Los CJC también rechazan la resistencia popular en Gamonal.


Por si no había suficiente con IU, que luego corrigió demostrando su oportunismo extremo, los CJC también se suman a rechazar toda acción que cruzara la legalidad empleada por los vecinos de Gamonal. Aquí su artículo:

Recientemente hemos vivido un episodio de verdadera lucha obrera y popular en el barrio burgalés de Gamonal. Por todos es sabido que esta lucha ha revestido, en determinadas ocasiones, un carácter violento que la ha catapultado a la portada de los medios de comunicación y ha suscitado el interés de muchos grupos políticos.

(bla bla bla parecemos super formados bla bla bla)

Pero también tenemos a otro tipo de personas, que estos días han salido a la calle a raíz de los hechos de Gamonal. Aquellos que, erigiéndose de palabra en defensores de la clase obrera, salen a la palestra, con la cara tapada y su identidad completamente desconocida por los trabajadores a los que dicen apoyar. Son los herederos de Blanqui, célebre francés que pasó media vida detrás de los barrotes por su lucha revolucionaria, absolutamente ignorada por la clase obrera; y del Bakunin que murió urdiendo planes de conspiración que no serían conocidos más que por él y que nunca llegarían a realizarse.

En la cabeza de estas personas, la violencia pasa de ser un medio a un fin; incluso un indicador que determina el grado de combatividad de cada grupo. A menudo renuncian a participar en sindicatos o a tener contacto con las masas poniendo las excusas más inverosímiles. La violencia se ejerce contra personas o bienes con la esperanza de que la clase trabajadora, desorganizada, desarmada ideológicamente y sin ningún contacto con ellos se levantará al observar sus proezas en las pantallas de televisión. En fin, sus actuaciones se basan en el culto al espontaneísmo, a la individualidad y a la “propaganda por el hecho”, según la cual la revolución no se prepara acumulando fuerzas sino actuando diariamente contra todas las “manifestaciones” del sistema imperante.

1- Cuando absolutamente TODO el mundo menos el PP, TODOS reconocen que esa violencia fue practicada colectivamente por los vecinos del barrio, que absolutamente todos los entrevistados del barrio o la justificaban o lanzaban balones fuera cuando les preguntaban por la violencia en la tele, que incluso Izquierda Unida tuvo que modificar su opinión respecto a la violencia en Gamonal porque vio como fue legítima y de masas y no les interesaba de cara al barrio condenar dichas acciones como en un principio hicieron, después de ver todo lo que pasó y como la radicalización de las protestas consiguió en pocos días lo que no había conseguida antes, aparecen los CJC a rechazar la violencia en su publicación oficial  y a sostener la teoría del antisistema que sólo fue defendida por el PP, ni siquiera el PSOE se atrevió a insistir en esa teoría, más bien rechazaban la violencia fugazmente y en abstracto y se centraban en pedir un referéndum para el barrio, culpando más al alcalde que a los propios “violentos” . ¿Qué esconde, en realidad, dicha opinión? ¿Un simple error de análisis? No, esconde una visión de partido de tipo socialdemócrata, para quien la violencia siempre será individual por mucho que sea un barrio entero el que la practique, pues su interés principal es crear una base electoral. Por el contrario, un Partido Comunista de nuevo tipo debería tener un aparato clandestino que haga trabajo sumergido entre la gente de este barrio, que en combatividad ha demostrado estar muy avanzada, para organizar y extender su lucha y su capacidad de combate, y dirigirla hacia el objetivo de la revolución, sobrepasando la estrecha visión del economicismo o la simple lucha por conseguir derechos dentro del capitalismo. Sobra decir que a los CJC eso de partido de nuevo tipo les suena a klingon y que ellos prefieren atar los vecinos a la legalidad burguesa.

Una de las líneas maestras que nos ha separado siempre de estos grupos, y que lo seguirá haciendo, es nuestra vocación de masas. En efecto: aunque a menudo los comunistas seamos acusados de autoritarios, quienes lanzan tales proclamas son los apologetas de la individualidad y de la cara tapada, los héroes anónimos. Nosotros somos gente con vocación de ser conocidos y de convertirnos en referentes entre nuestros compañeros. La dictadura del proletariado se construye bajo la dirección del Partido de vanguardia, pero con la participación de toda la clase obrera y los sectores populares. Es su dictadura y en consecuencia sólo la clase puede construirla.

Para nosotros, la violencia es una cuestión táctica sometida a la estrategia de la revolución socialista y la acumulación de fuerzas. Jamás lo entenderán quienes la elevan a la categoría de principio. No tenemos reparos en recurrir a la violencia cuando esta táctica contribuye al fortalecimiento de nuestra estrategia; por eso estamos al lado del obrero de Gamonal que decide emplear la violencia para resistir a las cargas de la Policía Nacional y criticamos al anarquista que quema un contenedor en una manifestación. No hay contradicción alguna entre una postura y otra.

2- Osea, decenas y decenas de detenidos cada noche, y el sujeto que ha escrito esto sigue hablando de que eran 4 gatos los que montaban barricadas.  De palabra empleáis la violencia cuando os favorezca, en los hechos no tenéis ningún interés en organizar un Partido Comunista que se dedique a formar a la gente en la toma del poder y la auto-defensa.

A riesgo de despertar críticas airadas de los fetichistas de la violencia, diremos que para nosotros es preferible una manifestación pacífica con miles de obreros a un altercado violento protagonizado exclusivamente por gente politizada. No vacilaremos en defender violentamente y a cara descubierta, con nuestros compañeros de fábrica, esa manifestación obrera multitudinaria si es atacada por la policía, y tampoco dudaremos en dar la espalda a los encapuchados cuya identidad es desconocida por todos y que bien podrían ser policías.

Aún seguimos preguntándonos cómo logran algunos de estos izquierdistas, aquellos que no se casan con la tradición libertaria pero sí actúan como si fuesen parte de ella, reivindicar la revolución de octubre de 1917 si ésta se logró prácticamente sin muertos. Para nosotros, que subordinamos la violencia al cumplimiento de nuestros objetivos políticos a corto y largo plazo (y que por lo tanto no lloramos si éstos se logran en algún momento sin ella, pues sólo es un medio), no es ningún problema; para ellos, que es un modo de vida, debe ser sin duda una contradicción espinosa.

En historia… ¿Un diez, no? Lo que se logró con prácticamente sin muertos fue la toma del 25 de Ocubre del palacio dónde se escondía los mayores dirigentes del gobierno, entre otros motivos porque los soldados estaban de parte de los bolcheviques, pero basta tener una mirada histórica para ver como, desde 1905, los enfrentamientos y los choques entre la población organizada por una parte y el poder por otro lado se sucedían frecuentemente. Por algo Lenin sacó un libro analizando la guerra de guerrillas y animando a extenderla.

Típica concepción mecanicista de la revolución: Mañana nos levantamos revolucionarios todos y asaltamos el palacio de invierno. No hay un proceso, no hay un trabajo consciente, no hay un recorrido previo a la insurrección final.  La revolución bolchevique vista en su recorrido y totalidad, hubiese sido imposible con partidos legalistas como el PCE o el PCPE.

Como decía el camarada Lenin:

“Una revolución no tiene por qué ser violenta. La violencia depende de la resistencia que ofrezca la burguesía”. Por supuesto, sabemos que la burguesía ofrece resistencia y estamos prestos a organizar a nuestros compañeros en los centros de trabajo, de estudios y en los barrios populares para que se lancen a la tarea de tomar en sus manos las riendas de su destino, con los medios que sea.

Primero, procederemos a partirnos el culo con eso de que vosotros organizáis a los obreros en eso de tomar las riendas de sus destinos “por los medios que sea”.  Además, como mucho organizaréis a vuestros familiares que os votan. Sobre la frase de Lenin, estaría bien que contextualizara la frase, no sólo en su texto, sino también en la concreción histórica en la que Lenin dice esa frase, además de señalar la fecha. Porque jugar a poner frases sabemos todos:

Ya hemos dicho más arriba, y mostraremos con mayor detalle en nuestra ulterior exposición, que la doctrina de Marx y Engels sobre el carácter inevitable de la revolución violenta se refiere al Estado burgués. Este no puede sustituirse por el Estado proletario (por la dictadura del proletariado) mediante la “extinción”, sino sólo, por regla general, mediante la revolución violenta. El panegírico que dedica Engels a ésta, y que coincide plenamente con reiteradas manifestaciones de Marx (recordaremos el final de “Miseria de la Filosofía” y del “Manifiesto Comunista” con la declaración orgullosa y franca sobre el carácter inevitable de la revolución violenta; recordaremos la crítica del Programa de

pág. 26

Gotha, en 1875, cuando ya habían pasado casi treinta años, y en la que Marx fustiga implacablemente el oportunismo de este programa[3]), este panegírico no tiene nada de “apasionamiento”, nada de declamatorio, nada de arranque polémico. La necesidad de educar sistemáticamente a las masas en esta, precisamente en esta idea sobre la revolución violenta, es algo básico en toda la doctrina de Marx y Engels. La traición cometida contra su doctrina por las corrientes socialchovinista y kautskiana hoy imperantes se manifiesta con singular relieve en el olvido por unos y otros de esta propaganda, de esta agitación.

La sustitución del Estado burgués por el Estado proletario es imposible sin una revolución violenta. La supresión del Estado proletario, es decir, la supresión de todo Estado, sólo es posible por medio de un proceso de “extinción”.

Y eso es todo por hoy, hamijos.

Domènec Merino es miembro del Comité de Redacción de Tinta Roja y del Comité Central de los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC). —> A TOPE CON EL NIVEL DEL COMITÉ CENTRAL DE LOS CJC.

11 respuestas a Los CJC también rechazan la resistencia popular en Gamonal.

  1. Lecciones desde la uni dice:

    “No vacilaremos en defender violentamente y a cara descubierta, con nuestros compañeros de fábrica, esa manifestación obrera multitudinaria si es atacada por la policía”

    Conclusión, este tío no ha estado en una movida nunca y no tiene ni idea de como están de caras según que cosas a cara descubierta. Ese es el verdadero nivelazo del Comité central de los Cejudos.

  2. hoxha dice:

    “por eso estamos al lado del obrero de Gamonal que decide emplear la violencia para resistir a las cargas de la Policía Nacional” se os olvido esto.

    • rsamadrid dice:

      Este tío no ha estado nunca en una manifestación dónde se emplee “la violencia” para resistir cargas de la policía nacional. Si la poli carga y tu te resistes, te linchan a porrazos, o peor, te detienen. Como mucho, forcejeas un poco y lanzas alguna patada al aire, en cualquier caso a los robocops eso poco les duele. Plantear que apoyas una situación irreal mientras rechazas las situaciones reales, que es huir de los porrazos de la policía y replegarse para intentar cortar el paso a la policía (sí, lanzando piedras, quemando contenedores, y demás cosas de “izquierdistas”) es lo mismo que rechazar la violencia popular sin más porque reduces las acciones “útiles” a comerte la porra del policía.

  3. Pozuelo de Alarcón dice:

    Ignoráis conscientemente las partes que no os interesa publicar, a sabiendas del “miente que algo queda”, sobre todo en internet donde una frase cogida con pinzas puede pasarse por categórica.

    En el artículo también sale:

    “Para nosotros, la violencia es una cuestión táctica sometida a la estrategia de la revolución socialista y la acumulación de fuerzas. Jamás lo entenderán quienes la elevan a la categoría de principio. No tenemos reparos en recurrir a la violencia cuando esta táctica contribuye al fortalecimiento de nuestra estrategia; por eso estamos al lado del obrero de Gamonal que decide emplear la violencia para resistir a las cargas de la Policía Nacional y criticamos al anarquista que quema un contenedor en una manifestación. No hay contradicción alguna entre una postura y otra.

    A riesgo de despertar críticas airadas de los fetichistas de la violencia, diremos que para nosotros es preferible una manifestación pacífica con miles de obreros a un altercado violento protagonizado exclusivamente por gente politizada. No vacilaremos en defender violentamente y a cara descubierta, con nuestros compañeros de fábrica, esa manifestación obrera multitudinaria si es atacada por la policía, y tampoco dudaremos en dar la espalda a los encapuchados cuya identidad es desconocida por todos y que bien podrían ser policías.”

    Si es que la crisis ha hecho mucho mal a la pequeña burguesía, que ahora va enrabietada para hacer la revolución mañana… mientras vive de puta madre en los mejores barrios de Madrid.

    http://tintaroja.es/opinion/260-un-acercamiento-al-debate-sobre-el-uso-de-la-violencia-y-la-no-violencia-en-la-lucha-popular

    • rsamadrid dice:

      Que no nos contéis milongas, que vosotros ni preparáis nada fuera dle marco de la legalidad ni sabéis lo que es enfrentaros a una manifestación violenta. Si en el artículo queda claro, con eso de que “os enfrentáis a cara descubierta a la policia”,

  4. “Los CJC también rechazan la resistencia popular en Gamonal.”

    “Pero también tenemos a otro tipo de personas, que estos días han salido a la calle A RAIZ de los hechos de Gamonal”

    No digo más.

  5. Arroba dice:

    Un par de comentarios sobre este curioso artículo de Tinta Roja en movimientopoliticoresistencia.blogspot.com.es
    y en
    opiniondeclase.wordpress.com

    El revisionismo de toda la vida.

  6. Una mas. dice:

    ¿Y cuándo piensa el PC. empezar a acumular fuerzas? El PCPE se deja el culo en cada campaña electoral. ¿Porqué no se lo dejan tratando de organizar a la gente en los barrios, a los trabajadores en las fábricas??? Pues porque es mucho trabajo… y para el PC. ¡Nunca se darán las “condiciones”!
    El PC, al margen de que pueda tener razón en alguna cosa en sus análisis, no tiene la intención de pasarse al otro lado, es un partido que respeta la legalidad vigente. Así que dejáros de rollos… La finalidad de un partido comunista es hacer la revolución, algo que el PC. nunca va a hacer, porque ésa no es su finalidad…
    Y sobre ésos que ellos llaman antisistémas y rebeldes desorientados… ¿porqué no los organizan…? ¿Porqué no los aprovechan…? ¿Porqué no empiezan a acumular fuerzas????
    Ni se van a comer un rosco en las urnas, ni el pueblo los considera su punta de lanza. Lo único que han hecho es defraudar a mucha gente que se acercó a ellos con ganas de luchar, pensando que eran de verdad tan revolucionarios… gente que no sabía, que no entendía, pero que estaban buscando en quién creer, y en vez de educarlos, de enseñarlos, lo que han hecho es terminar yéndose.

    En vez de criticar a quienes consiguen lo que no sois capaces de conseguir vosotros, dedicaos a ir por los barrios marginales, pobres, a poneros al lado de los trabajadores y de los parias, que entonces creerán en vosotros, si no, mejor callaros la boca. Ya no os cree ni el apuntador. Y meteos vuestra legalidad por el culo.

  7. Jacques Mornard dice:

    Falso, el PCPE está preparando en estos momentos grandes batallas: la durísima batalla de las elecciones europeas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: