‘The Guardian’ identifica a la fuente que informó del ciberespionaje estadounidense.


Imagen

Edward Snowden, de 29 años y exempleado de la CIA facilitó a ese periódico (y a “The Washington Post”) programas que él mismo utilizaba para la vigilancia masiva de las comunicaciones. En palabras del propio Snowden, que trabajaba en una empresa subcontratada por la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) podía vigilar el correo electrónico y por supuesto las redes sociales de cualquier persona, desde un miembro del tribunal supremo al mismo presidente. Estos son algunos de los diferentes campos que abarcaba este exhaustivo control cibernético:

Registro de llamadas telefónicas. El 5 de junio, The Guardian publicó una orden emitida por el Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera, que exigía a la compañía telefónica Verizon la entrega a la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) del registro de decenas de millones de llamadas de sus clientes. El mandato no autorizaba a conocer el contenido de las comunicaciones ni los titulares de los números de teléfono, pero sí permitía el control de la duración y el destino de esas llamadas.

Acceso a servidores de empresas de Internet. El 6 de junio, The Guardian y The Washington Post desvelaban la existencia del programa secreto de vigilancia PRISM, que autorizaba a la NSA y al FBI a acceder a los servidores de nueve de las empresas de Internet más importantes de EE UU, entre ellas Microsoft, Google, Facebook o Apple. Mediante esta práctica, instaurada en 2008, el Gobierno podía acceder a archivos, chats, audios, vídeos, correos electrónicos o fotografías de sus usuarios. La Administración aseguró que únicamente se investigaron los datos relativos a extranjeros que residían fuera de EE UU. Varias de las compañías niegan tener conocimiento de ese programa y haber cedido datos al Gobierno.

Directiva de ciberataques. El 7 de junio, ambos diarios desvelaban una directiva de la Casa Blanca por la que el presidente ordena a sus agencias de inteligencia establecer una lista de posibles países susceptibles de ser ciberatacados por EE UU. El Post indicaba que EE UU había comenzado a colaborar con países vecinos a Irán ante la potencial amenaza para la seguridad informática que suponía el país asiático.

Catálogo de información del extranjero. El pasado sábado, The Guardian filtraba la existencia de otro programa que permite a la NSA clasificar los datos que recopila en función del origen de la información. Esta práctica está orientada al ciberespionaje en el exterior y sólo en el mes de marzo permitió recopilar 3.000 millones de datos de ordenadores en EE UU. El mayor volumen de información obtenido por este mecanismo proviene de Irán, seguido de Pakistán, Jordania y Egipto.

Según dice “The Guardian”, ha sido el propio Snowden quien pidió que su identidad se conociese, ya que el tiene como objetivo que sea el “público” quien decida si estas medidas son legítimas o no en aras de la seguridad. En la entrevista, Snowden reconoce que fue hace tres semanas, mientras estaba trabajando en las oficinas de la NSA en Hawai, cuando terminó de preparar toda la documentación que luego remitió a los periódicos y que, acto seguido, le indicó a su superior que necesitaba tomarse dos semanas de vacaciones por problemas de salud. Snowden se enfrenta a una posible extradición (se encuentra ahora en Hong Kong).

Obama, por su parte, defendió la legitimidad de estos métodos asegurando que “habían prevenido muchos ataque terroristas”. También aseguró por supuesto que no se vulneraban ni lo más mínimo la libertad de los ciudadanos. De otra parte el propio Snowden afirmaba que cualquier conversación, aunque fuese por error, podría ser vigilada sin ningún problema gracias a los programas antes expuestos…¿a quién creer?

En este lado del charco, los estados europeos se cubren las espaldas. Mientras en la UE se apresuran a pedir explicaciones a Washington (como si en Europa no se hiciese esto), en el estado español han perdido el culo por explicar que la legislación española impide que estas prácticas se lleven a cabo, que su prohibición ha impedido el ingreso en prisión de terroristas y de narcotraficantes, que muchos jueces rechazan esas pruebas..

Quizás este sea el primer paso para que la gente se de cuenta de hasta qué punto el sistema burgués nos controla para mantenernos calmados, alienados, sin causarles problemas. Las conspiraciones no son sólo de películas de espías ni esto pasa exclusivamente en E.E.U.U. 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: