A Rafael Correa le sale la vena de monaguillo.


Bueno, ya sabíamos que por allí todos estos gobiernos revis tenían una fuerte influencia religiosa, pero qué poco sutil. Lo citamos:

Todavía se requiere un gran cambio cultural para acabar esa injusticia de género, yo diría, centenaria que ha tenido el país… ¡sin que esto implique irse al otro extremo!

O sea, una cosa es ese movimiento feminista por igualdad de derechos que lo apoyamos de todo corazón. Pero de repente hay unos extremos y unos fundamentalismos en que, tal vez por una reacción a tanta explotación, ya se proponen cosas absurdas, ¿no?

¡Ya no es igualdad de derechos sino igualdad en todos los aspectos! O sea ¡que los hombres parezcan mujeres y las mujeres (parezcan) hombres! O sea… ¡ya basta!

¿Sí saben que hay todo lo que se llama la ‘ideología de género’ que se enseña en algunos colegios? ¡Que mantienen algunas asambleístas nuestras! Y yo respeto mucho eso. Lo que tampoco es correcto es que nos traten de imponer sus creencias a todos.

Que básicamente no existe hombre o mujer natural. O sea, el sexo biológico no determina al hombre y la mujer, sino las ‘condiciones sociales’. Que uno tiene derecho… ¡La libertad es elegir incluso si uno es hombre o mujer! ¡Por favor, eso no resiste el menor análisis! ¡Eso es una barbaridad que atenta contra todo! ¡Leyes naturales…contra todo! ¡Pero se mantiene eso!

(…)

Y bueno, todo el mundo es libre… el hombre de ser afeminado, y la mujer de ser varonil. Pero ¡yo prefiero la mujer que parece mujer! ¡Y creo que las mujeres prefieren hombres que parecemos hombres!

¡Verán que por lo que estoy diciendo va a ser “el retardatario”, “el cavernícola”, “no estoy a la vanguardia del pensamiento civilizatorio”. Tss. ¡A otros con esos cuentos! Les insisto, o sea, ¡todos luchamos por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres! Pero otra cosa son esos movimientos feministas fundamentalistas que ya buscan que hombres y mujeres sean igualitos y…

¡Insisto! Esa ideología que para mí es peligrosísima, que les están enseñando a nuestros jóvenes en algunos colegios. ¡De “identidad de género”! Que básicamente dice que no hay hombre o mujer natural. Que el sexo no te determina si eres hombre o mujer. Que pudiste nacer sexo masculino o sexo femenino pero ¡eso no te determina si eres hombre o mujer, sino (que) son las “condiciones sociales”, los “condicionamientos sociales”! ¡Que el hombre y la mujer, es una construcción social! Y para liberarnos, para tener “verdadera libertad”… ¡yo debo ser libre para elegir mi género! Entonces ¡debo liberarme de esos condicionamientos sociales, y la mujer puede elegir ser hombre, y el hombre puede elegir ser mujer!

Perdónenme, ¡eso académicamente no resiste el menor análisis! Es pura… ¡no es teoría! Es pura y simple ideología, muchas veces para justificar el modo de vida de aquellos que generan esas ideologías, ¡que los respetamos como personas! Pero no compartimos en absoluto estas barbaridades y, académicamente sí les puedo decir, son BARBARIDADES que no resisten el menor análisis.

¡Y que destruyen la base de la sociedad! ¡Que sigue siendo la familia CON-VEN-CIO-NAL!

(…)

Las ideologías se construyen, sobre todo, sobre condiciones materiales. Modos de producción, etc. También, algunas veces, sobre cuestiones morales pero… ¡no estas cuestiones ya… que todavía… implican tanta discusión! Entonces, me van a decir “conservador” por creer en la familia. ¡Bueno, creo en la familia! Y creo que estas ideologías de género, estas novelerías destruyen la familia convencional que sigue siendo, yo creo que seguirá siendo ¡y felizmente! seguirá siendo la base de nuestra sociedad.

Entonces ¡qué vivan las mujeres! ¡Que viva ese movimiento feminista por igualdad de derechos! ¡Pero atentos con esos extremos de que ya no hay hombres y mujeres naturales sino que son “construcciones sociales” y la libertad es que los hombres elijan ser mujeres, y las mujeres elijan ser hombres!

Y hasta ahí el discurso del anti-abortista monaguillo de Rafael Correal. Hay que ver los referentes del “socialismo” no dogmático ni anticuado, qué cosas tienen.

A continuación dejamos un comunicado del Partido Comunista Marxista Leninista de Ecuador, aparecido en su órgano de expresión del CC “En Marcha”, sobre este tema:

Penalización del aborto mantiene en situación de riesgo a la mujer

arton6051

El debate del Código Integral Penal puso, una vez más, al centro del debate la despenalización del aborto, reivindicación por la que han luchado por décadas las organizaciones de mujeres y políticas de izquierda.

A raíz del debate en la Asamblea Nacional y los incidentes que éste provocó al interior de la mayoría de Alianza País, Rafael Correa ha utilizado el tema no solo para increpar a sus legisladoras sino para, aprovechándose del escenario, mostrase como un hombre benévolo defensor de la vida y de los derechos humanos; para ello ha fustigado a todos los sectores y organizaciones que luchan porque se respeten los derechos sexuales y reproductivos de la mujer; y, que exigen que en la nueva normativa legal se incluya la despenalización del aborto. Con un argumento engañoso, moralista y utilizando la religión Correa señala que quienes luchan por estos derechos quieren legalizar “que unos maten a otros por conveniencia”; utiliza argumentos mentirosos, señalando que “el embrión, feto o bebé que una madre porta ya no es parte de su cuerpo, y nadie tiene derecho a decidir sobre esa nueva vida”

Con su discurso se desconoce el derecho de las mujeres a su autodeterminación, esto es decidir sobre sus cuerpos y sus vidas, se desconoce la capacidad que tienen las mujeres para resolver con clara conciencia si quieren o no volver a ser madres o serlo por primera vez; mucho más, si este embarazo es fruto de la violencia física y psicológica contra la mujer. Despenalizar el aborto es reconocer los derechos sexuales y reproductivos, pero también implica resquebrajar esquemas dogmáticos y machistas que ejercen un control moral, administrativo, legal y de salud que se imponen para diseñar los destinos de la mujer independientemente de sus deseos y criterios.

La despenalización del aborto no debería ser un conflicto, por el contrario, el debate debería centrarse en cómo el gobierno establecerá políticas para la prevención, erradicación de la violencia contra la mujer, para tener acceso a toda la información existente en términos de opinión, anticoncepción e interrupción oportuna y segura del embarazo, y a los servicios adecuados, para ejercer el derecho a decidir como personas inteligentes.

Mantener la penalización del aborto es mantener el sometimiento de la mujer a sentimientos de culpa, a humillaciones y a arriesgar su salud por ser una práctica ilegalizada. Sumado a esto, la discriminación, social y legal a la que el Estado somete a la mujer.

2 respuestas a A Rafael Correa le sale la vena de monaguillo.

  1. Una mas. dice:

    Aparte de machista hasta la médula, demuestra tener muy poco nivel intelectual. Pues lo de él si que no resiste el mas simplista y vacuo análisis. O a lo mejor se hace el tonto.. A todos los machistas les suele acojonar bastante la sola idea de que una mujer pueda ser mínimamente libre e independiente, sentirse segura, ser capaz de pensar y elegir su camino y tomar sus decisiones. Prefiere un Ecuador lleno de mujeres sumisas, que hablen bajito y no contradigann al marido. Los dioses machos son asi.

  2. Una mas. dice:

    Y todavía hay quien le llama revolución a éso.
    ¿Asi el el Socialismo del siglo XXI???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: