Cumbre Social de organizaciones sindicales y sociales y su manifiesto.


Imagen

 

Este mediodía ha tenido lugar la Cumbre Social que integra a 150 organizaciones sindicales y sociales, y es impulsada por C.C.O.O., U.G.T. y U.S.O. Las reclamaciones son las de siempre y como siempre: sin perspectiva de clase. Los comandos ninja de la RSA han rescatado algunas de las reivindicaciones más populistas del manifiesto de este año y otros para sacarle toda la pus que infecta al movimiento apagafuegos estatal.

Primero: el gobierno. todos sabemos lo malvado que es el gobierno, pero repetir eso una y otra vez no va a hacer que sea más cierto. Nuestro enemigo no es el gobierno, nuestro enemigo de clase es el capitalismo. Año tras año (y podemos recurrir a manifiestos de años anteriores) hablan del mismo tema, pero en ningún momento presentan como algo que ataña a todos los proletarios del mundo el destruir el capitalismo empezando por identificarle como enemigo.

Segundo: los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. No sabemos muy bien de que os quejáis los de los sindicatos burgueses cuando muchas veces el problema de la violencia se soluciona con una pegatina vuestra en el pecho. La represión policial, así como otro tipo de represiones, es una herramienta del Estado burgués, y el propio Estado es una herramienta que una clase utiliza para reprimir a otra. No lo decimos nosotros, lo decía Lenin. La clave de la cuestión sigue estando, por tanto, en la lucha de clases que ellos tratan de apacigüar.

Tercero: referendums y parlamentarismo. De sobra sabemos que no sois, ni mucho menos, marxistas-leninistas, pero no tratéis de engañar a la clase obrera. Por mucho que intentéis calmar su despertar en la lucha de clases con promesas de que la solución a sus problemas está en el parlamentarismo y los métodos “democráticos” terminarán por darse cuenta de vuestra condición de perros de la burguesía. La clase obrera no necesita un referéndum, bastante claras están sus posiciones, lo que necesitan es un Partido que les guíe en la lucha de clases (no un sindicato).

Cuarto: la corrupción. Claro está que es un grave problema (más aún en esta parcela del globo), pero se trata de un problema derivado del sistema judicial burgués. Las premisas son claras: machacar al obrero y dejar en condenas ridículas las condenas a los políticos de los partidos burgueses.

Quinto: huelga general. Una huelga general supone un paro parcial, y si bien es un momento de lucha para el obrero, no supone tampoco esta la solución a todos sus problemas. Una huelga general no supone nada en el largo camino de la lucha de clases que debe llevar al obrero a la emancipación.

Sexto y último: la criminalización de las manifestaciones. Volvemos a preguntarnos de qué os quejáis cuando las únicas manifestaciones que gozan de una relativa buena prensa son las vuestras. Cuando os veáis criminalizados del modo que lo están los comunistas verdaderos, hablamos.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: