Bahrein y la desinformación


Imagen

Bahrein es un claro ejemplo de por qué actualmente el deporte es el opio del pueblo. Al “españolito medio” le hablan de Bahrein y se le viene a la cabeza como un tiro las carreras de  Fórmula 1.

Este reino, el más pequeño del golfo pérsico, está protagonizando revueltas contra las fuerzas estatales para aliviar la presión a la que se ven sometidos desde su Estado. Si bien es cierto que gran parte de estas revueltas están protagonizados por el idealismo y fanatismo musulmanes, no es menos cierto que el proletariado es internacional y allí es doblemente oprimido. 

Hamad bin Isa al Jalifa, en el poder desde 1999, prometió hace diez años una serie de reformas relacionadas con las instituciones del país que no se han cumplido (aunque como sabemos esto no soluciona nada, como la historia ha demostrado) y mientras tanto Bahrein se ha convertido en un ejemplo de desigualdades sociales.

A pesar de los disturbios, la guerra sucia, la brutalidad policial, la intervención del ejército e incluso la declaración del estado de excepción, poco o nada se ha sabido de Bahrein. Ahora llega allí la Formula 1, irremediablemente acaparará gran parte del espacio televisivo del fin de semana y, por mucho que joda a los magnates burgueses, la situación social de Bahrein también aparece tras esa cortina de lujo que todo lo tapa.

La indignación del espectador que sí se preocupa por la situación allí, se verá acrecentada cuando descubra el poco tiempo que se le dedica. En Antena 3 (cuyo grupo que tiene los derechos televisivos sobre la Fórmula 1) le dedican a la Fórmula 1 un tiempo importante EN LA SECCIÓN DE DEPORTES. De ese supongamos 40% del tiempo en que hablan de Fórmula 1, dejan como nota a pie de página que las revueltas siguen por allí. No saben ni quieren que sepamos qué pasa, cuál es la situación de esa zona. La razón es bien sencilla: no da buena publicidad que los magnates y burgueses que se enriquecen con esto vean enturbiada la paz que rodea al lujo protagonista de este acontecimiento.

Los medios de desinformación nos quieren así, desinformados. La consecuencia en este campo concreto es que para nosotros Bahrein solo debe existir (según sus intereses) la semana que dure el despliegue mediático sobre el Gran Premio.

Bahrein, muy al contrario de lo que piensa la gente que sólo ve la Fórmula 1 y cambia de canal cuando llega ese pequeño lapso de tiempo donde hablan de las revueltas, es un estado que sufre grandes desequilibrios entre las clases. La mejor manera de mantener oprimido a un pueblo es alienarlo, y para ello es de gran ayuda que además lo aísles del resto del proletariado internacional para no causar revuelo. 

 

 

Una respuesta a Bahrein y la desinformación

  1. jtk dice:

    hay miles de videos:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: