Edición Especial II Aniversario: ¿Por qué el PCPE es una mierda revisionista?


Así es, hermosos pueblos de la península. Este mes se cumplen 2 años desde que salió a la luz un dominical (más tarde dejó de serlo) llamado “¿Por qué el PCPE es una mierda revisionista?”. Han pasado dos años y el PCPE sigue cabalgando por la luminosa senda del burocratismo y el legalismo al más puro estilo partido de la Segunda Internacional. Y como no podía ser de otra forma en una organización burocrática y revisionista, este partido, en lugar de aceptar la crítica y confrontar ideológicamente, ha encerrado a sus militantes en una burbuja discursiva para que no se difundieran determinadas críticas y su justificación existencial se desmoronara como un castillo de naipes. Pero tarde o temprano la crítica filtra y el malestar golpea. No hace ni dos meses hablaban de ignorar las críticas que les caen por todos los lados, ahora ya hablan de ignorar la crítica en su propia web. Cuando el río suena…

A la RSA nos ha sorprendido esta nueva basura peceperra en forma de artículo, de hecho no teníamos pensado sacar nada para el segundo aniversario. Pero recordemos que hace poco el PCPE ganó las elecciones RSAenses a la presidencia de organización linchable, de modo que responde a la voluntad del pueblo el escribir hoy unas breves anotaciones. Porque somos unos sectarios malvados y repetitivos, pero ante todo somos demócratas. Demócratas y guapxs.

Empezamos con esta gran montaña de bilis revisionista:

“Para hacer avanzar el proyecto revolucionario en el estado español, y la misma capacidad de organización y lucha de la clase obrera y sus aliados, necesitamos una separación entre posiciones revolucionarias reales y falsas, entre personas de hechos y las que sólo lo son de palabra, pues, que no le quepa a nadie la menor duda, la revolución socialista es algo más que declaraciones y manifiestos en el espacio virtual. Lo dice el sentido común, pero sobre todo nos lo enseña la experiencia de lucha acumulada por el movimiento obrero desde aquel lejano primer intento de tomar el cielo por asalto en las calles de París en 1871.”

En resumen: No es lo mismo ser revolucionario, organizar la revolución, trabajar en pos de ella, que decir por internet que eres revolucionario. Muy bien, PCPE, lo primero es aceptar el problema. ¿Os acordáis de aquello de dejar de chuparla por spiz? Más o menos igual.

“Frente a la exaltación de la espontaneidad y el individualismo propio de la ideología burguesa y de las expresiones más retrasadas del movimiento obrero (p.ej. anarquismo), los marxistas siempre contrapondremos la organización como el factor determinante en el avance y el éxito de cualquier movilización. La pretendida libertad que opera frente a la organización y la aceptación de una disciplina colectiva, no es más que, como decía Gramsci hablando de las características principales de la asamblea, irresponsabilidad, incompetencia, volubilidad y tumulto.”

Hay una cosa de cierto en esto: los marxistas apostamos por la organización revolucionaria, no por la violencia individual y aislada. Pero resulta que el PCPE, por cosas de la vida, no equivale a organización revolucionaria. Para estos electoralistas, “organización revolucionaria” quiere decir ir a manifestaciones de UGT y CCOO y votar en las elecciones. Nada más. Rechazan trabajar entre los elementos más combativos, su intención de vincularse con los sectores más avanzados de la población es inexistente (pues son malvados izquierdistas y espontanieistas) y el aparato clandestino, al margen de los ojos del Estado y del capital, necesario para formar a obreros combatientes y organizar la toma del poder, es considerado por ellos una tontería de izquierdistas. Su lógica es más o menos esta:

¿No hay condiciones subjetivas para la revolución? No las preparamos, pa qué, somos el PCPE, que nos voten .

¿Hay sectores combativos de la población que se enfrentan al Estado? Organizarlos, dirigirlos, trabajar con ellos, pa qué. Que nos voten.

¿Hay gente que ha tomado las armas en alguna parte del planeta? Que entreguen las armas, proceso de paz y que nos voten. Bueno, en este caso votar al PCPE no, sino a su homólogo contra-revolucionario como los bastardos asesinos del PCI (“”””marxista””””””).

Los comunistas podemos considerar que tales o cuáles acciones no son útiles en determinado momento, que nos pueden alejar en lugar de acercar a las masas o que la violencia espontánea no conseguirá ningún objetivo útil, pero no renunciamos a organizar a esta gente que emprende estas luchas, no apaciguamos la combatividad de las masas ni renunciamos a poner su métodos, antes espontáneos, después organizados, al servicio del partido. Pero nada, seguro que ir a la cola de los sindicatos amarillos y los eslóganes populistas electoreros “Todo para la clase obrera” nos traerán una insurrección del cielo sin preparación alguna. Pero preparación de verdad en la lucha por el poder, no a la ya nada efectiva urna electoral y el repetitivo paseo economicista por la ciudad. Gran aportación la del PCPE al movimiento comunista: Es posible “romper” el Estado burgués con banderitas de plástico.

El PCPE tiene alergia a todo lo que desborde su combatividad, osea, a todo. Y ya me explicarán qué vanguardia es un partido que va detrás de las masas más atrasadas. 

Continuemos. Humor negro inside:

“La contradicción existente entre el que dice ser un órgano para la revolución socialista y su carácter individual o, como mucho, grupal, se vuelve irresoluble y convierte su existencia en una anécdota intrascendente para el desarrollo de la lucha de clases. Ni agitación, ni propaganda, ni mucho menos aun preocupación real por cómo llevar la política comunista a las masas obreras y populares; únicamente exaltación fatua del mismo individualismo que ya denunciara Lenin en su obra “Un paso adelante, dos atrás”, refiriéndose a los oportunistas Heine y Axelrod en su pretensión de tener libertad de escribir donde quieran sin rendir cuentas a nadie[2] . Tratar de empujar en el sentido de la revolución socialista al margen de la organización, es negar el carácter revolucionario del proceso, pues como también nos enseñara Lenin “el carácter de la estructura de cualquier institución está determinado por el contenido de la actividad de dicha institución”, y sin organización no hay avance revolucionario posible.


¿Qué ideología, programa y/o táctica revolucionaria puede ofrecer a la clase obrera y sus aliados quien no sólo no participa de la organización, elaboración colectiva y disciplina que se deriva de la militancia en un Partido de Nuevo Tipo de carácter leninista, sino que se jacta de su “independencia” y se constituye en unas especie de árbitro que adjudica premios y castigos a quienes de una forma más o menos acertada –la lucha de clases y el tiempo lo dirán- empeñan su proyecto vital a una empresa colectiva que, parafraseando a Kautsky, pretende constituirse en el arma que necesita el proletariado en la lucha de clases?

Sin organización y sin una práctica contrastada con la realidad, la existencia gracias a internet de unos medios de divulgación de masas a disposición de cualquier individuo que disponga del tiempo necesario para mantener un blog o una web, eleva a los altares de una seudo política y a una inconsistente y variable elaboración ideológica, a una serie de personas que, sin responder ni ante dios ni ante el diablo, pretenden marcar, desde su atalaya de autoproclamado intelectual, la verdadera senda que nos llevará a las alamedas victoriosas de la revolución socialista.


Es una realidad, la de estos foros y el facebook, totalmente ajena, no sólo a la clase obrera, sino también a la inmensa mayoría de personas que, en este momento de crisis estructural del capitalismo, ya participan de una u otra forma en la incipiente y progresiva articulación de la lucha obrera y popular, pero sobre la que , desgraciadamente, las personas que sí tenemos un compromiso militante concreto tenemos que perder un buen montón de nuestro tiempo contrarrestando los cinco minutos de gloria que todo tipo de cretino se abroga o le otorgan en medios que, nadie tenga la menor duda, jamás orientarán o dirigirán una lucha obrera o popular.
La individualidad al servicio de lo colectivo. Una tarea ingente y fecunda orientada a la acción, sobre la que existen canales de crítica y autocrítica que la desarrollan y mejoran al margen de la evolución de determinadas personalidades. Una vacuna contra el oportunismo y los más diversos tipos de patologías ególatras de los que llenan las estanterías de sus hogares con sus propias “obras completas”, que nadie conoce más allá de las pocas personas dispuestas a perder su tiempo leyendo y debatiendo sobre pretenciosos textos que responden, exclusivamente, a inquietudes –muchas veces obsesivas- que nada son y nada serán en la lucha de clases.
Pues, ante este panorama, debemos actuar hoy quienes sí estamos organizados y respondemos de nuestro trabajo ante órganos colectivos, aceptando su centralidad y superioridad frente a la idea individual. Ciertamente no es esta situación patrimonio exclusivo de los marxistas–leninistas, también reciben su dosis de tiros de “solitario francotirador” las “angelicales” organizaciones reformistas. Nadie se salva de estas personas, que tienen la suerte de poder consultar a su comité central en la almohada y reunir el congreso semanalmente entorno a la mesa camilla mientras plácidamente se toman una infusión de no se sabe bien qué tipo de hierba.”

El PCPE ¿partido de nuevo tipo? JAJAJA.

Un momento…

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.
La contradicción que existe en el propio PCPE, que se dice partido comunista sin serlo, ergo sin ser ningún instrumento para la clase obrera , instrumento que debe ser individual y colectivo a la vez (idea conforme a la dialéctica que el PCPE se peta con una buena dosis de burocratismo, convirtiéndose en un chiringuito copado de chanchullos, centralización anti-democrática y de grupos y familias que imponen su línea), se vuelve irresoluble y convierte su existencia en un lastre para la clase obrera. En una organización así es imposible transformar nada de la misma, por lo que se hace normal que cada semana salga gente en manada de vuestro chiringuito electoral. En resumen, el PCPE es un partido muy dialéctico, siempre está en movimiento (se va tó dios).
Conviene puntualizar un pequeño detalle: si se os critica principalmente por internet es porque no sois nadie, la clase obrera suda de vosotros y seguirá sudando. LAS ÚNICAS MASAS DE LAS QUE VACILÁIS SON LAS TORTAS QUE OS LLEVÁIS. En los fantasmagóricos CUO más bien pocas. Imaginamos que debe molestar recibir semejantes lluvias de mierda casi a diario en cualquier rincón de internet, de gente sí que trabaja activa y consecuentemente por la revolución de la que vosotros os reís, por mucho que queráis autoconsolaros pensando que son niños sin nada más que hacer que estar en internet todo el día. De esos seguro que los hay también. Como decíamos, la gente (en general) se descojona con vosotros. Así que, queridos amigos insignificantes, es lógico que por el único lugar que se os critique sea por internet.

PCPE, EL PARTIDO LEPRA: SE CAE A CACHOS.

One Response to Edición Especial II Aniversario: ¿Por qué el PCPE es una mierda revisionista?

  1. Manollo dice:

    Por casualidad leo sobre si el PCPE es ¿comunista? partido para la revolución NO.
    Escribo para dar una explicación, de la experiencia histórica vivida por un marxista-leninista, para el joven que hoy milite en ese partido nació podrido y con esos mimbres el cesto no puede ser bueno. al revés malo, el que sea un comunista para hacer la revolución socialista con la Dictadura del Proletariado, puede sali corriendo de ese cortijo.
    Año 1962 entre a militar en el PSUC, año 1967 toda la célula abandonamos el partido por ser un partido revisionista y oportunista. En el 1970 se convoca el VIII Congreso al cual nos sumamos para hacer el partido de tipo leninista que necesita la clase obrera, para hacer la revolución. Año 1973 se celebra el IX congreso donde se divide las dos concepciones de la clase de partido. En representación de los camaradas, tengo reunión en Paris con Eduardo García y Agustín Gómez, explico en mi regreso que el PCUS quiere un partido sucursal del PCUS en España, Nos dividimos los camaradas que habían vivido en Rusia, con los que aquello no lo conocíamos, pero queríamos hacer la revolución, por lo que nos unimos al PCOE.
    Año 1977 el traidor Santiago Carrillo entra apoyado con su peluca, se reúne todo un día en casa de Suarez, acuerdan su legalización para apoyar a los franquistas de la monarquía, convoca rueda de prensa, en ella con la bandera de Franco dice “desde ahora nuestra bandera es esta y no la tricolor” olvidando a los centenares de miles muertos en defensa de la República, en los campos de concentración y la paredes de los cementerios y carreteras. Participaron en las elecciones, con partidos sin legalizar, los presos en la cárcel, hacer y pedir el apoyo a la Constitución monarquía burguesa, contaron con todos los medios para que el pueblo la votaran, los que no la poyamos solo tuvimos las paredes.
    Año 1984 el PCUS da los rublos que quitaron a su pueblo, para que los traidores Ignasio Gallego, Pere Ardiaca, Joan Ramos, etc todos ellos colaboradores con lo anterior, de aceptar al heredero de Franco apoyaron los Pactos de la Moncloa contra los trabajadores, son estos mimbres para hacer un cesto, con estos podridos, se formo el PCPE, el mismo que ahora acepta participar en las elecciones para fortalecer al sistema capitalista, sea con monarquía o república, nunca el comunismo.
    Creo que esto sirva a la juventud para construir el partido comunista para hacer la revolución contra el capital.
    Manolo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: