[Vídeo] el clasismo progre de Pablo Iglesias.

31 enero, 2014

Vídeo de Pablo Iglesias que va circulando por internet. Enhorabuena al usuario del youtube que ha tenido el valor  de verse un vídeo infumable de Pablo Iglesias de más de una hora.

Este Pablito, le dan alergia los lumpenes… Claro, no están tan bien educados y sindicados como los trabajadores de cuello blanco como él… 3 contra 1, así aprenderá, luego por ahí cuento que eran un grupo, a ver si parezco más valiente.


Vídeo del desfile de Reconstrucción*Comunista 13/12/2013 en CIU.

31 enero, 2014

Desfile organizado por Reconstrucción Comunista junto a las asociaciones Aluche Obrero, Madres contra Represión, Red Solidaria Antirrepresiva, Asociación Estudiantes de Derecho, Hortaleza Crew y Conciencia Korrosiva el día 13 de Diciembre de 2013 en Ciudad Universitaria en honor a los combatientes por la defensa de Madrid en su 77º aniversario.

¡¡¡MADRID SERÁ LA TUMBA DEL FASCISMO!!!

http://blog.reconstruccioncomunista.org/2014/01/desfile-rc-13122013-en-ciu-honor-y.html


Barcelona multa con 155.000 a un pensionista por buscar trabajo

30 enero, 2014

Multa de 155.000 euros en Barcelona por colgar carteles – El consistorio le reclama el dinero por fijar anuncios en los que se ofrecía para trabajar haciendo mudanzas y traslados
Barcelona. (EFE).- El Ayuntamiento de Barcelona ha impuesto más de 300 multas, por las que le reclama 155.000 euros, a un pensionista que enganchó carteles en el espacio público en los que se anunciaba para hacer mudanzas y traslados.

Según ha explicado Roberto Castro, el abogado del denunciado, su cliente Miguel R. no supo hasta diciembre, cuando se lo comunicó el Instituto Municipal de Hacienda de Barcelona (IMHB), que le habían puesto estas multas por unos carteles que había enganchado en 2012 y que le requerían casi 160.000 euros.

En Barcelona enganchar carteles en el espacio publico está multado con 375 euros, a los que en este caso se suman los recargos por no haber pagado las sanciones. “Vino hundido y abatido y padece una depresión. Esta cantidad no se paga ni en seis generaciones”, ha señalado el abogado, que ha explicado que Miguel R. es viudo, cobra una pensión inferior a 1.000 euros y vive de alquiler con sus dos hijos adolescentes, que tiene que mantener. “Es una familia que no llega a fin de mes y de ahí la necesidad de buscar un sobresueldo con estos anuncios de mudanzas”, ha señalado.

El abogado ha explicado que en 2012 Miguel R. hizo en un par de días una batida de carteles por Barcelona y poblaciones del extrarradio, como Gavà y Terrassa, y que en estas dos la policía local tuvo el “detalle” de en vez de denunciarlo, llamarle por teléfono al móvil que aparecía en los anuncios para advertirle de que enganchar carteles está prohibido.

En cambio, en Barcelona nadie le dijo nada y posiblemente un mismo agente de la Guardia Urbana “fue siguiendo los carteles como si fueran miguitas” y poniendo denuncias, más de 300, por cada uno que encontraba, “con ensañamiento”, en opinión del abogado.

De momento, la semana pasada el abogado presentó un recurso por duplicidad de defectos de forma en la notificación contra la resolución vía embargo del IMHB. Además, confía en que “la presión social saque los colores al ayuntamiento de Barcelona por esta aberración” y haga que si se llega a los tribunales su cliente sea indultado.


Los CJC también rechazan la resistencia popular en Gamonal.

30 enero, 2014

Por si no había suficiente con IU, que luego corrigió demostrando su oportunismo extremo, los CJC también se suman a rechazar toda acción que cruzara la legalidad empleada por los vecinos de Gamonal. Aquí su artículo:

Recientemente hemos vivido un episodio de verdadera lucha obrera y popular en el barrio burgalés de Gamonal. Por todos es sabido que esta lucha ha revestido, en determinadas ocasiones, un carácter violento que la ha catapultado a la portada de los medios de comunicación y ha suscitado el interés de muchos grupos políticos.

(bla bla bla parecemos super formados bla bla bla)

Pero también tenemos a otro tipo de personas, que estos días han salido a la calle a raíz de los hechos de Gamonal. Aquellos que, erigiéndose de palabra en defensores de la clase obrera, salen a la palestra, con la cara tapada y su identidad completamente desconocida por los trabajadores a los que dicen apoyar. Son los herederos de Blanqui, célebre francés que pasó media vida detrás de los barrotes por su lucha revolucionaria, absolutamente ignorada por la clase obrera; y del Bakunin que murió urdiendo planes de conspiración que no serían conocidos más que por él y que nunca llegarían a realizarse.

En la cabeza de estas personas, la violencia pasa de ser un medio a un fin; incluso un indicador que determina el grado de combatividad de cada grupo. A menudo renuncian a participar en sindicatos o a tener contacto con las masas poniendo las excusas más inverosímiles. La violencia se ejerce contra personas o bienes con la esperanza de que la clase trabajadora, desorganizada, desarmada ideológicamente y sin ningún contacto con ellos se levantará al observar sus proezas en las pantallas de televisión. En fin, sus actuaciones se basan en el culto al espontaneísmo, a la individualidad y a la “propaganda por el hecho”, según la cual la revolución no se prepara acumulando fuerzas sino actuando diariamente contra todas las “manifestaciones” del sistema imperante.

1- Cuando absolutamente TODO el mundo menos el PP, TODOS reconocen que esa violencia fue practicada colectivamente por los vecinos del barrio, que absolutamente todos los entrevistados del barrio o la justificaban o lanzaban balones fuera cuando les preguntaban por la violencia en la tele, que incluso Izquierda Unida tuvo que modificar su opinión respecto a la violencia en Gamonal porque vio como fue legítima y de masas y no les interesaba de cara al barrio condenar dichas acciones como en un principio hicieron, después de ver todo lo que pasó y como la radicalización de las protestas consiguió en pocos días lo que no había conseguida antes, aparecen los CJC a rechazar la violencia en su publicación oficial  y a sostener la teoría del antisistema que sólo fue defendida por el PP, ni siquiera el PSOE se atrevió a insistir en esa teoría, más bien rechazaban la violencia fugazmente y en abstracto y se centraban en pedir un referéndum para el barrio, culpando más al alcalde que a los propios “violentos” . ¿Qué esconde, en realidad, dicha opinión? ¿Un simple error de análisis? No, esconde una visión de partido de tipo socialdemócrata, para quien la violencia siempre será individual por mucho que sea un barrio entero el que la practique, pues su interés principal es crear una base electoral. Por el contrario, un Partido Comunista de nuevo tipo debería tener un aparato clandestino que haga trabajo sumergido entre la gente de este barrio, que en combatividad ha demostrado estar muy avanzada, para organizar y extender su lucha y su capacidad de combate, y dirigirla hacia el objetivo de la revolución, sobrepasando la estrecha visión del economicismo o la simple lucha por conseguir derechos dentro del capitalismo. Sobra decir que a los CJC eso de partido de nuevo tipo les suena a klingon y que ellos prefieren atar los vecinos a la legalidad burguesa.

Una de las líneas maestras que nos ha separado siempre de estos grupos, y que lo seguirá haciendo, es nuestra vocación de masas. En efecto: aunque a menudo los comunistas seamos acusados de autoritarios, quienes lanzan tales proclamas son los apologetas de la individualidad y de la cara tapada, los héroes anónimos. Nosotros somos gente con vocación de ser conocidos y de convertirnos en referentes entre nuestros compañeros. La dictadura del proletariado se construye bajo la dirección del Partido de vanguardia, pero con la participación de toda la clase obrera y los sectores populares. Es su dictadura y en consecuencia sólo la clase puede construirla.

Para nosotros, la violencia es una cuestión táctica sometida a la estrategia de la revolución socialista y la acumulación de fuerzas. Jamás lo entenderán quienes la elevan a la categoría de principio. No tenemos reparos en recurrir a la violencia cuando esta táctica contribuye al fortalecimiento de nuestra estrategia; por eso estamos al lado del obrero de Gamonal que decide emplear la violencia para resistir a las cargas de la Policía Nacional y criticamos al anarquista que quema un contenedor en una manifestación. No hay contradicción alguna entre una postura y otra.

2- Osea, decenas y decenas de detenidos cada noche, y el sujeto que ha escrito esto sigue hablando de que eran 4 gatos los que montaban barricadas.  De palabra empleáis la violencia cuando os favorezca, en los hechos no tenéis ningún interés en organizar un Partido Comunista que se dedique a formar a la gente en la toma del poder y la auto-defensa.

A riesgo de despertar críticas airadas de los fetichistas de la violencia, diremos que para nosotros es preferible una manifestación pacífica con miles de obreros a un altercado violento protagonizado exclusivamente por gente politizada. No vacilaremos en defender violentamente y a cara descubierta, con nuestros compañeros de fábrica, esa manifestación obrera multitudinaria si es atacada por la policía, y tampoco dudaremos en dar la espalda a los encapuchados cuya identidad es desconocida por todos y que bien podrían ser policías.

Aún seguimos preguntándonos cómo logran algunos de estos izquierdistas, aquellos que no se casan con la tradición libertaria pero sí actúan como si fuesen parte de ella, reivindicar la revolución de octubre de 1917 si ésta se logró prácticamente sin muertos. Para nosotros, que subordinamos la violencia al cumplimiento de nuestros objetivos políticos a corto y largo plazo (y que por lo tanto no lloramos si éstos se logran en algún momento sin ella, pues sólo es un medio), no es ningún problema; para ellos, que es un modo de vida, debe ser sin duda una contradicción espinosa.

En historia… ¿Un diez, no? Lo que se logró con prácticamente sin muertos fue la toma del 25 de Ocubre del palacio dónde se escondía los mayores dirigentes del gobierno, entre otros motivos porque los soldados estaban de parte de los bolcheviques, pero basta tener una mirada histórica para ver como, desde 1905, los enfrentamientos y los choques entre la población organizada por una parte y el poder por otro lado se sucedían frecuentemente. Por algo Lenin sacó un libro analizando la guerra de guerrillas y animando a extenderla.

Típica concepción mecanicista de la revolución: Mañana nos levantamos revolucionarios todos y asaltamos el palacio de invierno. No hay un proceso, no hay un trabajo consciente, no hay un recorrido previo a la insurrección final.  La revolución bolchevique vista en su recorrido y totalidad, hubiese sido imposible con partidos legalistas como el PCE o el PCPE.

Como decía el camarada Lenin:

“Una revolución no tiene por qué ser violenta. La violencia depende de la resistencia que ofrezca la burguesía”. Por supuesto, sabemos que la burguesía ofrece resistencia y estamos prestos a organizar a nuestros compañeros en los centros de trabajo, de estudios y en los barrios populares para que se lancen a la tarea de tomar en sus manos las riendas de su destino, con los medios que sea.

Primero, procederemos a partirnos el culo con eso de que vosotros organizáis a los obreros en eso de tomar las riendas de sus destinos “por los medios que sea”.  Además, como mucho organizaréis a vuestros familiares que os votan. Sobre la frase de Lenin, estaría bien que contextualizara la frase, no sólo en su texto, sino también en la concreción histórica en la que Lenin dice esa frase, además de señalar la fecha. Porque jugar a poner frases sabemos todos:

Ya hemos dicho más arriba, y mostraremos con mayor detalle en nuestra ulterior exposición, que la doctrina de Marx y Engels sobre el carácter inevitable de la revolución violenta se refiere al Estado burgués. Este no puede sustituirse por el Estado proletario (por la dictadura del proletariado) mediante la “extinción”, sino sólo, por regla general, mediante la revolución violenta. El panegírico que dedica Engels a ésta, y que coincide plenamente con reiteradas manifestaciones de Marx (recordaremos el final de “Miseria de la Filosofía” y del “Manifiesto Comunista” con la declaración orgullosa y franca sobre el carácter inevitable de la revolución violenta; recordaremos la crítica del Programa de

pág. 26

Gotha, en 1875, cuando ya habían pasado casi treinta años, y en la que Marx fustiga implacablemente el oportunismo de este programa[3]), este panegírico no tiene nada de “apasionamiento”, nada de declamatorio, nada de arranque polémico. La necesidad de educar sistemáticamente a las masas en esta, precisamente en esta idea sobre la revolución violenta, es algo básico en toda la doctrina de Marx y Engels. La traición cometida contra su doctrina por las corrientes socialchovinista y kautskiana hoy imperantes se manifiesta con singular relieve en el olvido por unos y otros de esta propaganda, de esta agitación.

La sustitución del Estado burgués por el Estado proletario es imposible sin una revolución violenta. La supresión del Estado proletario, es decir, la supresión de todo Estado, sólo es posible por medio de un proceso de “extinción”.

Y eso es todo por hoy, hamijos.

Domènec Merino es miembro del Comité de Redacción de Tinta Roja y del Comité Central de los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC). —> A TOPE CON EL NIVEL DEL COMITÉ CENTRAL DE LOS CJC.


El PP sabe lo que se hace.

29 enero, 2014

Al PP le gusta Gandía Shore

Los populares de la capital de la Safor, entre otros, también utilizaron laimagen de mujeres con vestimenta ceñida y escotada en su campaña electoral.

José Vicente Just, concejal de playas de Gandia, rodeado de mujeres con camisetas del PP

José Vicente Just, concejal de playas de Gandia, rodeado de mujeres con camisetas del PP

Las dos “preciosas chicas” –Alberto Fabra dixit- que desdibujaron y tal vez dañaron la promoción de Gandia y casi de la Comunitat Valenciana en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) no son una excepción en el PP. El presidente de la Diputación de Valencia y alcalde Xàtiva, Alfonso Rus, ya tiró de mujeres estilo Gandía Shore en las última campaña para las municipales. Y tras los últimos comicios estatales, ganados rotundamente por el PP, liberó su euforia: “Os espero el día 20 por la noche en Valencia, champán y mujeres”, dijo.

Gogos PP

Imagen de la presentación de la candidatura de Alfonso Rus en las elcciones municipales.

Nada extraño en el PP valenciano, al menos en una parte de él. El PP de Gandia, tradicional enclave turístico ahora vinculado a Gandía Shore, el exitoso reality que emitía MTV, también recurrió a jóvenes con pantalones ajustados, y camisetas ceñidas y escotadas con un lema simple y reconocible: “Yo voto PP”. MTV buscó para su programa “jóvenes explosivos, guapos y con cuerpazo que tengan ganas de fiesta, sean espontáneos, ligones y divertidos”. El PP bien podría haber buscado algo similar para su campaña electoral.

Mujeres con camisetas que piden el voto para el PP de Gandia.

Mujeres con camisetas que piden el voto para el PP de Gandia.

 

De hecho, el concejal de Playas de la ciudad, José Vicente Just, posó con varias mujeres de esta guisa. Just, empresario de la noche, ha sido muy criticado por la oposición en segunda parte de 2013: concurrió –sin éxito- con sus empresas a un concurso para la concesión de un chiringuito que el ayuntamiento debía adjudicar y fue sancionada por el consistorio al que representa por desconectar el limitador de sonido de un pub que regenta.

Poco antes, el ayuntamiento presidido por Arturo Torró, para quién “austeridad” es gastar 388 euros en una noche de hotel, había anunciado poco menos que una cruzada contra las molestias causadas por el ocio nocturno, decibelios de los locales incluidos. Just ni siquiera fue políticamente amonestado. Todo recuerda a Gandia Shore.