Las grandes tergiversaciones de la filosofía. Materialismo vs. idealismo.


 

 

politzer

Han sido muchos los filósofos cuya obra ha tenido un impacto relevante en la sociedad contemporánea. Muchos de estos, los podríamos considerar materialistas. La burguesía se empeña una y otra vez en transformar ese legado, en estudiar sus obras parcialmente o hacerles un lavado de cara. Según Politzer:

A la burguesía no le place la historia del materialismo. Y por eso esta historia enseñada en los libros burgueses es incompleta y siempre falsa. Se emplean diversos procedimientos de falsificación.

1. No pudiendo ignorar a los grandes pensadores materialistas, se les nombra hablando de todo lo que han escrito, salvo de sus estudios materialistas, y se olvida decir que son filósofos materialistas.

Hay muchos casos de olvido en el transcurso de la historia, y citaremos como ejemplo a Diderot, que fue el pensador materialista más grande antes de Marx y Engels.

2. Veremos en el transcurso de la historia a numerosos pensadores materialistas sin saberlo o inconsecuentes. Es decir, aquellos que en algunos de sus escritos eran materialistas, pero, en otros, idealistas: Descartes, por ejemplo.

La historia escrita por la burguesía deja en la sombra todo cuanto esos pensadores han escrito, que no sólo ha influido en el materialismo, sino que ha dado nacimiento a toda una corriente de esta filosofía.

3. Además, si estos dos procedimientos dé falsificación no lograran disfrazar a ciertos autores, se les escamotea pura y simplemente.

Politzer, Principios elementales de la filosofía.

Hoy intentaremos ver algunos de estos filósofos, los casos más sonados. De manera más breve o más extensa intentaremos ver en qué se basa su aportación al materialismo y su tergiversación por parte de la burguesía. Para ello, nos apoyaremos en Georges Politzer y su libro Principios elementales de la filosofía.

En primer lugar, tomaremos como punto de partida para la valoración de las obras de los distintos filósofos si su obra ha beneficiado al materialismo o al idealismo a lo largo de la longeva lucha que ambos llevan desarrollando.

Debemos juzgar a los filósofos y a los sabios de esta época colocándolos en esa lucha de la ignorancia contra la ciencia, y comprobaremos qué, defendiendo la ciencia, defienden el materialismo aun sin saberlo. Así Descartes, con sus razonamientos, ha proporcionado ideas que han hecho progresar el materialismo. Politzer, Principios elementales de la filosofía.

Comenzamos en la Grecia antigua, donde surgieron las primeras muestras de materialismo premarxista. Cabe recalcar que el materialismo está intimamente ligado a las ciencias. Esta época se caracteriza porque, pese al imaginario popular, no era avanzada científicamente; aunque entre sus contemporáneos sí lo fuese. Existían teorías científicas muy arcaicas, como podría ser el concepto de una Tierra plana, que no eran un caldo de cultivo ideal para el materialismo.

En este contexto, los primeros físicos de renombre como Talex, Anaxímenes o Heráclito se sienten atraídos por la filosofía materialista. El propio Heráclito es considerado el padre de la dialéctica, y dice aquello de:

Nada esta inmóvil, todo fluye; jamás nos bañamos dos veces en el mismo río, porque éste nunca es en dos instantes sucesivos el mismo; de un instante al otro ha cambiado, se ha transformado en otro.

Heráclito

Estos nombres nos son conocidos, pero en la gran mayoría de casos no los conocemos por su relación con la filosofía materialista. Son los primeros casos de tergiversación. Pese a ser correctas sus concepciones, estas se debieron abandonar por estar formuladas a priori, es decir, las ciencias no habían avanzado lo suficiente como para probar mediante la experiencia la validez de estas concepciones.

Otros casos de pensadores griegos de la corriente materialista son los que forman esta sucesión de maestros y discipulos: Leucipo –  Demócrito – Epicuro- Lucrecio. Pero todos ellos vivieron a la sombra de la filosofía idealista de Aristóteles. Este hecho se explica desde el mismo argumento antes expuesto. Al contrario que el materialismo, el idealismo se alimenta de la ignorancia de la humanidad, por ello:

“La religión nace de las concepciones limitadas del hombre”.

Engels.

“El idealismo no es nada más que una forma armada y refinada de la religión”.

Lenin.

Durante toda la Edad Media, el idealismo domina con el pensamiento de Aristóteles y Santo Tomás la confrontación que mantiene con el materialismo. Hasta el S. XV no resurge el materialismo, hecho que tendrá lugar en Gran Bretaña y en Francia.

El verdadero padre del materialismo inglés es Bacon. Este autor se centra en la ciencia experimental de la naturaleza y comienza a asomar la cabeza entre el idealismo que llevaba dominando durante muchos siglos.

Lo importante para él es estudiar la ciencia en el “gran libro de la naturaleza”, y esto es particularmente interesante en una época en que se estudia la ciencia en los libros que Aristóteles había dejado unos cuantos siglos antes.

Politzer, Principios elementales de la filosofía.

Fue otro inglés el primero en decir que las ideas provenían de la experiencia, fue Locke. Sin embargo, la manera de enseñar la obra de este autor se centra mucho más en su figura como figura propulsora del liberalismo. Si bien es cierto que Locke es un gran defensor de la propiedad privada, no es menos cierto que su modo de pensar es tendente al materialismo. En palabras de Politzer:

Demostró que todas las ideas proceden precisamente de la experiencia y que sólo la experiencia nos da las ideas El hombre ha tenido la idea de la primera mesa antes que ésta existiera, porque, por la experiencia, se servía de un tronco de árbol o de una piedra como mesa.

Politzer, Principios elementales de la filosofía.

La influencia de las ideas de Locke echaron el ancla en Francia, donde surgió el materialismo francés. Su máximo exponente es Descartes. Cabe decir que el error de Descartes era muy considerable, por lo que Politzer le consideraba un “materialista inconsecuente”. Descartes pensaba de un modo materialista, pero trataba de conciliar este hecho con la existencia de un dios o del alma. Pese a ello, el método cartesiano se opone a la ideología feudal de la época que, en la aplicación a la sociedad, perpetúa los beneficios de los señores feudales, sin embargo:

Se puede situar a partir de Descartes (1596-1650) el nacimiento en Francia de una corriente netamente materialista Descartes ha tenido una gran influencia en esta filosofía pero, en general, no se habla de ello.

Politzer, Principios elementales de la filosofía.

Nuestro recorrido continúa ya en el S. XVIII y en ella destaca el nombre de Diderot. Pese a ser más conocido por la Enciclopedia que publicó con d´Alambert, Diderot fue un materialista convencido. Además, participó activamente en la lucha contra la Iglesia y se podría decir que fue el primer materialista premarxista que unió la teoría y la práctica, elemento fundamental del materialismo. Antes de Marx y Engels, que se sirvieron de los avances científicos para darnos el materialismo dialéctico, Diderot fue el mayor materialista que dio la historia.

Diderot llega casi hasta los puntos de vista del materialismo contemporáneo.

Lenin

A partir del S. XIX, la burguesía apoya fuertemente las concepciones idealistas y la ideología de la Iglesia. Ya en Alemania surgirá la voz de Feuerbach, que pese a tener ciertos errores, es posiblemente el menos tergiversado de toda esta lista. De hecho, se oponía a que se le llamase materialista, es lo que Politzer llama un “materialista vergonzante”. Feuerbach no aporta nada al materialismo, pero lo devuelve a sus orígenes y lucha contra el idealismo que domina.

Pero esto no quiere decir que el materialismo de Marx y Engels sea idéntico al materialismo de Feuerbach. En realidad, Marx y Engels sólo tomaron del materialismo de Feuerbach su “médula esencial”, desarrollándola hasta convertirla en la teoría científico-filosófica del materialismo y desechando su escoria idealista y ético-religiosa.

Stalin, Sobre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico.

Después de este recorrido, ya hemos mostrado someramente las bases que posibilitaron que Marx y Engels nos enseñasen el materialismo moderno o dialéctico. Como ya anticipamos, este camino está repleto de nombres propios que nos son familiares y han sido tergiversados para perpetuar la corriente idealista frente a la materialista.

Llegamos a ese período del siglo XIX en que se comprueba un progreso enorme en las ciencias, en particular con los tres grandes descubrimientos: la célula, la transformación de la energía, la evolución (de Darwin), que permitirán a Marx y a Engels, influidos por Feuerbach, hacer revolucionar el materialismo para darnos el materialismo moderno o dialéctico.

Politzer, Principios elementales de la filosofía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: