Contra el fascismo alemán.


Este vídeo, cortesía de los camaradas de ODC, muestra con meridiana claridad la manera de actuar contra la escoria fascista. Puede pensar la masa engañada por el sistema opresor burgués que Stalin y la URSS luchaban sólo contra el fascismo en la Gran Guerra Patria. Sin embargo, Stalin sabía muy bien la relación entre la socialdemocracia de los países de Europa Occidental y el fascismo. Como también nos dejó escrito Jorge Dimitrov, el fascismo es el brazo armado de la socialdemocracia europea de la época y esta a su vez da ligereza y hace tragables las barbaries fascistas. Durante la Segunda Guerra Mundial, el proletariado no sólo derrotó al fascismo, sino que dio un golpe sobre la mesa de la burguesía europea y les hizo temblar ante una derrota históricamente inevitable.
Prueba de ello es la postura que adoptaron las “democracias” tras el conflicto. De ver en Stalin a un falso aliado le presentaron como el tirano genocida que hoy quieren dar a conocer. Quien ellos creían no ser peligroso resultó su peor y más feroz enemigo. La muerte del camarada Stalin fue celebrada porque su influencia y su legado eran el arma más fiable del proletariado.
La traición del revisionismo echó a perder la obra marxista-leninista y dejó de ser el duro enemigo que era antes para la burguesía “demócrata”.
Tenemos el testimonio del propio Stalin sobre la estrecha relación que ambas posturas mantenían, la realidad de un amo y su matón a sueldo:
“El fascismo es la organización de combate de la burguesía que se apoya en el respaldo activo de la socialdemocracia. La socialdemocracia es objetivamente el ala moderada del fascismo. No hay bases para asumir que la organización de combate de la burguesía pueda lograr éxitos decisivos en las batallas, o en el gobierno del país, sin el apoyo activo de la socialdemocracia… Esas organizaciones no se niegan entre sí, sino que se complementan mutuamente. No son antípodas, son gemelos. El fascismo… existe para combatir la revolución proletaria.”

Stalin en Sobre la Situación Internacional (20-9-24)

Cómo veis, pese a estar escrito 15 años antes de la guerra, la postura marxista-leninista tenía bien claro que, pese al envoltorio de ambas partes, estaban de igual modo destinadas a perpetuar la opresión sobre la clase obrera.
Acabar con la lacra tanto fascista como socialdemócrata no es sino amputar las dos piernas de un mismo tirano, y ello requiere la mayor de las contundencias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: