Recopilación de fotos (Gran Guerra Patria)


Una columna de tropas soviéticas con infantería y carros SU-76, en el sector del Oder, en los entonces límites entre Polonia y Alemania, en enero de 1945.Se ha hecho realidad una de las peores pesadillas de los fascistas: el Ejército Rojo sobre el mismísimo suelo de la Alemania Nazi.

En cinco meses más, la pesadilla habrá terminado y el mundo descansará por algunos años de las guerras imperialistas.

Foto: Una columna de tropas soviéticas con infantería y carros SU-76, en el sector del Oder, en los entonces límites entre Polonia y Alemania, en enero de 1945.</p>
<p>Se ha hecho realidad una de las peores pesadillas de los fascistas: el Ejército Rojo sobre el mismísimo suelo de la Alemania Nazi.</p>
<p>En cinco meses más, la pesadilla habrá terminado y el mundo descansará por algunos años de las guerras imperialistas.
Partisanos soviéticos, en el Frente de Leningrado, en 1942, festejando el primer aniversario de la creación de su brigada.Estos combatientes no estaban cercados dentro del área urbana de la ciudad, sino que participaban en sabotajes y como avanzada del Ejército Rojo.

Foto: Partisanos soviéticos, en el Frente de Leningrado, en 1942, festejando el primer aniversario de la creación de su brigada.</p>
<p>Estos combatientes no estaban cercados dentro del área urbana de la ciudad, sino que participaban en sabotajes y como avanzada del Ejército Rojo.
La Alemania Nazi se precipita a la catástrofe. En un intento de contener la invasión de los ejércitos enemigos que avanzan sobre el territorio alemán (especialmente el Ejército Rojo), Hitler echa mano de todos los recursos de que dispone, aunque sean las medidas más absurdas, inhumanas y criminales.En la imagen, ancianos alemanes de servicio en el llamado “Volkssturm” o “Milicia Popular”, capturados por los soviéticos, entre abril y mayo de 1945, en el área de Berlín.

Foto: La Alemania Nazi se precipita a la catástrofe. En un intento de contener la invasión de los ejércitos enemigos que avanzan sobre el territorio alemán (especialmente el Ejército Rojo), Hitler echa mano de todos los recursos de que dispone, aunque sean las medidas más absurdas, inhumanas y criminales.</p>
<p>En la imagen, ancianos alemanes de servicio en el llamado "Volkssturm" o "Milicia Popular", capturados por los soviéticos, entre abril y mayo de 1945, en el área de Berlín.
La defensa de Moscú, entre noviembre y diciembre de 1941.Soldados soviéticos contra-atacan en la periferia de la capital.

Foto: La defensa de Moscú, entre noviembre y diciembre de 1941.</p>
<p>Soldados soviéticos contra-atacan en la periferia de la capital.
Un oficial pasando revista a la tripulación de un carro pesado KV-1 soviético.Los carros pesados KV-I y KV-II, eran producciones modernizadas y optimizadas de los colosales carros pesados T-28 y T-35, que a pesar de su gran tamaño, peso y armamento, no demostraron ser muy eficaces en el frente.

Los caros KV toman su nombre de las iniciales del nombre del Mariscal Klimenti Vorochilov. Se produjeron varias versiones, pero sólo dos en serie, el KV-I, con cañón de 76 mm, como el del T-34; y el KV-II, con un obús de 152 mm.

La necesidad de hacer frente a los carros alemanes Tigre, Pantera, Elefante y derivados, así como a los cañones contracarro del enemigo, hizo que en el penúltimo año de la guerra, los diseñadores soviéticos idearan los carros pesados JS-I y JS-II (José Stalin), que en realidad eran versiones profundamente modernizadas del KV-1, equipadas con poderosos cañones de 85 y 122 mm de diámetro, respectivamente, así como con mejores motores, transmisiones, suspensiones, coraza, equipo de radio y armamento ligero de apoyo. El JS-II podía poner fuera de combate a cualquier carro alemán a las distancias normales de fuego.

No obstante, el carro KV-I continuó en servicio hasta el final de la guerra y apareció por última vez en la Batalla de Berlín, usualmente utilizado como apoyo de infantería.

Foto: Un oficial pasando revista a la tripulación de un carro pesado KV-1 soviético.</p>
<p>Los carros pesados KV-I y KV-II, eran producciones modernizadas y optimizadas de los colosales carros pesados T-28 y T-35, que a pesar de su gran tamaño, peso y armamento, no demostraron ser muy eficaces en el frente.</p>
<p>Los caros KV toman su nombre de las iniciales del nombre del Mariscal Klimenti Vorochilov. Se produjeron varias versiones, pero sólo dos en serie, el KV-I, con cañón de 76 mm, como el del T-34; y el KV-II, con un obús de 152 mm.</p>
<p>La necesidad de hacer frente a los carros alemanes Tigre, Pantera, Elefante y derivados, así como a los cañones contracarro del enemigo, hizo que en el penúltimo año de la guerra, los diseñadores soviéticos idearan los carros pesados JS-I y JS-II (José Stalin), que en realidad eran versiones profundamente modernizadas del KV-1, equipadas con poderosos cañones de 85 y 122 mm de diámetro, respectivamente, así como con mejores motores, transmisiones, suspensiones, coraza, equipo de radio y armamento ligero de apoyo. El JS-II podía poner fuera de combate a cualquier carro alemán a las distancias normales de fuego.</p>
<p>No obstante, el carro KV-I continuó en servicio hasta el final de la guerra y apareció por última vez en la Batalla de Berlín, usualmente utilizado como apoyo de infantería.
Partisanos soviéticos en la República Socialista Soviética de Ucrania, en 1942.Dramática imagen de un joven y un viejo en la lucha por la supervivencia y la libertad. Como combatientes de la resistencia no sólo estaban expuestos a los evidentes peligros de su bélica labor, sino al frío, el hambre y las brutales y cobardes represalias de los fascistas.

Foto: Partisanos soviéticos en la República Socialista Soviética de Ucrania, en 1942.</p>
<p>Dramática imagen de un joven y un viejo en la lucha por la supervivencia y la libertad. Como combatientes de la resistencia no sólo estaban expuestos a los evidentes peligros de su bélica labor, sino al frío, el hambre y las brutales y cobardes represalias de los fascistas.
La teniente Natalia Lobkovsky, comandante de la Compañía Independiente de Francotiradoras del 3er Ejército de Choque de Guardias, en la conquistada Berlín, en mayo de 1945.
Foto: La teniente Natalia Lobkovsky, comandante de la Compañía Independiente de Francotiradoras del 3er Ejército de Choque de Guardias, en la conquistada Berlín, en mayo de 1945.
Infantería de Marina soviética de la Flota del Báltico camino de las islas Koivisto en la costa de Finlandia, en agosto de 1944.Las acciones de estas unidades anfibias, así como de las terrestres que luchan con el Frente de Kalinin en el Istmo de Karelia, serán fundamentales para obligar al gobienro finlandés a firmar la paz con los soviéticos y declarar la guerra a los fascistas alemanes.

Foto: Infantería de Marina soviética de la Flota del Báltico camino de las islas Koivisto en la costa de Finlandia, en agosto de 1944.</p>
<p>Las acciones de estas unidades anfibias, así como de las terrestres que luchan con el Frente de Kalinin en el Istmo de Karelia, serán fundamentales para obligar al gobienro finlandés a firmar la paz con los soviéticos y declarar la guerra a los fascistas alemanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: