El gobierno prohíbe llamarse Lenin.


Con esta noticia nos sorprendía el periódico Púbico “Público” (que de público tiene basicamente el nombre). Debido a la aparición de colectivos altamente revolucionarios en estos últimos meses el gobierno entraba en crisis ,y con razón, si siguen acampando en Sol, la conciencia de clase va a llegar a un nivel alarmante, ya lo decía el propio Lenin en su libro: “Camping por la Revolución” .

Tras estas “revueltas” de grupos de camping radicales(los cuales ya abogan por la supresión de las cabinas de ducha en los campings privados), el gabinete de crisis se reunía y una mente brillante soltaba (sin pensar mucho, y no romper los esquemas): ¡Coño! ¡Sin revolucionarios no puede haber revolución!

Primero se planteó la idea de exterminarlos a todos, o mandarlos a campos de trabajo forzado en Extremadura(concretamente en Don Benito) porque… ¿A dónde van a ir?¿A Portugal? Bueno, al parecer Merkel no les dejó seguir adelante porque mas campos de concentración echarían para atrás su proyecto del IV Reich y finalmente se opta por prohibir el nombre de Lenin, las mentes maravillosas del gabinete llegaron a la conclusión de que si no hay un nombre pegadizo, no hay revolución.

No se quedaron en prohibir llamarse Lenin, eso sería tope guay,  y los colegas del congreso no están acostumbrados, así son ellos, si no que toda la población inmigrante  procedente de sudamérica, que se nacionalice en nuestro país y que se llame Lenin deberá cambiarse de nombre. Nuestros comandos ninja,  nos indican que el gurú de Rajoy le dijo que Chávez pretendía reencarnarse y tomar el poder. Rajoy, con toda la tranquilidad se metió su dosis habitual de farlopa (invita Bárcenas que tiene que deshacerse de un dinero sospechoso) y recurrió a esta orden por miedo a las masas (de galleta) revolucionarias. Ahora entendemos por qué España siempre será el paraiso de la fiesta, la farla y los guiris etílicos, si es que con un gobierno así, no hay quien no quiera venir a reírse de ellos un ratín.

Desde la RSA lo recomendamos encarecidamente para no fallacer de malaostitis, palabra.

Si no me puedo llamar Lenin, a partir de ahora me conocerán como… ¡Doctor Maligno!

One Response to El gobierno prohíbe llamarse Lenin.

  1. SADE dice:

    Siempre se podrá poner al niño Dzerdzinsky. Incluso a lo mejor cuela Stalin. Hay margen legal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: