[R*C] Sobre el 9N en Catalunya


El 9 de noviembre de este año se quiere llevar a cabo una consulta soberanista en Cataluña, fomentada y dirigida por los sectores más reaccionarios de esta nación,  como son CIU y sus socios de ERC. Esta burguesía catalana está centrando todo su discurso en esta fecha en especial, confundiendo a la clase obrera y haciendo que parezca que lo realmente importante es única y exclusivamente la independencia de la nación y que esta será la mágica solución para nuestra clase y para el conjunto del pueblo catalán.
Hay que luchar contra la memoria selectiva que impera en este proceso, y por ello queremos recordar, por ejemplo, las Olimpiadas del 92 en Barcelona, ​​donde hubo una brutal represión contra el independentismo; torturas, control social, encarcelamientos… Y todo ello contaba con la participación de los que ahora son los máximos portavoces del chovinismo catalán, diciendo que quien saldría ganando sería la clase obrera, aunque posteriormente se volvió a demostrar que quienes salían beneficiándose eran los de siempre. De esta manera nos recuerdan al discurso que actualmente adoptan, siempre sumergiendo sus verdaderas intenciones.

Son los mismos que rechazan el derecho de autodeterminación de los pueblos como son el palestino y el kurdo. Y no se esconden al mostrar que el ejemplo de Israel, un estado fascista, es lo que quieren para Cataluña. Nosotros con esto queremos mostrar el oportunismo de la burguesía catalana, que se aprovecha de las circunstancias actuales para potenciar este nacionalismo tan rancio que en ningún caso nos beneficia como clase, más adelante desarrollaremos esta cuestión.
Como marxistas – leninistas entendemos que quien saldrá ganando en este caso es la burguesía.

Debemos hacer ver a la clase obrera que las intenciones de la burguesía catalana, al realizar esta consulta, no vienen de un sentimiento nacional herido basándose en la historia ni pretenden que salga ganando el pueblo catalán, sino que la burguesía sólo entiende que su clase mantenga y amplíe sus beneficios.

Se debe entender que no todo movimiento nacional es forzosamente revolucionario, como vemos en este caso en particular. Suponiendo que esta consulta saliera adelante y que Cataluña se convirtiera en un Estado independiente, debemos entender que un Estado es una herramienta de opresión de una clase sobre otra y que éste seguiría siendo burgués, pues sólo habría un cambio de gobierno y la clase obrera seguiría siendo la que sufre en el día a día las consecuencias del capitalismo incluso de una manera más dramática, porque un grueso de la población escondería estas penurias bajo el falso sentimiento nacional infundado.

No sería una victoria para la clase obrera, sería una acumulación de fuerzas para la clase dominante.
“Esto no significa, por supuesto, que el proletariado deba apoyar todo movimiento nacional, siempre y en todas partes, en todos y en cada uno de los casos concretos. De lo que se trata es de apoyar los movimientos nacionales encaminados a debilitar el imperialismo, a derrocarlo, y no a reforzarlo y mantenerlo. Hay casos en que los movimientos nacionales de determinados países oprimidos chocan con los intereses del desarrollo del movimiento proletario. Cae de su peso que en esos casos ni siquiera puede hablarse de apoyo. La cuestión de los derechos de las naciones no es una cuestión aislada, independiente, sino una parte de la cuestión general de la revolución proletaria, una parte supeditada al todo y que debe ser enfocada desde el punto de vista del todo. “

  1. Stalin.

Desde que se dio a conocer esta consulta hemos sido conscientes del auge de sentimiento chovinista que está viviendo Cataluña y de cómo la clase obrera, deslumbrada con falsas esperanzas, adopta desgraciadamente su discurso.

También podemos ver cómo organizaciones que se autodenominan socialistas se suman a lo que viene dictado por la burguesía catalana. Éstas afirman que son críticas con el proceso, pero que igualmente asistirán a las urnas para hacer patente su voluntad. ¿Cómo puede ser que seas crítico con algo y aun así sumes tus fuerzas a este proceso? Podríamos afirmar que lo que se está haciendo desde estos sectores más izquierdistas es seguidismo. Estas organizaciones no comprenden que lo que se está llevando a cabo restará fuerzas a la clase obrera, como ya hemos dicho anteriormente, y se suman a ello de manera reformista. No las podemos calificar ni siquiera de revisionistas ya que no son ni socialistas.  Utilizan consignas confusas como es la de Independencia para cambiarlo todo; primero la independencia, aprovechando el auge nacional y aquello que viene dado por la burguesía catalana, y posteriormente por un “socialismo” aún más confuso. Dentro del capitalismo no hay forma posible de resolver los conflictos nacionales, como tampoco podemos romper con la explotación que sufre nuestra clase. De todos modos, está claro que estas organizaciones “izquierdistas” reformistas se suman a cualquier iniciativa que satisfaga su sentimiento nacional, no teniendo en cuenta (o sí), que dan fuerza y ​​perpetúan el imperialismo.
“Antes, la cuestión nacional se enfocaba de un modo reformista, como una cuestión aislada, independiente, sin relación alguna con la cuestión general del Poder del capital, del derrocamiento del imperialismo, de la revolución proletaria. Dábase tácitamente por supuesto que la victoria del proletariado de Europa era posible sin una alianza directa con el movimiento de liberación de las colonias, que la cuestión nacional y colonial podía resolverse a la chita callando, «de por sí», al margen de la vía magna de la revolución proletaria, sin una lucha revolucionaria contra el imperialismo. Ahora, este punto de vista antirrevolucionario debe considerarse desenmascarado. El leninismo demostró, y la guerra imperialista y la revolución en Rusia lo han corroborado, que el problema nacional sólo puede resolverse en relación con la revolución proletaria y sobre la base de ella; que el camino del triunfo de la revolución en el Occidente pasa a través de la alianza revolucionaria con el movimiento de liberación de las colonias y de los países dependientes contra el imperialismo. La cuestión nacional es una parte de la cuestión general de la revolución proletaria, una parte de la cuestión de la dictadura del proletariado.

  1. Stalin.

Como se entendía antes es como lo siguen entendiendo estas organizaciones reformistas, que dividen la lucha en diferentes luchas parciales pudiendo así crecer cuantitativamente. Como se entiende ahora es como lo entendemos los marxistas-leninistas, que en ningún momento dividimos la lucha sino que entendemos que la cuestión nacional forma parte de la lucha de clases, de la revolución proletaria.
También podemos entrar a hablar de otro hecho como es el de engañar a la clase obrera haciéndole creer que mediante las elecciones pueden cambiar sus condiciones. Mediante una urna, el único cambio que se realiza es un cambio de gobierno ya que, como bien dijo Engels, “el sufragio universal es el índice de la madurez de la clase obrera y no puede llegar ni llegará nunca a ser más en el Estado actual”. Las democracias burguesas lo tienen todo bajo control y ninguna votación hará tambalear sus estructuras. Hay que ir con la verdad por delante y hacer ver a la clase obrera que conquistará el poder únicamente mediante la revolución proletaria. Esto no quiere decir que estemos en contra de todas las elecciones, pues si no caeríamos en el izquierdismo, pero sí que sabemos analizar cuáles son las condiciones materiales adecuadas y si éstas representan un avance o no para la clase obrera y, por tanto, no nos sumamos a cualquier iniciativa de manera oportunista y revisionista, como sí hacen otros.
“Solo los canallas o los bobos pueden creer que el proletariado debe primero conquistar la mayoría en las votacionesrealizadas bajo el yugo de la burguesía, bajo el yugo de la esclavitud asalariada, y que solo después debe conquistar el poder. Eso es el colmo de la estulticia o de la hipocresía, esto es sustituir la lucha de clases y la revolución por votacionesbajo el viejo régimen, bajo el viejo poder.”
V.I. Lenin.

Queremos remarcar nuestra firme oposición al españolismo y, por tanto, no queremos sumar fuerzas con su imperialismo. Por esto, es necesario concienciar a la clase obrera tanto del país opresor como de las naciones y pueblos oprimidos de que luchando contra el enemigo común (el capitalismo)  podrán encontrar su plena independencia. Únicamente bajo el marco de respeto mutuo podrá haber la unión libre y voluntaria de todos los pueblos.


Desde Reconstrucción Comunista entendemos, como marxistas-leninistas, que toda acción que enajene y debilite a la clase obrera debe ser boicoteada, ya que la clase obrera debe tener claro que sólo en el socialismo, como bien dijo Lenin, puede darse la plena independencia de las naciones. Por tanto, únicamente apoyaremos aquellos movimientos de liberación nacional realmente revolucionarios que representen un avance para la clase obrera. Actualmente, el camino que está tomando divide y flaquea, como se ha expuesto con anterioridad. Por ello, no sumaremos fuerzas en este proceso ni caminaremos de la mano de la burguesía catalana (ni de ninguna otra), pues este proceso perjudica a nuestra clase y somos conscientes de que apoyándolo  nos estaríamos convirtiendo en traidores y seríamos cómplices del mismo, cayendo en el seguidismo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: