respuesta Estudiantil, camuflados con parafernalia populista han entrado en escena en barrios, institutos y sobre todo en la universidad, aumentando sus acciones y militantes. El fin de todo esto es asustar y aplastar a todos aquellos que no piensan doblegarse ante un sistema explotador burgués, al que solo le interesa la sumisión de la clase obrera y la imposición de sus propios intereses.

Desde Barajas Zona Este y el resto de colectivos que apoyan el homenaje (Hortaleza Crew, Aluche Obrero,  Reconstrucción Comunista,…) queremos recordar a Mari Luz Nájera como una luchadora caída, al igual que tantos jóvenes, no como lo pretenden hacer las instituciones en un afán por lavarse la cara. Este tipo de actos criminales no van a hacernos cesar en nuestra lucha, sino que por el contrario nos da más motivos para seguir en este camino.

¡¡¡ COMPAÑERAS CAIDAS PRESENTES!!!

Fuente: Aluche Obrero

 


Imágenes del estallido social en Hamburgo.

8 enero, 2014



Acerca de un artículo anarquista sobre el golpe derechista húngaro del 56

29 diciembre, 2013

Nos han pasado un enlace al foro libertario alasbarricadas.org en el que un usuario cuelga un artículo (http://freirespublica.blogspot.com.es/2013/12/memoria-de-la-revolucion-hungara-de-1956.html) sobre los hechos que acaecieron en Hungría en 1956. Nos parece  absurdo pretender darle contenidos “revolucionarios” y hasta “anarquistas” a ese episodio. Así que expondremos brevemente nuestra opinión para no dejar lugar a dudas.

Seleccionamos los párrafos más significativos:

“Situemos en su contexto los hechos: en estos momentos Hungría está sometida a una de las dictaduras estalinistas más rígidas bajo el liderazgo de Mátyás Rákosy y el “Partido de los Trabajadores Húngaros”. Dicha dictadura había sido establecida gracias a las tropas soviéticas de ‘liberación’ que tuteló el ascenso al poder de dicho partido y envió al exilio, encarceló o eliminó a todos los dirigentes políticos hostiles. Irónicamente las primeras elecciones pluripartidistas celebradas en 1945 habían dado la mayoría absoluta al ‘Partido de los Pequeños Propietarios’, si bien las autoridades soviéticas forzaron un gobierno de coalición en que el Partido Comunista de Hungría (PCH) (con un 17 % de los sufragios) se hacía con el ministerio del interior.”

Queremos ir más allá de las estupideces que suelen soltar algunos libertarios sobre el poder soviético o las democracias populares, ya sabéis, eso de regímenes terroríficos que asesinan a cualquiera que disienta con ellos; porque, como todos sabemos, si alguien es ejecutado por un comunista automáticamente es buena persona e inocente, y por supuesto los anarquistas NUNCA han ejecutado a nadie. Más allá de las palabras de gran calibre simbólico, el texto no explica que, si era un régimen impuesto por la URSS, para qué se tomaron tantas molestias en competir con partidos como el de los Pequeños Propietarios en elecciones, en lugar de prohibirlos y perseguirlos desde el principio. ¿Será que no pasó tal como relatan?

Vamos a citar a Ludo Martens para recordar datos “olvidados” por el autor del texto:

A partir de 1947, James McCargar, secretario de la delegación estadounidense en Budapest, y el capitán McClemens, utilizaron a varios dirigentes del ala derecha de la socialdemocracia –entre ellos Kuroly Peyer y Frigyes Pisky-Schmith– para constituir redes de espionaje.

Obsérvese que se trataba de actividades –más tarde reconocidas públicamente– que los servicios secretos norteamericanos realizaban en esa época entre los dirigentes socialdemocratas de Suecia, Italia y Bélgica. El 8 de febrero de 1948 el secretario general del Partido Socialdemócrata, Szakasits, anunció la decisión de excluir del partido su ala derecha. En junio de 1949, este partido se fusionó con el Partido Comunista y se formó el Partido de los Trabajadores Húngaros. En las elecciones de 1947, el Partido Comunista había obtenido el 22% de los votos, que lo convertía en la primera fuerza política del país, y el Partido Socialdemócrata de Szakasits, el 14%.

El nuevo poder reprimió a reaccionarios, recalcitantes fascistas de la ocupación y demás conspiradores, pero contra todos aquellos que trabajaban dentro de la democracia popular, incluidos los partidos no-comunistas, no hubo persecuciones. Los comunistas vencieron con trabajo político, trabajo que algunos apodaron la “táctica del salami” mediante la cuál los comunistas extendían su hegemonía a las bases y los cuadros de otros partidos y aislaban sus sectores derechistas o las quintas columnas infiltradas. La mayoría de veces no hizo falta ni utilizar la coacción, fueron los mismos partidos quienes desechaban de sus filas a estos sujetos. Gracias a su duro trabajo, el Partido de los Trabajadores atrajo a una base social suficiente para llevar adelante y liderar el proceso revolucionario.

Eran sin embargo tiempos de cierto deshielo: Stalin había muerto en 1953 y en febrero de 1956 Kruschev había dado su famoso informe secreto en el que había reconocido los peores crímenes del estalinismo. Por otra parte en Polonia se estaba produciendo un periodo de protestas reconducido por el comunista aperturista Gomulka. Pero Rákosi seguía representando una de las líneas más duras del estalinismo: no había dudado en expulsar 200 000 militantes del partido e incluso purgar a Janos Kadar, el que posteriormente y como ironía se convertiría en el hombre de Moscú.

El detonante de los hechos fue, como tantas veces en la historia, una rebelión estudiantil. Los estudiantes de la Universidad Politécnica de Budapest y la Organización Unificada de Estudiantes Universitarios de Hungría elaboran una plataforma común de 16 puntos que exigía entre otras la retirada de las tropas soviéticas y de solidaridad con el pueblo polaco. Esta manifestación estudiantil se convierte en pocas horas en una rebelión general de más de 200.000 personas, que comenzaron a exigir “libertad” y “independencia”.

Nótese que para el autor del texto, la contrarevolución jruschovista, mediante la cual el revisionismo desmantelaba la dictadura del proletariado, depuraba a los oponentes marxistas-leninistas y reconstituía el capitalismo en la URSS, es un cierto “deshielo”. Tal vez es que él es un amante de la propiedad privada y hubiese pedido más “deshielo” a Jruschov. Bueno, al menos no ha dicho que Rákosi fusiló o encarceló a esos supuestos 200.000 militantes purgados del Partido, como se supone que Rákosi mataba a todo dios…  Por cierto Rakosi, abandonó el liderazgo del país destituido por el “deshielo” de Moscú, así como el diregente polaco Bolesław Bierut, asesinado a traición por los revisionistas cuando acudió al XX congreso del PCUS.

Centrémonos, pero, en las protestas en Hungría. Así relata el comunista húngaro, Mihály János, los hechos:

Mientras los estudiantes se manifiestan pacíficamente en la capital y en provincias, a sus espaldas, las fuerzas contrarrevolucionarias inician un ataque armado contra el aeropuerto de Budapest, las estaciones de tren, de radio, los centros de teléfono y los arsenales militares. Por la noche grupos armados y bien organizados asedian el edificio de la radio. Los estudiantes no tienen todavía idea de lo que está pasando.
(…)

Durante el transcurso de los acontecimientos, la composición de las masas que están en la calle se transforma radicalmente. Se abrieron las puertas de las cárceles y fascistas, criminales de guerra, delincuentes comunes, quedan liberados y esperando una definitiva libertad, se unen a los enfrentamientos sangrientos. Pero además consiguen atraer con su demagogia social y nacionalista, a centenares de jóvenes ansiosos de romanticismo y de aventuras (…).

El 30 de octubre asedian la sede del partido en Budapest. Para aumentar el odio y la determinación de las masas extienden rumores de que hay presos en los sótanos de la sede. Después de varias horas de asedio los contrarrevolucionarios irrumpen en el edificio y se comporta de manera vándala con los que están dentro, incluyendo las mujeres. Éva Kállai no quiere caer en manos de los contrarrevolucionarios así que se tira por la ventana, morirá por las heridas al caer. Tenía 40 años y dejó huérfanos 3 niños. Imre Mező, János Asztalos y József Papp fueron asesinados por la multitud, a pesar de ir con una bandera blanca en la mano; habían salido para parlamentar y evitar más derramamiento de sangre. János Asztalos dejó cuatro huérfanos. Durante la defensa del edificio murieron también Péter Lakatos, de treinta y dos años y Lajos Szabó.

(…)

La defensa de la Radio Húngara merece una especial atención. En tiempos de paz el control del edificio se realizaba sin ningún tipo de guardia armada. Tras los trágicos acontecimientos se reforzó la defensa, pero no se les entregó armas. László Kovács, comandante, se presentó voluntario para la defensa. Tampoco disponía de armas. (…) Irrumpieron en el edificio y respondieron a los intentos pacíficos de negociar del comandante, con una ráfaga de disparos. Tenía treinta años. Murió desarmado, víctima de los asesinos. (…)

Lo mismo sucedió con László Magyar, que también salió desarmado del edificio para convencer a las masas. La única respuesta a sus palabras fue un tiro. Tenía treinta y un años. Estos episodios que se sucedieron en numerosas ocasiones durante el 23 de octubre, dejan bien claro de qué lado estaban los asesinos y de cual las víctimas.

(…)

Kálmán Turner participó en la defensa armada de la sede del partido en Pesterzsébet. A finales de octubre junto con algunos camaradas comenzó la reorganización del partido. Un grupo armado irrumpió en su casa y lo asesinaron brutalmente ante la mirada de su esposa y sus hijos.

(…)

Sándor Szalai comandante del Instituto de Historia Militar, luchó también contra los contrarrevolucionarios. Fue asesinado brutalmente junto con su suegro. József Kalmár era presidente del consejo de Csepel. Contra él organizaron una auténtica cacería. Finalmente dieron con él en Királyerdő. Allí acabaron con su vida. Károly Jakab había sido encargado de vigilar el almacen de alimentación de la avenida Gorki, para que no lo robaran los delincuentes. El 29 de octubre, nada más salir de su casa recibió un disparo en el corazón. Tenía 32 años. El 12 de enero de 1957 Imre Bojti pidió en la calle la documentación a un sospechoso, que sacó una pistola y lo disparó a quemarropa. Su esposa sufrió tanto por su muerte que falleció ella también al poco tiempo, dejando tres niños huérfanos.

Están falsificando la historia en relacción a 1956, y no solo lo hace la derecha, también la izquierda-liberal. Por eso debemos sacar los materiales de los archivos para demostrar nuestro punto de vista, y quitar a los grandes “revolucionarios” su careta de héroes. Dejemos claro qué matanza tuvo lugar en el pasaje Korvin o en la plaza del Heno. (…) Mostremos las fotos de los archivos donde es bien visible cómo cuelgan a los comunistas, a los miembros del ÁVH, a cualquiera que fuera sospechoso para esos criminales, o a cualquiera al que llamaran comunista. Pero mostremos también esas fotos en las que se ven sus cuerpos atados a los coches y cómo los arrastran por las calles los verdurgos sadistas, que tras los acontecimientos fueron juzgados con toda justicia, pero que la caída del comunismo ha convertido en héroes. (…)

Vemos las imágenes de comunistas asesinados en la plaza por los grupos fascistas:

     Se nota las pintas de estudiantes de los dos hombres de delante, sí, sí.

comunistasesinado

 El escritor  Alexandr Bobrov, en un artículo que se puede encontrar en Kaosenlared.net dice:

Las tropas fueron extremadamente moderadas. En unas condiciones de zozobra e indecisión de los dirigentes de la URSS, por orden del 30 de octubre, los soldados soviéticos, tenían prohibido repeler los disparos, “caer en provocaciones” y salir de su ubicación. Todas las tropas fueron conducidas a sus emplazamientos. Las calles quedaron sin gobierno. Comenzó el derramamiento de sangre. Los guardias de Béla Király y Dudás ejecutaban a comunistas, miembros del AVH, y militares húngaros que se negaban a subordinarse.

En eso primeros momentos los rebeldes animados por el éxito, se radicalizaron rápidamente, abriendo fuego contra las tropas soviéticas. Fueron numerosos los casos en que asesinaron a soldados soviéticos de permiso, o que estaban de guardia, en numerosas ciudades húngaras. Que probasen hoy en cualquier país a matar tan impunemente a un soldado usamericano y escuchar un tan condescendiente “no abrir fuego, no responder”. Imposible imaginar, pero entonces a nuestros muchachos, los dejaron expuestos.

Los insurrectos tomaron al asalto la sede local del Partido del Trabajo, y más de 20 comunistas fueron ahorcados por la multitud. Las fotos de los comunistas ahorcados con signos de tortura, con los rostros desfigurados por el ácido, dieron la vuelta al mundo. Los rebeldes correteaban por las calles a la caza de miembros de la seguridad de estado. Los reconocían por sus famosas botas amarillas, los descuartizaban o los colgaban por los pies; a veces los castraban.

A los dirigentes del partido que capturaron les clavaban al suelo con enormes clavos mientras les hacían sujetar los retratos de Lenin en las manos. Hay fotos terribles, bien conocidas: el cadáver desfigurado de un miembro de la seguridad del estado, colgado cabeza abajo, el asesinato de un comunista con un disparo a quemarropa, un tanque soviético destruido.

Hay más. Para el autor, este levantamiento se traba una revolución de estudiantes y obreros organizados en consejos revolucionarios:

Debido al giro radical de los acontecimientos, el régimen opta por llamar como primer ministro a Imre Nagy, un “reformista” que ya había gobernado el país de 1953 a 1955. Al mismo tiempo, el régimen llama a las tropas rusas “para restaurar el orden” produciéndose en los barrios periféricos de la periferia una resistencia armada de jóvenes obreros y estudiantes, frente a los tanques soviéticos. Esta resistencia armada provoca el colapso de las instituciones oficiales. En unos cuantos días y horas las masas se organizan para la resistencia y se declara la huelga general, declarada por comités obreros y revolucionarios que se forman en la mayoría de las empresas en estrecha conexión con los estudiantes.

Toda esta autoorganización, al margen del “parlamento” estaliniano, junto con la lucha armada que se está produciendo contra el ocupante ruso, provoca una crisis del régimen. El 25 de octubre cayó el líder del “Partido de los Trabajadores Húngaros” (PTH) (irónico nombre para el partido único que oprimía a los obreros y el pueblo) y lo sustituyó Janos Kadar. El 27 de octubre Imre Nagy forma un gobierno de coalición en el que integra partidos “de la oposición”. El 28 de octubre se decretó el “alto el fuego” y las tropas rusas salían de Budapest. Pese a ello los consejos obreros se mantienen vigilantes y mantienen la huelga general.

Algo no cuadra ahí. Son obreros y estudiantes que, de un día para otro, se arman y derrocan al poder existente. Vaya, mira que es raro que en un régimen ultra-represivo donde se ejecuta por nada, el gobierno permita a los opositores ir armados como si nada. Y, más sorprendente aún, es todo espontáneo, no había organización previa ni nadie detrás de esto, pero en un abrir y cerrar de ojos los rebeldes organizan casi casi un nuevo poder.

Sigamos con Bobrov:

Hablemos ahora de la correlación de fuerzas y de las pérdidas. En aquel entonces la guarnición de Budapest contaba con 30 000 soldados; se sabe que alrededor de 12 mil se pasaron al lado rebelde, pero ni mucho menos todos ellos tomaron parte en los combates. Con Maléter arrestado, la mayoría se fue a sus casas. En los distintos destacamentos armados combatieron en total unas 35 mil personas, de las que más de la mitad eran antiguos soldados y oficiales horthystas, que formaban la columna vertebral de los golpistas.

Pocos son hoy los que se aventuran a cargar las tintas sobre el tema de la composición social de los “sediciosos”. Lo habitual es que pongan de relieve que se trataba de “estudiantes y obreros”, pero a juzgar por las listas, tampoco es que hubiese muchos estudiantes entre ellos. Incluso los historiados húngaros se ven obligados a reconocer, a regañadientes, que la mayoría eran horthystas.

Los golpistas contaban con 50 mil fusiles, hasta 100 tanques, y cerca de 200 piezas de artillería y morteros. Una fuerza considerable.

Las tropas soviéticas en apenas cuatro días pudieron derrotar y dispersar a un ejército de 15 000 insurgentes, y tomar bajo control los puntos estratégicos de la ciudad. Según los datos con los que contamos, entre el 23 de octubre y el 31 de diciembre d 1956, a raíz del levantamiento y los enfrentamientos que le sucedieron, cayeron de ambos bandos 2652 ciudadanos húngaros y 19226 resultaron heridos. Las pérdidas del lado soviético ascendieron a 720 soldados muertos, 1540 heridos, y 51 desaparecidos.

El Partido de los Trabajadores de Albania se pronunció ante este episodio. Aquí unas palabras de Enver Hoxha:

La injerencia de los imperialistas en Hungría ha sido el factor principal de la contrarrevolución. Desde hacía tiempo venían organizando bandas de criminales, de horthystas y de fascistas inveterados, que fueron introducidos en el territorio de la República Popular de Hungría durante la preparación de la contrarrevolución y que montaron una propaganda desenfrenada contra la Unión Soviética y el campo socialista, contra el Partido de los Trabajadores Húngaros y el poder popular en Hungría. Numerosos hechos confirman con pruebas fehacientes su abierta intervención en los asuntos de Hungría.

La actividad de los imperialistas encontró apoyo en los enemigos internos, en los enemigos del poder popular y en el enemigo de clase.

Imágenes de los soldados soviéticos requisando armas que los imperialistas enviaban a Hungría escondidas en coches de la Cruz Roja:

 La verdad es que del lado de los “rebeldes” no se encontraban figuras destacadas que se pudiesen catalogar de revolucionarios, sino gente como el cardenal  József Mindszenty, quien guardaba un rencor absoluto a los “infieles” comunistas, personaje acusado por la comunidad judía en Hungría de haber colaborado pasivamente con las deportaciones y los crímenes nazis en Hungría. Suponemos que los anarquistas no le habrían metido una bala en la cabeza, que va.


El pacto nazi-británico del que no habla el canal Histeria.

23 diciembre, 2013

En las primeras horas de la madrugada del 30 de septiembre, el premier británico Neville Chammberlain y presidente francés Louis Daladier claudicaban ante Hitler, que con la firma del acuerdo se aseguró la ocupación de Checoslovaquia.

La política imperial de Adolf Hitler, que había comenzado en la primavera anterior con la anexión de Austria, tuvo su cúlmen diplomático durante la Conferencia de Munich, en septiembre de 1938, por la que conseguiría adueñarse de la región de los Sudetes en Checoslovaquia sin disparar un sólo tiro y presentándose ante sus compatriotas como un adalid de la paz . En Munich, tanto el primer ministro británico Neville Chamberlain como el presidente francés Louis Daladier se sometieron a los deseos del Fuhrer, bajo el arbitrio de Benito Mussolini. No provocaban a Hitler y además lo mandaban hacia el este, un problema más para los comunistas. Eso sí, luego si la URSS pactaba con Alemania para ganar tiempo y fortalecerse, entonces es que “los extremos se tocan”.

El éxito diplomático de la conferencia, en la que ni siquiera se sentó un representante checo, dio alas al Reich, que iba de éxito en éxito, amedrentando y logrando los objetivos del Lebensraun -el espacio vital, la expansión de la Gran Alemania hacia los territorios del Este; Checoslovaquia, Polonia y la URSS- y afianzándose en Alemania, donde Adolf Hitler logró la máxima la popularidad y aceptación.


Fallece el dueño del restaurante fascista Casa Pepe.

27 noviembre, 2013

Insultar a un policía 

1.000 €

Cortar una calle

30.000€

Grabar a un policía

600.000 €

VER ESTA NOTICIA 

casapepe

 

NO TIENE PRECIO

Para todo lo demás:

GulagCard

gulag


Rescatan un T34 sumergido en un lago… Y funciona.

13 noviembre, 2013

No siempre se tira un tanque de la Segunda Guerra Mundial dentro de un lago, sin embargo, este fue utilizado por los rusos y alemanes. A pesar de haber estado sumergido durante muchos años, con una ‘aceitadita’ el motor diesel comenzó a funcionar.

Una excavadora Komatsu D375A-2 sacó un tanque abandonado desde el fondo del lago, cerca de Johvi, Estonia. El tanque soviético mod. T3476A estuvo estacionado en el fondo del lago durante 56 años. Según las especificaciones, es una máquina de 27 toneladas que puede alcanzar una velocidad máxima de 53 Km/h.

De febrero a septiembre de 1944, se libraron cruentas batallas en la estrecha franja de 50 Km. de ancho, en el frente de Narva en la parte noroeste de Estonia. Más de 100.000 hombres resultaron muertos y 300.000 heridos. Durante las batallas del verano de 1944, el tanque fue capturado al ejército soviético y utilizado por el ejército alemán (esta es la razón de estar pintado con los colores alemanes en el exterior del tanque). El 19 de septiembre de 1944, las tropas alemanas comenzaron una retirada a lo largo del frente de Narva. Se sospecha que deliberadamente lanzaron el tanque en el lago, siendo abandonado cuando sus captores abandonaron la zona.

En aquel tiempo, un chico local caminado por el borde del lago Matasjarv Kurtna observó rastros del tanque hacia el lago, pero no había señales de salida. Durante dos meses vio burbujas de aire saliendo del lago. Esto le dio motivos para creer que debería haber un vehículo blindado en el fondo del lago. Hace unos años contó la historia al jefe local del Club de Historia de la Guerra ‘Otsing’. Hace un año, junto con otros miembros del Club, el Sr. Igor Shedunov inició una investigación de inmersiones en el fondo del lago. A la profundidad de 7 metros encontraron el tanque enterrado debajo de 3 metros de capa de turba.

Los aficionados del Club, con el liderazgo del Sr. Shedunov, decidieron sacar el tanque. En septiembre de 2000, le alquilaron al Sr. Aleksander Borovkovthe, Gerente de la firma Eesti Polevkivi, una excavadora Komatsu D375A-2. Actualmente en actividad, la excavadora fue construida en 1995 y tiene 19.000 horas de funcionamiento sin reparaciones importantes.

La operación de rescate comenzó a las 9:00 y terminó a las 15:00, con varias paradas técnicas. El peso del tanque junto con la pendiente dificultó el trabajo y requirió mucho esfuerzo. El D375A-2 trabajó con fuerza y estilo. El peso del tanque, todo equipado y con armamento, alcanza las 30 toneladas, exigiendo un esfuerzo similar. La preocupación era que la excavadora de 68 toneladas de peso no se deslizara mientras traccionaba al tanque.

Después de que el tanque afloró a la superficie, vieron que era un trofeo de guerra, que había sido capturado por los alemanes durante la batalla de Sinimaed (Blue Hills) seis meses antes de ser hundido en el lago. 116 cartuchos fueron encontrados a bordo. Sorprendentemente, el tanque estaba en buenas condiciones, sin NINGÚN HERRUMBRE y TODOS LOS SISTEMAS (A EXCEPCIÓN DEL MOTOR) estaban en condiciones de uso. Esta es una máquina muy rara más aún teniendo en cuenta que luchó en ambos lados: con los rusos y alemanes. Hay planes para hacer un restauración total del tanque. Será exhibido en el Museo de Historia de la Guerra que estará fundado en la ciudad de Gorodenko en la orilla izquierda del río Narv.

Preparando para tirar.

Gente de la aldea próxima se acerca para observar como se hará la tarea.

El Komatsu D375A-2 listo para trabajar.

Limpiando 62 años de turba

Después de una pequeña reparación y servicio, el motor diesel comenzó a funcionar.

 


Un grupo de nazis liderado por Shrek irrumpe en la complutense.

5 noviembre, 2013

Un grupo de personas con simbología ultraderechista ha irrumpido este lunes en la facultad de Historia de la Universidad Complutense.

Han roto alguno de los carteles colgados en la facultad y se han enfrentado a alguno de los estudiantes que les ha recriminado su actitud.

Vestidos de negro, han entrado “muy rápidamente”, han empezado “a gritar proclamas” y a decir que eran del clan de los elfos y trolls “Amanecer Dorado“.

shrekfet

Un grupo de seres -entre los que se encuentra Shrek, su asno, nazis hobbits, nazis moriscos y carlistas con los sobacos depilados- armado de simbología ultraderechista ha irrumpido este lunes en la facultad de Historia de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), donde han roto alguno de los carteles colgados en la facultad y se han enfrentado a alguno de los estudiantes que les ha recriminado su actitud, han informado desde la Universidad madrileña. Se trata de entre diez y quince personas que portaban “simbología ultraderechista” y que al entrar en la facultad “han roto algunos carteles”. Además, ha habido “algún forcejeo” con estudiantes que les ha recriminado lo que estaban haciendo, pero a pesar de lo sucedido no ha habido daños personales. Uno de los alumnos de la Facultad que ha presenciado lo sucedido ha relatado que este grupo de personas, vestidas de negro, ha entrado “muy rápidamente” por la puerta portando un cartel y “se han puesto a dar patadas a las mesas y a intimidar a la gente”. Además, ha asegurado que estas personas “se han colocado en medio círculo, han hecho una especie de discurso” y han empezado “a gritar proclamas” y a decir que eran de “Amanecer Dorado”.

Faltan primates en el zoo más próximo, que alguien les avise de fugas.