El falso “Testamento de Lenin”


Para defender su tesis del culto a la personalidad de Stalin, Jruschov utiliza también el supuesto «testamento» de V. I. Lenin. Jruschov reserva una particular atención referente a esto en su informe.
Ante todo debemos aclarar previamente dos puntos:
-En primer lugar, Lenin no llama «testamento» a ninguno de sus artículos o cartas-dictados. Se sabe que, después del empeoramiento de su enfermedad, el 23 de diciembre de 1922, ya no podía escribir y que dictaba sus artículos y sus cartas. Y, después del 10 de marzo de 1923, ya no podía dictar, pues había perdido el habla.
-En segundo lugar, aclarar dos de las apreciaciones que había dictado el 24 y 25 de diciembre de 1922 concernientes a los miembros del Buró Político del Comité Central del Partido bolchevique, incluido Stalin.

En sus últimos artículos y cartas, del 23 de diciembre de 1922 al 4 de marzo de 1923, Lenin había dictado sus posicionamientos y sus recomendaciones sobre toda una serie de problemas importantes para el porvenir del Partido y del país. Estos dictados están registrados por la secretaria del Consejo de los Comisarios del Pueblo, L. A. Fotieva, la secretaria adjunta, M. E. Volodicheva, y otros colaboradores. Están publicadas en el tomo 45 de la segunda edición de las Obras Completas de Lenin, págs.343 a 402 (edición búlgara de 1983), en el orden siguiente:
1. Carta al Congreso -se trata del próximo XII Congreso del Partido Comunista (bolchevique)-, registrada por Volodicheva el 23 diciembre de 1922.
2. Continuación de la correspondencia, registrada por Volodicheva el 24 de diciembre de 1922.
3. Anexo a la carta del 24 de diciembre de 1922, registrada por Fotieva el 4 de enero de 1923.
4. Continuación de la correspondencia, registrada el 26 de diciembre de 1922.
5. Sobre la transmisión de las funciones legislativas al Gosplan (la planificación de Estado), registrada por Volodicheva los 27,28 y 29 de diciembre de 1922.
6. Concerniente al número de los miembros del Comité Central, registrada por Volodicheva el 29 de diciembre de 1922.
7. Sobre la cuestión de las nacionalidades y de su autonomía, registrada por Volodicheva los 30 y 31 de diciembre de 1922.
8. Página del diario de Lenin, registrada por el Secretario el 4 de diciembre de 1923.
9. Sobre las cooperativas, registrada por el Secretario el 6 de enero de 1923 (taquigrafiada).
10. Sobre nuestra Revolución, a propósito de los apuntes de Sujanov, registrada por el Secretario el 17 de enero de 1923 (taquigrafiada).
11. Como reorganizar Rabkin (Inspección obrera y campesina) -propuesta al XII Congreso del Partido-, del 23 al 25 de enero de 1923, registrada por el Secretario (taquigrafiada).
12. «Más vale menos, pero mejor». Es el último dictado, registrado el 4 de marzo de 1923 por el Secretario. [24]*
[*Se observa que a partir del 4 de enero de 1923, Volodicheva no registra más las cartas dictados de Lenin. Después del Anexo registrado por Fotieva, esto se vuelve anónimo con «el Secretario». Cuanto más, que también, a partir de esta fecha son mecanografiadas -sin huella alguna de escritura, pues. nota del traductor).]
Como se puede ver, los últimos escritos de Lenin contienen valiosas ideas y recomendaciones sobre una serie de problemas importantes para el porvenir del Partido y del país. En este sentido, pueden ser considerados como el testamento del dirigente del Partido y del país, y no una posición unilateral y tendenciosa, como el informe Jruschov.
Según Jruschov, la única cosa y la más importante que Lenin había dictado y dejado al partido como «testamento» es el anexo de la carta dictada fechada el 24 de diciembre de 1922, registrada en fecha del 4 de enero de 1923, en la cual habría propuesto que Stalin fuera destituido del puesto de Secretario General del Partido bolchevique.
Pero sigamos el desarrollo de este enunciado en orden cronológico.
En su carta al Congreso, registrada por Volodicheva los 23, 24 y 25 de diciembre de 1922, Lenin trata algunos problemas muy importantes. Uno de ellos, sobre la estabilidad del Comité Central del Partido bolchevique. Por estabilidad, Lenin entendía la unidad, la toma de medidas para evitar la escisión en el Comité Central. Lenin consideraba que el aumento del número de miembros del Comité Central por representantes de la clase obrera, era el principal medio para afianzar la estabilidad del mismo. En este sentido, Lenin da una apreciación de los miembros del Buró Político del Comité Central del Partido. Dicta:
«Pienso que los factores fundamentales de la estabilidad son los miembros del Comité Central tales como Stalin y Trotsky. El camarada Stalin, llegando a secretario general, ha concentrado en sus manos un inmenso poder; y yo no sé si podrá utilizar siempre este poder con suficiente circunspección. Por otro lado, el camarada Trotsky, como lo ha demostrado ya en su combate contra el Comité Central, concerniente al comisariado popular de transportes, se distingue no sólo por sus notables capacidades. Es probablemente el más capacitado del C.C. actual, pero es extremadamente seguro de sí mismo y está exageradamente atraído por el lado administrativo del trabajo». [25]
En el mismo dictado, a continuación de las anotaciones del 24 de diciembre de 1922, Lenin hace una apreciación breve de Zinóviev, Kámenev, Bujarin y Piatakov.
Más adelante, en un Anexo a la carta-dictado del 24 de diciembre de 1922, pero registrada por Fotieva el 4 de enero de 1923, Lenin había dictado:
«Stalin es demasiado brutal, y este defecto, perfectamente tolerable en nuestras relaciones entre comunistas, se vuelve insoportable cuando se trata del puesto de secretario general. Es por eso que propongo a los camaradas encontrar el medio de reemplazar a Stalin por algún otro que se distinga, con una ventaja en lo que concierne a su tolerancia, su lealtad hacia los camaradas, menos caprichoso, etc. Este hecho puede parecer anodino. Pero pienso que con el fin de evitar la escisión, y en vista de lo que escribo más atrás sobre las relaciones entre Stalin y Trotsky, no es un pequeño detalle, más exactamente es un pequeño detalle que podrá jugar un papel decisivo». [26]
Podemos decir categóricamente a este respecto:
1. Que se observa que este «Anexo»-carta-dictado de Lenin lleva la fecha del 4 de enero de 1923, es decir, 10 días después de la carta-dictado del 24 de diciembre de 1922, a la cual se encontraba anexada.
2. Que es dictada después de la conversación del 22 de diciembre de 1922 entre Stalin y Krúpskaya cuando, por teléfono, Stalin se había mostrado brutal hacia Krúpskaya.
Juzgando el contenido de este «Anexo» a la carta-dictado de Lenin, hoy, más de 76 años después, tenemos todas las razones para considerar que las anotaciones auténticas han sido trabajadas de nuevo, redactadas después, o simplemente inventadas por personas interesadas. Y en esa época había personas así, sin ninguna duda.
¿Cuáles son las razones de nuestra postura? En primer lugar el hecho de que sin medios técnicos de grabación de la voz auténtica de Lenin a su dictado, la transformación, la redacción o la invención de tal «anexo» son técnicamente posibles. Por otra parte, este dictado anexo está registrado el 4 de enero de 1923, pero trasmitido al Comité Central del Partido Comunista (Bolchevique) por un protocolo especial, el 18 de mayo de 1924, es decir un año y cuatro meses después de su trascripción, y después de la muerte de Lenin. [27]
Es difícil creer que durante todo este tiempo, el contenido auténtico de este «Anexo»-carta-dictado hubiera sido conservado, si hubiera existido realmente.
Nuestra postura se explica también por el hecho siguiente:
En la carta-dictado del 24 de diciembre de 1922, Lenin expresa una desconfianza política hacia Trotsky, y avisa de la inestabilidad política de Zinóviev y Kámenev. Caracterizando a Bujarin y Piatakov, Lenin señaló que Piatakov se veía atraído por el lado administrativo del trabajo.
En lo que hace referencia a Stalin, Lenin dicta: «El camarada Stalin, llegando a Secretario General del Partido Bolchevique (Stalin es elegido Secretario General del Partido el 22 de abril de 1922, en el XI Congreso del Partido, a propuesta de Lenin) ha concentrado en sus manos un inmenso poder, y no sé si podrá utilizar siempre este poder con suficiente circunspección». [28]
Es una duda, una preocupación, un aviso de Lenin. No hay ninguna alusión de sustitución de Stalin del puesto de secretario general del Partido Bolchevique. Mientras que en el «Anexo»-carta-dictado de Lenin del 4 de enero de 1923, es decir, 10 días más tarde, supuestamente habría hecho una propuesta de sustituir a Stalin del puesto de secretario general del C.C., sólo después de una «brutalidad» por teléfono de Stalin hacia Krúpskaya.
Es inverosímil.
-No es probable que Lenin dictase reflexiones ajenas a su actitud tolerante hacia su colaborador y camarada desde hacía mucho tiempo: desde antes de la Revolución de Octubre.
-No es probable que Lenin pudiese tomar una decisión así «de tribunal»: reemplazar a Stalin del puesto de secretario general del Comité Central del Partido, y proponer al mismo Comité Central reflexionar solamente de la manera en que esto debía ocurrir.
-No es probable que Lenin propusiese a los camaradas del Comité Central nombrar a otro para el puesto de secretario general del Partido en vez de elegirlo como se debe, según los estatutos del Partido. Esto quiere decir que se le atribuye a Lenin la trasgresión de los estatutos del Partido y una actitud administrativa sobre la cuestión del Secretario General del Partido.
-No es probable que Lenin no propusiese al miembro del Comité Central más apto para sustituir a Stalin en el puesto de Secretario General, si efectivamente había planteado su sustitución.
-No es probable que Lenin tomase una decisión tan importante como es la sustitución de Stalin del puesto de secretario general sin someter inmediatamente esta propuesta a la consideración del Comité Central, en vez de pedir a Krúpskaya que su decisión sea anotada en un «Anexo»-carta-dictado el 4 de enero de 1923, para entregar al Comité Central del Partido después de su muerte, cuando puede ser ya demasiado tarde y sin objeto. [29]
-No es probable que Lenin, quien sabía que Stalin no sólo era Secretario General del Comité Central, sino también responsable de vigilar personalmente su tratamiento médico, propusiese su sustitución del puesto de Secretario General sólo porque había sido brutal verbalmente para con Krúpskaya, es decir, por un motivo emocional, sin que pidiese a Stalin que diera una explicación de ello previamente.
Todo lo que hemos enunciado más arriba hace nacer serias sospechas sobre la existencia del presunto «Anexo»-carta-dictado de Lenin del 4 de enero de 1923, y de su presunto contenido.
Como se ha subrayado más arriba, según la voluntad de Lenin, el 28 de mayo de 1924, con un protocolo especial, Krúpskaya entrega al Comité Central del Partido este «Anexo»-carta-dictado, así como las cartas-dictado de los 24 y 25 de diciembre de 1922.
En el XIII Congreso que se ha desarrollado del 23 al 31 de mayo de 1924, es decir cuatro meses después de la muerte de Lenin, los delegados al Congreso, después de haber discutido el Anexo-carta-dictado de Lenin del 4 de enero de 1923, se pronunciaron porque Stalin se quedase en el puesto de Secretario General del Comité Central del Partido Comunista (Bolchevique). Los delegados tomaron esta decisión teniendo en cuenta el importante papel de Stalin para hacer fracasar los ataques de los trotskistas contra la autoridad del Leninismo en el Partido. Este hecho confirma la apreciación del XIII Congreso del Partido Bolchevique de que Iósif Vissariónovich Stalin era reconocido como el más apto y el más merecedor sustituto de Vladimir Ilich Lenin.
Más adelante, en su informe, Jruschov escribe: «Camaradas, debo someter al Congreso del Partido dos nuevos documentos que completan la característica de Stalin hecha por Lenin en su «testamento». Estos nuevos documentos son:
 
1. una carta de Krúpskaya a Kámenev del 23 de diciembre de 1922; y
 
2. una carta personal de Lenin a Stalin del 5 de marzo de 1923.
 
1. Carta de Krúpskaya:
 
«Lev Borísovich, a propósito de la breve carta que he escrito bajo el dictado de Vladimir Ilich, con la autorización de los médicos, Stalin se ha permitido ayer una brutalidad inaudita hacia mí. Yo no ingresé ayer en el Partido. Estoy en él desde hace 30 años, jamás he oído ninguna palabra brutal de un camarada. Los intereses del Partido y de Ilich no me son menos queridos que a Stalin. Ahora necesito una máxima sangre fría. Sé mejor que cualquier médico de qué puedo y de qué no puedo hablar con Ilich, porque sé lo que puede representar una emoción para él. En cualquier caso, mejor que Stalin. Me dirijo a usted y a Zinóviev como camaradas muy próximos de Vladimir Ilich, y les ruego que me defiendan de su brutal intervención en mi vida, de los sermones injustos y de las amenazas. No dudo de la unanimidad de la comisión de control, sobre la manera en que Stalin se ha permitido amenazarme. Pero no tengo ni las fuerzas, ni el tiempo de ocuparme de esta tonta disputa. Yo también soy un ser humano y mis nervios están a flor de piel». (N. Krúpskaya, 23 de diciembre de 1922).
2. Carta de Lenin al camarada Stalin, con copia a: Kámenev y a Zinóviev.
«Querido camarada Stalin,
 
Usted se ha permitido la brutalidad de llamar por teléfono a mi mujer y de reñirle. Incluso si ella le ha dicho estar de acuerdo en olvidar sus palabras, este hecho está ya en conocimiento de Zinóviev y de Kámenev por su mediación. No tengo la intención de olvidar tan fácilmente lo que se hace hacia mí y es inútil subrayar que lo que se hace para con mi mujer está dirigido contra mí. Es por eso que le pido reflexionar si usted está de acuerdo en retirar sus palabras y disculparse, o bien usted prefiere romper nuestras relaciones.
 
Con mis respetos. Lenin, el 5 de marzo de 1923». [30]
Con estos dos nuevos documentos, Jruschov quiso persuadir definitivamente a los miembros del C.C. del PCUS de la apreciación negativa que Lenin habría dado sobre Stalin. Es de subrayar que esta carta-dictado no había sido remitida al C.C. del PC (b) el 18 de mayo de 1924 con las otras cartas-dictado de los 24 y 25 de diciembre de 1922, y el Anexo-carta-dictado del 4 de enero de 1923. [31]
Para esclarecer el objetivo de Jruschov con la introducción de estos dos nuevos documentos, vamos a estudiar brevemente las circunstancias en las cuales están situados. Se sabe que a partir de la segunda mitad de 1921, el Buró Político del Partido Bolchevique había pedido a Stalin el conducir los trabajos de organización desde las reuniones del Buró Político hasta los Plenos del Comité Central. En el fondo, Stalin ejecutaba las obligaciones como secretario de las cuestiones de organización. Por supuesto, esto se hizo con el conocimiento y la aprobación de Lenin.
Lenin estaba a la cabeza del Estado Soviético. Por forma, no tenía puesto en el Partido, ni en el Comité Central. Pero dirigía las reuniones del Buró Político y los Plenos del Comité Central. De hecho, era el dirigente del gobierno y también del Partido.
A propuesta de Lenin, en el XI Congreso del Partido Comunista (Bolchevique), Stalin fue elegido Secretario General del Comité Central del Partido, el 2 de abril de 1922. Así, a partir de la primavera de 1922 y hasta el fin de este mismo año, Stalin tuvo encuentros regulares y discusiones con Lenin sobre todas las cuestiones del Partido y del Estado, sobre todo después de la primera enfermedad de Lenin del 25 de mayo de 1922.
Sólo en el periodo «del 11 de julio al 24 de diciembre de 1922, es decir en seis meses, treinta y dos encuentros-debates y cartas entre Lenin y Stalin están oficialmente registrados». [32]
Así, por ejemplo, «en su discusión con Stalin del 30 de agosto de 1922, Lenin habría mostrado interés por las previsiones de la cosecha, el estado de la industria, el presupuesto, el curso del rublo, la situación internacional de las repúblicas soviéticas, la actividad antisoviética de los mencheviques y de los socialistas revolucionarios, etc.». [33]
La noche del 15 al 16 de diciembre de 1922, se produjo un agravamiento agudo en la salud de Lenin. El 18 de diciembre de 1922, por decisión especial del Pleno del Comité Central del Partido, Stalin es encargado de vigilar que se respete el tratamiento prescrito a Lenin por los médicos. El 21 de diciembre de 1922, Lenin dicta a Krúpskaya una carta a Trotsky sobre el monopolio del Comercio Exterior.
El 22 de diciembre de 1922, Stalin, informado de la existencia de esta carta, riñe a Krúpskaya por teléfono por haber trasgredido el régimen de tratamiento de Lenin sin consultarle. Krúpskaya, vejada por el comportamiento brutal de Stalin, escribe su carta a Kámenev el 23 de diciembre de 1922.
Cuando se juzga la carta de Krúpskaya a Kámenev hoy, más de setenta y seis años después, podemos constatar:
-En primer lugar, los momentos emocionales de su carta: «ahora necesito una máxima sangre fría; (…) no tengo ni las fuerzas, ni el tiempo; (…) yo también soy un ser humano y mis nervios están a flor de piel». Todo esto parece hoy como una autocrítica.
-Dos. No se puede considerar ni objetiva ni justa su pretensión de saber mejor que ningún médico de qué puede y de qué no puede ella hablar con Lenin.
-Tres. No se puede admitir como justa la afirmación de Krúpskaya de que Kámenev y Zinóviev eran camaradas cercanos a Lenin. Los hechos no lo confirman.
-Cuatro. No se puede admitir la afirmación de Krúpskaya de que por su comportamiento brutal por teléfono, Stalin se habría inmiscuido en su vida privada. Si se considera la actitud de Stalin hacia Krúpskaya como brutal, de lo que se disculpó y el incidente quedó cerrado, hay que admitir también que Stalin había sido encargado personalmente por el Pleno del Comité Central de vigilar que se respetara el tratamiento de Lenin, y que así ejecutaba estrictamente su deber hacia el Partido.
Por supuesto, es todavía más importante y esencial revisar la carta de Lenin a Stalin del 5 de marzo de 1923:
-Ante todo, hay que subrayar el hecho de que esta carta-dictado que Jruschov llama un «nuevo documento» -si hubiese sido efectivamente dictado por Lenin- apareció después de la información que Lenin habría recibido de la conversación telefónica entre Stalin y Krúpskaya. Sin embargo, es inexplicable por qué esta carta-dictado fue escrita tan tarde -dos meses y medio después de esta comunicación- y, sobre todo, por qué Lenin toma una vez más posición sobre este problema, cuando ya había expresado su posición en su «Anexo» carta-dictado del 4 de enero de 1923. A la vez, es inverosímil que Lenin vuelva sobre el problema, una vez que «esta disputa tonta», como la llama la misma Krúpskaya, había ya pasado.
-No es probable que por «una pequeña historia tonta», Lenin se propusiese romper sus relaciones con Stalin, el Secretario General del Partido.
-Es también improbable, porque hubo otro documento escrito por Stalin en la misma época, a principios de marzo de 1923, que habla de otra manera de la posición de Lenin hacia Stalin. El contenido de este documento había sido presentado por la televisión rusa por primera vez por el General Volkogonov*, el 21 de abril de 1994 a las 18,45 h. En este documento, se dice: «En uno de sus encuentros con Stalin, Lenin, cuando todavía podía hablar, a principios de marzo de 1923, pidió a Stalin que le proporcionara veneno. Stalin le contestó que iba a reflexionar, Stalin escribe personalmente, en dos páginas, su encuentro con Lenin, subrayando que la petición de Lenin no debía ser ejecutada bajo ningún concepto… Este documento es entregado por Stalin a los miembros del Buró Político, quienes después de haber tenido conocimiento de ello, aprobando la postura de Stalin, firman su acta». [34] ¿Qué significa este hecho?
[*El General D. Volkogonov, siendo consejero militar de Yeltsin (Volkogonov llevó personalmente el ataque mortífero contra el Parlamento ruso, el 3 de octubre de 1993) tenía acceso a los archivos secretos del Buró Político del C.C. del PCUS. Escudriñando los archivos, encontró esta acta escrita por la mano de Stalin. (Nota del autor).]
Significa que Lenin, en estos días difíciles para él, consideraba a Stalin como un colaborador y un camarada muy próximo, el único en quien podía confiar.
Este hecho demuestra que no es lógico que en la misma época, a principios de marzo de 1923, Lenin amenace a Stalin con romper sus relaciones con él (según la carta-dictado del 5 de marzo de 1923), y a la vez le pida que le proporcione veneno.
Este hecho demuestra que no es probable que la «carta-dictado» del 5 de marzo de 1923 tenga el contenido que Jruschov anuncia en el XX Congreso.
Es más probable que una «carta-dictado» así (si hubiese existido realmente) fuese redactada o modificada por Jruschov y sus colaboradores para, sirviéndose de Lenin, calumniar a Stalin, es decir, enfrentando a Lenin y a Stalin.
No es sólo probable, porque esto responde al estilo de Jruschov. ¿Por qué? Porque el propio Jruschov, inmediatamente después de la sesión a puerta cerrada del XX Congreso del PCUS, en dos ocasiones declaró ante el mundo entero que no había presentado ningún informe sobre el «culto a la personalidad» de Stalin, que un documento así no existía, cuando esto era una falsedad evidente a la que nadie daba crédito, ya que había sido comentado al día siguiente del Congreso por el mundo entero.
Por otra parte, en el informe Jruschov, leído en la «sesión secreta» del XX Congreso, se encuentran otras mentiras-calumnias, de las cuales hablaremos más adelante.
Para que no hubiera dudas entre los miembros del C.C. de la opinión que Lenin tenía sobre Stalin, Jruschov utilizó sin ningún escrúpulo una mentira insólita. Escribe: «Preocupado por el futuro destino del Partido y del Estado Soviético, Lenin dio una característica muy justa de Stalin, indicando que hacía falta reflexionar sobre cómo apartar a Stalin del puesto de secretario general, visto que era brutal, insuficientemente atento hacia los demás, caprichoso y que desviaba el poder». [35]
En el «Anexo»-carta-dictado mencionada por Jruschov, no se dice que Stalin desviaba el poder. Jamás y en ninguna parte Lenin ha escrito ni ha dicho tal cosa.
Esta declaración de Jruschov en su informe es una acusación por la cual merecía ser perseguido judicialmente.
Es la mentira-calumnia Nº 1 en el informe Jruschov. Y no sólo es una calumnia contra Stalin, sino también un insulto hacia Lenin, porque Jruschov le atribuye juicios contrarios a los principios del Partido, de los cuales no se puede, por otra parte, encontrar huella alguna en sus escritos. De este modo Jruschov intenta «demostrar» a los delegados al XX Congreso y a los miembros del Comité Central del PCUS, que él «ejecuta», por así decirlo, «el testamento» del dirigente del partido: Lenin.
Fuente: http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2013/10/el-testamento-de-lenin.html#more

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: