De como se materializaba la lucha de dos líneas maoísta en el seno del PCCh.


Escrito por la misma pluma de Mao:

Como venía diciendo, el caso de Wang Ming y Li Li-san no es un problema de ellos como individuos, sino – y esto es lo más importante – un problema que tiene su raíz social. Esta raíz social se refleja en nuestro Partido a través de las vacilaciones, en momentos cruciales, de un buen número de sus militantes. Estos elementos vacilantes son de tendencia oportunista. (…) En el VII Congreso, logramos persuadir a ciertos camaradas para que votaran por Wang Ming y Li Li-san. Y, ¿qué hemos perdido con ello en los últimos once años transcurridos desde el VII Congreso? Absolutamente nada. El haber elegido a Wang Ming y a Li Li-san no impidió el triunfo de nuestra revolución ni dilató unos meses su victoria.

(…)

Ellos son famosos en el país y en el mundo entero por los errores de línea que cometieron. La razón por la cual los elegimos estriba precisamente en que ellos son famosos. ¡Qué otro remedio hay si gozan de fama y la fama de los que no han cometido errores o sólo han cometido pequeños errores no puede compararse con la suya! En nuestro país, que tiene una gran masa de pequeñoburgueses, ellos son sus banderas. Con su elección, mucha gente comentará: El Partido Comunista todavía los espera e incluso les ha cedido dos asientos a fin de facilitarles la corrección de sus errores. Que se corrijan o no es otra cuestión, y de muy poca importancia, pues es algo que atañe solamente a ellos dos. El problema está en que en nuestra sociedad hay un número muy grande de pequeñoburgueses, en nuestro Partido hay muchos elementos pequeñoburgueses vacilantes y entre los intelectuales hay una multitud de elementos vacilantes, y todos ellos ponen sus ojos en estos modelos. Cuando vean que estas dos banderas siguen en pie, se sentirán a gusto, dormirán tranquilos y estarán contentos. Pero caerán en el pánico si estas dos banderas son arriadas. Por tanto, no se trata de que Wang Ming y Li Li-san se enmienden o no. Esto es de poca importancia. Lo que sí tiene gran importancia es que, dentro del Partido, millones de militantes de origen pequeñoburgués, que son propensos a vacilar, sobre todo los intelectuales, están observando qué actitud adoptamos hacia Wang Ming y Li Li-san. Esto se parece a lo que ocurrió con la manera como tratarnos a los campesinos ricos en la reforma agraria; ya que en ella no tocamos los intereses de éstos, los campesinos medios se sintieron tranquilos. Si en el VIII Congreso adoptamos para con estas dos personas la misma actitud que en el VII, nuestro Partido podrá beneficiarse y sacar una ventaja, valga decir, le será más fácil transformar a la inmensa multitud de pequeñoburgueses de todo el país. Además, esto tendrá repercusión en el mundo. En el extranjero, raras veces, o digamos nunca, se ha adoptado una actitud como la nuestra hacia los que han cometido errores.

Otro texto del mismo Mao:

Algunos intelectuales se templaron en la lucha contra el imperialismo y las fuerzas reaccionarias, y muchos otros pasaron, después de la Liberación, por un proceso de transformación ideológica encauzada a trazar una clara distinción entre nosotros y el enemigo. La solidez de nuestro Estado se debe, además, a que las medidas económicas que adoptamos son básicamente acertadas, la vida del pueblo es estable y mejora gradualmente, nuestras políticas respecto a la burguesía nacional y otras clases son igualmente correctas, etc. (…) nuestros estudiantes universitarios no promovieron desórdenes durante los acontecimientos de Hungría, pues ellos – salvo unos pocos – son patriotas y apoyan el socialismo, a pesar de que muchos proceden de familias no trabajadoras. Lo mismo ocurrió con la burguesía nacional, para no hablar de las masas básicas: los obreros y campesinos.

(…)

La burguesía y la pequeña burguesía exteriorizarán indefectiblemente su ideología. Se expresarán, obstinadamente y por todos los medios posibles, sobre las cuestiones políticas e ideológicas. No se puede esperar que actúen de otra manera. No debemos, recurriendo a la coacción, impedirles que se manifiesten; por el contrario, debemos permitirles que lo hagan y, al mismo tiempo, debatir con ellos y someterlos a una crítica adecuada. Está fuera de duda que debemos criticar las ideas erróneas de toda índole.

—————————

La lucha de dos líneas, teoría fundamentada en ideas tradicionales orientales, conllevó la permisividad de dirigentes burgueses en el partido, dirigentes organizados en fracciones como se vio claramente más adelante en la revolución cultural y con quienes Mao no tuvo ningún problema en depositar su confianza (por ejemplo, Huo Feng o Zhou Enlai), conllevó que el PCCh no fuere una vanguardia proletaria, sino un partido de masas con apego y proximidad a la burguesía. Un partido proletario no puede alimentar la influencia de la burguesía en su seno.

Kuo Feng, sucesor de Mao y dirigente “centrista”.

One Response to De como se materializaba la lucha de dos líneas maoísta en el seno del PCCh.

  1. No cabe duda de que hay cosas muy cuestionables en las posiciones maoístas. La llamada “lucha de dos líneas” , las críticas injustas a Stalin, el contar con la burguesía nacional para construir el socialismo, etc, etc. ODC cada vez somos más autocríticos del maoísmo. Sin embargo no se puede descalificar a todo el maoísmo ni a todos los maoístas. Hay cosas buenas muy positivas que aporto Mao como la teoría Guerra Popular Prolongada o la continuación de la lucha de clases en el socialismo.

    Los comunistas debemos ser autocríticos y reconocer los errores pero tampoco debemos descalificar a los comunistas honestos que proceden de otras tendencias. También Hoxha cometio errores.

    Además actualmente en el mundo son los maoístas los que encabezan las luchas más avanzadas y consecuentes (India, Filipinas), están en primera línea de batalla y arriesgan la vida por un mundo más justo.

    Las críticas deben ser constructivas y no destructivas. ODC somos los primeros en reconocer los errores, no somos seguidistas de Mao ni de ninguno y somos STALINISTAS A MUERTE.

    Sinceramente camaradas desde el máximo aprecio y respeto que tenemos por vosotros no nos gustan el tono de estas críticas. Se pueden hacer críticas más constructivas sin caer en denominizar a los maoístas. Por supuesto que Mao cometió errores e incluso tuvo grandes cagadas. pero también Hohxa cometio errores.

    Debemos desde la autocrítica y los principios buscar la unidad de los comunistas honestos.

    Saludos rojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: