El PCPE sigue haciendo amigos


Así es, queridos lectores, nos acusaban de no parar de echar mierda al PCPE, pero… ¿Es que acaso nos faltaba razón?. Según parece, no, ya que incluso UJC-M, durante la formalización de su “fusión” con las CJC, es decir, su absorción por parte del PCPE, han descubierto no pocas cosas que no les gustaban y que, casualmente, este blog y alguna emblemática organización como Reconstrucción Comunista, veníamos denunciando desde hace años, lo triste es que UJC-M haya tenido que entrar al PCPE paradar crédito a nuestras acusaciones, como si la actuación del PCPE respecto al electoralismo, el conflicto en la India, o su apoyo a los reaccionarios del KKE en Grecia fueran poco visibles.

Aquí os colgamos el artículo que ha hecho pública la UJC-M para explicar la nulidad del teórico proceso de unión entre ambas organizaciones;

 

Hace seis meses culminó oficialmente un proceso de unidad que aspiraba a fusionar los destacamentos de la UJC-Madrid y los CJC en el territorio que hoy comprende legalmente la comunidad de Madrid. Con este documento tenemos que comunicar que desgraciadamente este proceso ha terminado en fracaso y el desarrollo de las contradicciones internas en la estructura del PCPE-CJC se han vuelto antagónicas, teniendo que resolverse finalmente con la declaración de nulidad del reciente proceso de unidad y la salida de todos los hoy ex-militantes de UJC-Madrid y CJC de la estructura.

En las siguientes páginas presentaremos un documento analítico que esperemos que sirva de elemento previo para el balance de nuestra experiencia en este proceso de unidad y que, lejos de ser absoluto y definitivo, condensa el análisis general de los militantes comunistas que han roto con esta estructura y han decidido organizarse en la fundación de un nuevo destacamento. Este análisis no debe ni puede quedar aquí, debemos realizar un análisis más profundo que nos permita extraer las lecciones particulares y universales de este proceso. Estas lecciones deben provenir de un balance consciente sobre nuestra trayectoria en la estructura antes, durante y tras culminar oficialmente el proceso de unidad y debe utilizarse para fortalecer el proceso de reconstitución del Partido de la Revolución en España. Sirva este análisis condensado como explicación de la ruptura a la par que de base para iniciar el tan necesario balance sobre la experiencia teórica y práctica del movimiento comunista en nuestro país.

En primer lugar analizaremos cuales fueron los análisis y las conclusiones que nos hicieron iniciar este proceso de unidad. El análisis de la descomposición del PCE mediante el definido como “proceso cometa” y el desplazamiento del eje de gravedad de los comunistas hacia el PCPE. Describiremos como el proceso de unidad nos muestra que el primer proceso era y sigue siendo acertado mientras que el segundo, al tratarse de una tendencia no consolidada, se ve brutalmente revertida a medida que las contradicciones internas del PCPE se vuelven en antagónicas manifestándose estas en forma de un virulento sectarismo tanto en la construcción interna como en su relación con las masas. La lógica errada del PCPE de concebir los procesos de unidad como absorciones de destacamentos para fagocitarlos, hacerlos desaparecer y no como elementos de los que extraer elementos positivos para el desarrollo de su línea política generará recelos en los destacamentos y lejos de utilizar ese eje de gravedad para reconstituir el Partido de la revolución utilizará esta tendencia para erradicarlos. Esta concepción de la unidad es consecuencia de la errada creencia de ser ya el partido acabado que llevará acabo la revolución en nuestro país, todo esto enturbia la construcción interna incapacitando que el desarrollo de la crítica corrija las contradicciones internas que se plasman, finalmente, en que la asimilación formal de sus postulados generales pierde toda su validez al intentar llevarse a la práctica.

Posteriormente entramos a analizar los elementos principales que lastran al PCPE como estructura y las claves teóricas de sus principales errores. En este apartado analizaremos como el desprecio por la formación encubre un practicismo ciego y que este tiene unas consecuencias nefastas sobre la construcción interna de la organización y su trabajo con las masas. Tras todo esto la concepciónidealista del mundo se manifiesta como la raíz principal de los problemas, trasladándose en lo particular a la “idealización del partido” arrancando este de su base material que es su militancia. Se concibe la idea de un “Partido-Deidad” independiente y por encima de los militantes que la conforman pasando a creer que la línea política del partido es algo acabado y no un proceso, algo en constante construcción. Esto incidirá directamente sobre la práctica de masas, imposibilitando la creación real del Frente Obrero y Popular por el Socialismo por no partir del análisis de las propias masas para concluir cómo crear este proyecto, sino intentar “cocinarlo” previamente desde las alturas para luego esperar que las masas se sumen a él. Se analizará en este apartado la consecuente concepción erronea también de la espontaneidad de las masas y cómo el trato del PCPE hacia la misma de esta manera le lleva a divorciarse completamente de estas.

También explicaremos lo que nos hemos encontrado durante nuestra experiencia en el PCPE. Partiremos de las desconfianzas previas en el proceso de unidad, pasando en la confusión que esta estructura hace entre el dogmatismo y la ortodoxia, seguido de cómo se manifiesta su claro reverso en forma de una construcción ideológica oportunista. También analizaremos la problemática del formalismo y el burocratismo y cómo esta imposibilita en la práctica una construcción interna que permita ejercitar realmente el Centralismo Democrático. Como consecuencia de este hecho veremos cómo se reproducirá como corazón de la unidad de la organización elementos ajenos al programa del partido tales como son el seguidismo a determinados grupos y una confianza ciega cuasi-mística que desprende de la consecuente idealización del partido como algo ajeno a su base material.

Posteriormente entraremos a realizar nuestra autocrítica correspondiente en la relación al análisis hecho previamente y la manera de llevar acabo el proceso de unidad. Señalaremos nuestro inmediatismo y nuestros errores idealistas de creer que algunas cuestiones de principio podrían resolverse internamente en la estructura ante la imposibilidad de desarrollar los debates plenamente como la circunstancia merecía. De esta autocrítica extraeremos las conclusiones de por qué creemos que la estructura del PCPE-CJC no es útil para reconstituir el partido de la revolución, contrariamente a cómo exponíamos en la primera fase de las segundas tesis congresuales de la UJC-Madrid.

El comunicado completo:

https://docs.google.com/file/d/0BwayIw7dYINgSHFRN3hHMzhfakU/edit

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: