Carta de Manuel Arango

30 julio, 2012

 

Queridos camaradas, recibid un fuerte abrazo.

Esta vez es para informaros de la agresión sufrida por un hombre de al lado de mi pueblo, por el hecho de escribirse conmigo. Voy con esta carta a vuela pluma.

Recibí su carta hace unos 4 dias, en la que explicaba toda una serie de hechos que os transcribiré después.

Por mi parte, le escribí inmediatamente, dándole todo el apoyo y explicándole por qué le avasallaron y lo que pretendían con ello, puse a chupa de dómine a los torturadores y a sus mentores políticos. Al mismo tiempo, le animaba a denunciarlo ante el pueblo y los mineros, ante la asociación del 15-M que hay por allí y ante la prensa. Recomendándole que pasara al ataque.

En el valle ya venían ocurriendo de un tiempo a esta parte agresiones de diverso tipo, de carácter “anónimo”, y amenazas contra los más activos defensores de la minería.

Y ahora llegó la policía política contra este hombre, con lo cual bien puede estar todo relacionado.

Este chaval se llama José María Gómez Pontón, vive en Villablino, estudió periodismo; hoy estudia en la UNED y debe  hacer algunos pequeños trabajos; vive con su madre. Escribió algunos libros de contenido social y de problemáticas actuales, que no conozco, aunque hace tiempo los llevó donde mis padres. No le conozco en persona; la generación de 30 años no la conozco.

Me comenzó a escribir hace algo más de un año. Quería saber de nuestra historia, del Partido, el movimiento, los tiempos de nuestra presencia en Laciana y mi trayectoria. Todo ello a fin de preparar un texto. Le pasé las direcciones de la web para que pudiera documentarse, al mismo tiempo que trataba con él temas diversos. No está de más deciros que su interés por nosotros no pasaba del de escribir su texto, sin más relaciones.

A grandes rasgos, su nivel político y de conocimientos sobre lo sucedido en décadas se debe a lo estudiado en la universidad, más todo lo que ha traído la prensa. O sea, bastantes desconocimientos y deformaciones.

Como le decía en mi carta, escrita inmediatamente antes de ésta, lo que buscaban era amedrentarle y sacarle información (que no sabía), intimidarle para que cesara toda relación epistolar y convertirle, llegado el caso, en alguien dócil a sus intereses.

Como vereis por su texto, dice que no le van a arredrar, ni va a dejar de escribirme.

Sin más demora, voy con su texto:

“Entraron a las 3 de la mañana, violando mi domicilio sin mandato judicial alguno; registraron todos mis enseres. Me acusaron de ‘sospechoso de colaboración con organización terrorista’. Me retienen después y hablan de pruebas contra mí. Me intimidan e interrogan en un ambiente represivo delirante. También me entero que mi móvil está intervenido, y sin orden judicial

“Al final me doy cuenta que es para intimidarme, para darme un escarmiento y hacerme entender lo peligroso que es cartearme con ‘terroristas’.

“Les dije que soy escritor, y el escritor escribe. Además, yo soy una persona tranquila, que ayuda a los vecinos y a la gente;  que no tengo ninguna vinculación con el PCE(r) ni con los GRAPO.

“Nuestra correspondencia comenzó por motivos periodísticos, y como no veo ningún delito en escribirte lo voy a seguir haciendo. Todo lo he denunciado en el juzgado.

“Todo esto me ha hecho más fuerte. Bueno, estimado amigo condenado por ‘terrorismo’, se despide de ti un ‘sospechoso de terrorismo’.

“PD: Mi línea del móvil la he cortado. Las facturas de los últimos 6 meses se las he enviado al Ministerio del Interior, para que las paguen por uso ilegal de mi teléfono.”

 

Poco más. A Askatu se lo llevaron hace unos días. Por aquí las condiciones son peores que en Aranjuez, la mitad de las medicinas para mis enfermedades concretas ni existen ni existirán, fisio no hay.

Aquí os mando 2 dibujitos que he hecho de los mineros, y un texto que tenía hecho de intercambio de cartas. Para la próxima os envío la denuncia que voy a hacer a la prensa de León sobre lo ocurrido con este chaval, y también os enviaré un texto completo contra la basura de la política de reinserción, etc, sobre la cual ya he hecho bastantes cartas de denuncia y las he enviado sucesivamente, así que os enviaré ese texto completo a vosotros y a medios de prensa.

Cuidaros todos. Y mucha resistencia.

¡Por el comunismo!

 

PD: Recibo temas de la web por Elipe, y el calendario de dibujos y textos de Pedro: una maravilla.

 

 

PASAJES SOBRE LA DESCOMPOSICIÓN DEL CAPITALISMO

 

Bastantes cartas nos venimos intercambiando entre nosotros, los presos políticos comunistas, así como entre nosotros y los trabajadores que nos escriben, sobre la aceleración que viene experimentando la descomposición del sistema capitalista.

Sirva este texto, realizado a modo de síntesis, como exposición de los aspectos más destacados de esa correspondencia intercambiada.

Ciertamente, al capitalismo se le abren frentes sin cesar, no dan abasto a enfrentar los numerosos y graves problemas de todo tipo que le asedian. Ante tan negro panorama, los en otro tiempo exultantes apologistas del “capitalismo eterno”apenas aciertan a balbucear algunas promesas de salvación de su sistema. También los hay más expeditivos al reclamar la necesidad urgente de “refundar el capitalismo sobre otras bases”, ya que vienen a reconocer que el sistema capitalista “presenta cierta decadencia”. Incluso los considerados “expertos”en crisis, perdidos  en la maraña de sus erróneas concepciones y agobiados por los continuos fracasos, han buscaco nada menos que en Carlos Marx la explicación sobre las causas de sus desastres, como señalaban algunos medios de comunicación europeos; en las obras de nuestro Marx, aparte de quedar al descubierto los crímenes del capitalismo desde su génesis y mostrar la inevitabilidad de sus crisis y de su imposible solución, sólo encontrarán la sentencia de muerte histórica de su sistema.

Atrás queda como un gran fiasco histórico aquel pretendido “paseo militar” que se prometió el imperialismo después del derrumbe del famoso muro berlinés y del final del bloque socialista; todavía existen algunos ideólogos del capitalismo que no aciertan a explicarse cómo fue posible que después del derrumbe del campo socialista, la descomposición del capitalismo experimentara, precisamente una gran aceleración. Así es que no hubo tal “paseo militar”, como tampoco salió adelante aquel “nuevo orden mundial” que, proclamado en los inicios de los años 90 por los principales centros de decisión del imperialismo, pronto se convirtió en desorden mundial, en un extenso entramado de enfrentamientos de todo tipo.

En el terreno económico, todos los intentos por frenar la crisis han resultado inútiles. En el abultado basurero de sus fracasos, se encuentran: las“políticas económicas neoliberales”, la llamada “nueva economía”, la estrategia de “economías sostenibles”, algunas que otras “revoluciones tecnológicas” que habrían de actuar de “motores del crecimiento”, las “revoluciones verdes”, los“estados del bienestar de varias intensidades”, etc. Todo un guirigay de callejones sin salida. La historia del capitalismo no conoce tan elevado número de estrategias o politicas económicas puestas en marcha y fracasadas en tan corto espacio de tiempo como el transcurrido desde los años 90.

También ha saltado en pedazos, como consecuencia de las crisis de diverso tipo, de las guerras y las rivalidades y enfrentamientos interimperialistas, aquel plan planetario dirigido a convertir el mundo en una controlada y pacífica “aldea global”, mediante la estrategia de la tan traída y llevada “globalización”;aquella pretendida etapa ultraimperialista que el capitalismo pensaba alcanzar como forma de prolongar su sistema de dominación. Los planificadores del capitalismo pretendían alterar las leyes del desarrollo histórico, ignorando que la fase monopolista-imperialista, como ya señalara Lenin hace más de un siglo, es la última fase de desarrollo del capitalismo y antesala inmediata del socialismo. De ahí que la supuesta “era de la globalización”, inviable desde su nacimiento, se convirtiera en una “era del pánico”.

Así es que nos encontramos inmersos en un muy saludable caos y descomposición capitalista mundial, concentrada en todo un conjunto de crisis (políticas, económicas, sociales, etc) que afectan a la línea de flotación del sistema capitalista. Es el marco histórico de “la crisis y el derrumbe del sistema capitalista”(*), como así lo caracterizó y analizó nuestro secretario general Manuel Pérez Martínez, y en que este sistema presenta una decadencia y decrepitud clamorosas.

Es en este marco histórico de crisis irresolubles y de contradicciones desatadas, donde se han venido desarrollando tres tendencias, sobre las cuales también se ha venido tratando en nuestra correspondencia.

Por una parte, se encuentra el desarrollo de las guerras imperialistas de conquista y de saqueo contra diversos pueblos, desencadenadas por las principales potencias desde la guerra del golfo en 1990 y dirigidas a un nuevo reparto del mundo. Estas guerras imperialistas vienen a ser también una toma de posiciones de las principales potencias enfrentadas entre sí por el control de materias primas, áreas de influencia, etc. Esta toma de posiciones bien puede desembocar en el enfrentamiento militar directo entre las grandes potencias; en ese caso, el imperialismo arrastraría  a todo el planeta a una nueva guerra mundial, si antes no lo impide una extensa y poderosa contestación revolucionaria.

Por otra parte, se encuentra el acelerado desarrollo de la contrarevolución fascista y del militarismo. Esta contrarevolución fascista está dirigida a incrementar el saqueo y la explotación de los trabajadores y a convertir los estados en presidios, con el propósito de atajar toda resistencia y proceso revolucionario; al mismo tiempo, está dirigida a convertir el propio territorio en plataforma de agresión militar contra otros pueblos, lo que conlleva un proceso de militarización de los resortes fundamentales del Estado y de la sociedad. La realidad es que la escalada fascista y las agresiones militares imperialistas están interrelacionadas, forman parte de una misma estrategia.

Junto a las dos tendencias anteriores, se encuentra en desarrollo un nuevo proceso revolucionario, que se viene configurando a través de diversas formas de lucha en diversos países. Esta tendencia tuvo su base de lanzameinto después de la derrota histórica del revisionismo que conformaba la línea política oficial del conjunto del desaparecido bloque socialista. Al mismo tiempo, la resistencia obrera y popular está poniendo en graves dificultades al capitalismo: presentándole batalla tanto en las retaguardias de las principales metrópolis y en los países esclavizados por el subdesarrollo impuesto, como en los países avasallados por las intervenciones militares imperialistas. Otro rasgo importante de los tiempos que corren, es la realidad de que el “todopoderoso”imperialismo ha cosechado sonoros fracasos militares en determinados escenarios bélicos, lo que ha dejado al descubierto su vulnerabilidad.

Junto a todo lo expuesto hay que tener presente que el fascismo y las guerras imperialistas, que se inscriben dentro del agotamiento histórico del sistema capitalista, no sólo son incapaces de perpetuar este sistema, sino que, además, con sus monstruosidades de todo tipo desencadenan la resistencia cada vez más masiva y decidida y despiertan las conciencias de pueblos enteros a la necesidad imperiosa de acabar con el capitalismo. Y en el caso de la guerra imperialista, está demostrado que o bien la lucha revolucionaria impide esta guerra, o es la guerra imperialista la que desencadena la revolución. Por aquí avanza el camino hacia el futuro.

Sin embargo, los comunistas sabemos que para que los procesos revolucionarios se desarrollen hacen falta las vanguardias comunistas. Si esta es una verdad irrefutable, también lo es que sin Partido Comunista no hay revolución socialista: esta es la condición histórica imprescindible para derrotar al capitalismo e instaurar el nuevo sistema social socialista.

No cabe duda que bajo este marco histórico de acelerada descomposición del capitalismo y de creciente resistencia obrera y popular, han de surgir nuevas vanguardias comunistas. Mientras tanto, los verdaderos partidos comunistas que ya existen, forjados en la lucha más decidida, ya hace tiempo que disponen de las condiciones históricas objetivas necesarias par fortalecerse continuamente.

Avanzamos hacia la lucha de clases más extensa y encarnizada, hacia la guerra total. Lo que se confronta es el final definitivo de un sistema social, el capitalista, y el nacimiento de un nuevo sistema social, el socialista, que sólo puede implantarse sobre las cenizas del anterior.

Y, en todo caso, transcurra el tiempo que transcurra, los comunistas también sabemos que la historia lo mismo que no se la puede hacer marchar hacia atrás (hacia otras etapas ya superadas), tampoco se la puede detener, y, por tanto, el triunfo revolucionario y la implantación de un nuevo sistema social están asegurados.

Abril – 2012, Aranjuez.

(*) Obra del mismo título publicada en la colección “Templando el acero” y que se encuentra también en http: librosm-l.blogspot.com

 

¡¡¡MÁXIMA DIFUSIÓN!!!


Inspección de Trabajo

30 julio, 2012

Bueno, últimamente, y no tan últimamente, la clase obrera en el estado está a merced de los explotadores y cuenta con pocas, por no decir ninguna, oportunidades para defender lo suyo ante la arremetida del capital, que aprovecha el paro para soltarse frasecitas del tipo “si tú no quieres currar con estas condiciones paupérrimas tengo 5millones de personas que ni se lo pensarían en la cola del INEM”. Una de las pocas armas que le quedan al trabajador y a la trabajadora, legalmente hablando, para hacer respetar sus derechos, es la Inspección de Trabajo, y de ella queríamos hablar hoy para poder arrojar un poco de luz sobre esta materia.

“Obrer@ despedid@, patrón colgado”

1.- ¿Qué es la Inspección de Trabajo y Seguridad Social?

A la Inspección de Trabajo le compete de forma específica el control y vigilancia del cumplimiento de la normativa en el orden social. Esta normativa es muy amplia y comprende, entre otras materias, la referente a las relaciones laborales, la Seguridad Social, el empleo o las condiciones de seguridad y salud en el trabajo. También realiza funciones de asistencia técnica y de arbitraje, conciliación y mediación (ver apartado 27.4).

2.- ¿Quién realiza las inspecciones?

La función inspectora es desempeñada por los funcionarios del Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y por los funcionarios del Cuerpo de Subinspectores de Empleo y Seguridad Social. Sólo los primeros tienen competencias en materia de prevención de riesgos laborales y en materia de relaciones laborales.
Las Comunidades Autónomas pueden acreditar a funcionarios técnicos como colaboradores de la Inspección en materia de prevención de riesgos laborales.

3.- ¿Quién puede solicitar la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social?

Toda persona que tenga conocimiento de hechos que pudieran constituir infracciones en materia laboral, seguridad y salud laboral, Seguridad Social, empleo, etc. Es decir, pueden presentar denuncia no sólo quienes estuvieran directamente afectados por las supuestas infracciones. Igualmente, empresarios y trabajadores pueden solicitar al inspector información técnica con ocasión de la actuación inspectora.

4.- ¿Dónde y cómo se solicita la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social?

En las Inspecciones provinciales, Áreas o Dependencias Provinciales de Trabajo y Asuntos Sociales, y unidades correspondientes de las Comunidades Autónomas a través de una denuncia por escrito.
La denuncia debe contener, además de los datos de identificación del denunciante y su firma, los hechos presuntamente constitutivos de infracción, fecha y lugar en que se produjo la infracción, identificación de presuntamente responsables y demás circunstancias relevantes. Las denuncias presentadas tienen carácter confidencial.

5.- ¿Cómo se realizan las inspecciones?

Las inspecciones se realizan fundamentalmente mediante visita de inspección a los centros o lugares de trabajo, sin necesidad de aviso previo, pudiendo realizarse dichas visitas por un único funcionario o conjuntamente por varios. En algunos casos puede ser necesaria la realización de varias visitas de inspección.

La inspección también puede realizarse mediante la comparecencia de los sujetos obligados (empresarios, trabajadores o beneficiarios de las prestaciones sociales) en las oficinas de la Inspección u otra oficina pública. La comparecencia se efectúa en virtud de requerimiento efectuado por escrito por el Inspector o Subinspector encargado.
En algunos casos, las actuaciones iniciadas mediante visita de inspección han de completarse posteriormente mediante dichas comparecencias.

Las inspecciones pueden realizarse también, o completarse en algunos casos, a través del análisis de los datos y antecedentes obrantes en las Administraciones Públicas.

Los funcionarios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social reflejan sus actuaciones en el Libro de Visitas de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Dicho documento ha de estar permanentemente a disposición de los funcionarios de la Inspección de Trabajo en cada centro de trabajo, ocupe o no a trabajadores por cuenta ajena.

6.- ¿Cuáles son los centros y lugares de trabajo que pueden ser inspeccionados?

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social es responsable de la vigilancia y control del cumplimiento de normas de orden social en todos los sectores de actividad económica (industria, construcción, servicios y agricultura), exceptuándose sólo algunos establecimientos cuya vigilancia está atribuida a otros órganos de las Administraciones Públicas. Así, la actuación de la Inspección se realiza en los siguientes lugares y centros de trabajo:

Las empresas públicas o privadas.
Los vehículos y los medios de transporte en general, en los que se preste trabajo, incluidos los buques de las marinas mercante y pesquera, los aviones y aeronaves civiles, así como las instalaciones y explotaciones auxiliares o complementarias en tierra para el servicio de aquéllos.
Los puertos, aeropuertos, vehículos y puntos de salida, escala y destino, en lo relativo a los viajes de emigración.
Las entidades y empresas colaboradoras en la gestión de la Seguridad Social.
Las entidades públicas o privadas que colaboren con las distintas Administraciones públicas en materia de protección y promoción social.
Las sociedades cooperativas en relación a su constitución y funcionamiento y al cumplimiento de las normas de orden social en relación a sus socios trabajadores o socios de trabajo, y a las sociedades laborales en cuanto a su calificación como tales.

7.- ¿Cuáles son las atribuciones de los funcionarios del sistema de Inspección de Trabajo en el ejercicio de sus funciones?

Los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social y los Subinspectores de Empleo y Seguridad Social, en el ejercicio de sus funciones, están autorizados para:

Entrar libremente en cualquier momento y sin previo aviso en todo centro de trabajo, establecimiento o lugar sujeto a inspección y a permanecer en el mismo. Si el centro sometido a inspección coincidiese con el domicilio de la persona física afectada, deberán obtener su expreso consentimiento o, en su defecto, la oportuna autorización judicial.
Al efectuar una visita de inspección, deberán comunicar su presencia al empresario o a su representante o persona inspeccionada, a menos que consideren que dicha comunicación pueda perjudicar el éxito de sus funciones.

Requerir información, solo o ante testigos, al empresario o al personal de la empresa sobre cualquier asunto relativo a la aplicación de las disposiciones legales, así como a exigir la identificación, o razón de su presencia, de las personas que se encuentren en el centro de trabajo inspeccionado.
Exigir la comparecencia del empresario o de sus representantes y encargados, de los trabajadores, de los perceptores o solicitantes de prestaciones sociales y de cualesquiera sujetos incluidos en su ámbito de actuación, en el centro inspeccionado o en las oficinas públicas designadas por el Inspector o Subinspector actuante.
Examinar en el centro de trabajo la documentación y los libros de la empresa con trascendencia en la verificación del cumplimiento de la legislación del orden social competencia del Inspector o Subinspector actuante. Dichos funcionarios podrán requerir la presentación de dicha documentación en las oficinas públicas correspondientes.
Adoptar, en cualquier momento del desarrollo de sus actuaciones, las medidas cautelares que estimen oportunas y sean proporcionadas al fin que se persiga, para impedir la destrucción, desaparición o alteración de la documentación mencionada en el apartado anterior, siempre que no cause perjuicio de difícil o imposible reparación a los sujetos responsables o implique violación de derechos.
Los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social están autorizados además para:

Hacerse acompañar en las visitas de inspección por los trabajadores, sus representantes y por los peritos y técnicos de la empresa o habilitados oficialmente que estimen necesario para el mejor desarrollo de la función inspectora.
Tomar o sacar muestras de sustancias y materiales utilizados o manipulados en el establecimiento, realizar mediciones, obtener fotografías, vídeos, grabación de imágenes, levantar croquis y planos, siempre que se notifique al empresario o a su representante, así como obtener copias y extractos de los documentos que se indican en el punto anterior.

Para el desarrollo de las funciones inspectoras, los Inspectores y Subinspectores podrán solicitar la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

8.- ¿Qué medidas puede adoptar la Inspección de Trabajo y Seguridad Social?

Si como resultado de las comprobaciones realizadas se constatasen incumplimientos de la normativa en el orden social, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social podrá adoptar las siguientes medidas: Advertir y requerir al sujeto responsable, en vez de iniciar un procedimiento sancionador, cuando las circunstancias del caso así lo aconsejen, y siempre que no se deriven daños ni perjuicios directos a los trabajadores.
Ordenar la paralización inmediata de trabajos o tareas por inobservancia de la normativa sobre prevención de riesgos laborales, de concurrir riesgo grave e inminente para la seguridad y salud de los trabajadores.
Requerir al sujeto responsable para que, en el plazo que se le señale, subsane las deficiencias constatadas, incluidas las que sean precisas en las instalaciones o métodos de trabajo, a fin de garantizar la seguridad y salud laboral de los trabajadores.
Iniciar el procedimiento sancionador mediante la extensión de actas de infracción por los incumplimientos comprobados o por producirse obstrucción a la labor inspectora, o requiriendo a las Administraciones públicas por incumplimiento de disposiciones relativas a la salud o seguridad del personal civil a su servicio.
Iniciar el procedimiento liquidatorio: mediante la extensión de actas de liquidación en el caso de que se constataran deudas en la cotización a la Seguridad Social o respecto de los demás conceptos que se recaudan conjuntamente.
Promover la adecuada inclusión de empresas y trabajadores en el régimen de la Seguridad Social que les corresponda.
Instar del correspondiente organismo la suspensión o cese en la percepción de prestaciones sociales, si se constatase su obtención o disfrute indebido, proponiendo en su caso la devolución de lo indebidamente percibido en prestaciones o ayudas.
Comunicar al Ministerio Fiscal los hechos constatados si se apreciase la comisión de delito.
Proponer la formulación de demandas de oficio ante la Jurisdicción de lo Social en los supuestos previstos en la Ley.
Cuantas otras medidas se deriven de la legislación en vigor.

9.- ¿Qué otras funciones desempeña la Inspección de Trabajo y Seguridad Social?

Además de la vigilancia y control del cumplimiento de la normativa en el orden social, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social desarrolla las siguientes funciones:

Funciones de asistencia técnica:

Facilitar información técnica a empresas y trabajadores, con ocasión del ejercicio de la función inspectora.
Prestar asistencia técnica a entidades y organismos de la Seguridad Social, cuando les sea solicitada.
Informar, asistir y colaborar con otros órganos de las Administraciones públicas respecto a la aplicación de normas de orden social, o a la vigilancia y control de ayudas y subvenciones públicas.
Emitir los informes que les sean solicitados por los órganos judiciales competentes, en el ámbito de las funciones y competencias inspectoras cuando así lo establezca una norma legal.

¡¡¡NI UN RESPIRO AL EXPLOTADOR!!!

¡¡¡TU ENEMIGO ES EL PATRÓN!!!


Primer Día de JJOO, Primer Lío

28 julio, 2012

Era el primer día de los JJOO de Londres. Era el primer partido de fútbol de selecciones femeninas entre Colombia y la RPDC. Era el primer partido en el estadio Hampden Park. Y también fue el primer fallo garrafal de la organización.

Resulta que cuando estaban siendo presentadas las jugadoras en el video marcador del estadio, éstas salían proyectadas con la bandera de Corea del Sur al lado de sus fotografías.

Como es normal, las jugadoras se negaron a jugar el partido hasta que tamaño error fuese subsanado. El Comité Organizador de los Juegos de Londres (LOCOG) se ha disculpado por confundir la bandera de Corea del Norte con la de Corea del Sur.

“Claramente, fue un error, le pediremos disculpas al equipo y al comité olímpico nacional y se tomarán las medidas para asegurar que esto no vuelva a ocurrir”, dice en un comunicado el LOCOG.

Todo esto conllevó un retraso de 65 minutos hasta que se reanudó el partido con normalidad y en los video marcadores salían las jugadoras norcoreanas junto a su bandera.

Pero claro, ¿qué tendrá de fallo y qué tendrá de tocamiento de cojones, o en este caso, de ovarios a las jugadoras norcoreanas? Tanto dinero, tanta inversión, tanta publicidad…¿para hacer un espantoso ridículo? ¿Hay algún interés más que el de herir el orgullo nacional de un equipo de fútbol femenino con la excusa de que son comunistas malvados? ¿Se trata de otra muestra más de la sobrada anglosajona; todos debemos aprender inglés pero a ellxs se la suda saber qué bandera es de qué país? ¿No saben que las relaciones entre el Norte de Corea y el Sur brillan por su ausencia casi desde 1950? Luego tendrán la desfachatez los politicuchos británicos de turno de hablar, en nombre de la democracia y el libre mercado, de la unificación de la península de Corea.

Por cierto, las norcoreanas ganaron por 2 a 0 a Colombia.
¡¡¡VIVA LA SELECCIÓN DE FÚTBOL FEMENINO DE LA RPDC!!!


Fidel Sobre el Deporte

27 julio, 2012

“ El deporte no es en nuestra concepción un instrumento más del mercado, un medio de vida de los jóvenes en vez del estudio y el trabajo, ni de lucro de promotores, agentes y toda la fauna de parásitos que se alimentan del esfuerzo del atleta; no es negocio turbio y caldo de cultivo de la droga y la utilización de sustancias ilícitas y dañinas para la salud del deportista. Nos hemos opuesto y nos seguimos oponiendo a esa concepción mercantilista del deporte…”

Fidel Castro


FARC-EP Sobre los Indígenas del Cauca

27 julio, 2012

 

Compañeros: ASOCIACIÓN DE CABILDOS INDÍGENAS CXHAB WALA KIWE(DEL NORTE DEL CAUCA) Montañas del departamento del Cauca.
Apreciados compatriotas:
He tenido conocimiento de la comunicación recientemente dirigida por Ustedes, la cual cuidé de leer con sumo respeto y atención. Con la misma claridad y franqueza con que su Asociación expresa su pensamientoy propósitos, procedo a responder sus inquietudes en mi condición de Comandante del Estado Mayor Central de las FARC-EP, organización que como ustedes conocen, nació en 1964 a la vida política colombiana como expresión de la resistencia popular a la guerra, y se acerca a cumplir cincuenta años de lucha indeclinable por la paz.
Que ustedes expresen con tanto fervor su anhelo por la paz, confirma nuestra convicción de que las grandes mayorías colombianas claman en las cuatro esquinas del país por ese preciado bien. La guerra civil colombiana no ha sido una decisión del pueblo de este país, sino una imposición de sus clases pudientes dominantes. Es natural que el pueblo que la sufre la rechace con ahínco. Nosotros somos los primeros. Por eso la combatimos en todas las formas posibles.
Es un hecho reconocido por numerosos estudiosos de la realidad colombiana, que la guerra en nuestro país responde a un modelo de acumulación de capital. El despojo de la propiedad rural y su concentración en cada vez más pocas manos, ha coincidido de manera asombrosa con las sucesivas agresiones contra las zonas agrarias por parte de las fuerzas oficiales y paraoficiales. Pretextos para ellas nunca han faltado. Las FARC no estamos integradas por soldados pagos ni conscriptos, sino por gente sencilla del pueblo de Colombia que se ha levantado a la resistencia. Campesinos, indígenas, negros y mestizos que decidimos enfrentar con las armas la agresión.
Es absolutamente cierto que el despojo contra los indígenas americanos lleva más de cinco siglos. Razón de más para luchar por su justa reivindicación. Compartimos completamente todas las aspiraciones de las comunidades indígenas y de hecho las estamos apoyando al riesgo de nuestra propia vida. Pero la fuerza de los hechos históricos impone también que los indígenas no son las únicas comunidades violentadas y perseguidas en Colombia.
A veces parece desprenderse de sus sinceras alegaciones, que las comunidades indígenas sólo miran por ellas mismas, desconociendo la suerte de los demás desposeídos y perseguidos de Colombia, que suman por lo menos treinta millones de compatriotas. El grave conflicto colombiano no puede ser solucionado sólo para las comunidades indígenas, simplemente porque ustedes hacen parte de Colombia, habitan en territorios codiciados por los mismos terratenientes e inversionistas que despojan a colonos, mineros, trabajadores y demás sectores explotados.
Con todo el respeto y la consideración que merecen, me permito expresarles que no es aislándose del resto de colombianos que claman fervientemente por la paz y la justicia social, como van a lograr conquistar sus viejos anhelos. El Ejército colombiano no sólo ocupa resguardos indígenas, sino que cumple su labor predadora por todo el territorio nacional. Su misión es prestar seguridad a inversionistas, empresarios y terratenientes nacionales o del extranjero, al precio de aplastar cualquier oposición al modelo de saqueo y empobrecimiento que defienden.
Nosotros no sólo creemos que el Ejército debe salir de las comunidades indígenas, sino de todo el campo colombiano. Su misión natural es guarnecer las fronteras en defensa de la soberanía nacional, pero las clases dominantes lo han convertido en una máquina al servicio de poderosos intereses extranjeros, dirigida directamente por generales norteamericanos.
El reconocimiento de la autonomía y la autoridad de las comunidades indígenas no nos hace ciegos ante la suma de intereses que llegan a ellas. Si los conquistadores españoles se valieron de la Iglesia, los halagos personales y hasta de la corrupción de muchos caciques como mecanismos de avanzada para su presencia expoliadora, sabemos que igual sucede hoy con diversas organizaciones de rostro humanitario, benefactor o clientelista. Fenómenos así minan la credibilidad de muchos liderazgos en la propia base indígena y descomponen su organización.
Sentimos sincero respeto por su oposición al empleo de la violencia como mecanismo de lucha. En una humanidad civilizada, ajena a los intereses de clase, seguramente que tal pretensión será generalizada. Por eso luchamos. Pero no es menos cierto que las realidades de Colombia, gobernada secularmente por una casta violenta y agresora, terminaron por producir la respuesta digna de los de abajo. Y esa también es una forma respetable de lucha, que no puede ser condenada por principio sin borrar de un plumazo la historia y rozar los límites de la utopía.
Como se infiere de su aspiración de poder desarrollar un proyecto de vida, sin que cambien las condiciones económicas, políticas, sociales y culturales que dominan el resto del país. El problema de ustedes no puede ser examinado a la simple luz de la no presencia del Ejército o la guerrilla en los resguardos, porque como dice Santos, el Ejército jamás va a abandonar sus bases. Porque su presencia encarna un modelo de dominación nacional, continental, de aspiraciones mundiales. Lo que hay que derrotar es ese modelo, y para ello hay que comenzar por el cambio del régimen.
Esa es nuestra lucha y la de millones de colombianos que estamos seguros los apoyan en este momento, los cuales verían fortalecidas sus aspiraciones si ustedes también apoyaran sus reivindicaciones. El asunto en la hora es unir fuerzas, no separarlas.
Las guerras son cruentas, más las que enfrentan a los pueblos con regímenes terroristas al servicio de potencias imperiales. Toda la maquinaria militar, económica, ideológica y política es puesta en juego por estos últimos en aras de su victoria. Ella incluye la propaganda negra, los infundios y provocaciones más groseras. Nosotros más que nadie somos víctimas de todo eso junto.
Si a nuestra gente llegan muchachos indígenas sanos, desesperados por la miseria en que crecieron, ansiosos por luchar para mejorar la suerte de su pueblo, no los rechazamos. No podemos, así es la lucha. Igual sucede con campesinos, mineros, obreros, estudiantes y toda la juventud colombiana que decide unirse a la lucha. Las normas del Derecho Humanitario que ustedes citan prohíben ubicar bases y cuarteles de guerra en medio de la población. Nosotros jamás lo hacemos, ustedes saben que la tropa sí, y de manera permanente y dolosa.
Ustedes exigen que no empleemos nuestras armas con riesgo para la población civil. Nosotros somos población civil a la que la violencia estatal y paramilitar obligó a alzarse. Jamás podríamos tener en la mente la idea de afectar gente inocente. En eso compartimos por completo su reclamo con plena disposición a evitar que ocurra. ¿Pero qué hacer con las fuerzas terroristas de ocupación? Consideramos válidos y legítimos los heroicos esfuerzos que ustedes cumplen hoy.
Si en Colombia cesan las operaciones militares, los bombardeos y ametrallamientos, los desplazamientos forzados, el despojo de la tierra, los crímenes contra el pueblo y la impunidad, con toda seguridad que no tendrá sentido la existencia de las guerrillas. Si el Ejército, la Policía y los paramilitares salen del Cauca, si termina su guerra contra indígenas, campesinos, mineros y pueblo en general, nosotros no tendremos problemas para salir también.
En toda Colombia crece un ruidoso clamor por la paz. Por una salida política a la confrontación. Esa ha sido entre todas la más vieja de nuestras banderas. Es el régimen el que jamás se ha aprestado a poner fin a su predilección por la violencia. Es a él al que hay que obligar a abrir un diálogo. Ustedes, que hoy más que nunca sufren el estilo característico de responder en Colombia a las aspiraciones de paz, son bienvenidos sin duda al trabajo por ella. Con su presencia combativa estaremos mucho más cerca de ella.
Reciban todos mi afectuoso abrazo, que es el de todas las FARC-EP, el de todo el pueblo colombiano que los admira, aplaude y respalda.
Timoleón Jiménez,
Comandante del Estado Mayor Central de las FARC-EPMontañas de Colombia, 20 de Julio de 2012.


Entrevista al Historiador Paul Preston

27 julio, 2012

Visto en: http://www.revistavanityfair.es/articulos/entrevista-a-paul-preston/16779#.UBHUld6zvW8.facebook

Pozos de Caudé, Mayo de 2006

 

Paul Preston (Liverpool, 1946) no es un hombre simpático. Posiblemente, tampoco le hace falta. En su currículo figuran los títulos de doctor en Historia por la Universidad de Oxford, catedrático de Historia Contemporánea Española y director del Centro Cañada Blanch para el Estudio de la España Contemporánea en la London School of Economics británica. Entre los premios que ha recibido, brilla especialmente el Príncipe de Asturias de Historia Contemporánea, compartiendo espacio con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y la Encomienda de la Orden del Mérito Civil. Con Hugh Thomas e Ian Gibson, forma la consabida tríada de hispanistas británicos que tanto incomodan a ciertos sectores poco partidarios de revisar nuestra Historia más reciente. Con todo ello en mi conciencia y sorteando los canales habituales de prensa, me atrevo a abordarlo en un acto promocional. Está firmando ‘El holocausto español’ (Debate) en La Casa del Libro. A pesar del asalto y quizá porque en cuanto aparece un lector con su obra en la mano para que se la firme, me hago a un lado, Mr. Preston acepta atenderme. No obstante, me recordará socarrón varias veces las fórmulas de salvoconducto “seré breve” y “ya para terminar” que utilizaré al principio y al fin de la entrevista.

 

– ¿No teme que le digan que el término holocausto va demasiado lejos?

No hago comparaciones. Uso una palabra que está perfectamente justificada para lo que pasó en España: murieron medio millón de personas. No hay comparación con lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial porque, de hecho, ocurrieron cosas similares en casi todos los países ocupados. Evidentemente no es lo mismo pero yo sostengo es que el holocausto español es el comienzo de un proceso. Implícita en tu pregunta está la idea de que los judíos tienen el monopolio de esta palabra.

 

– Al menos, la escrita con H mayúscula.

Yo creo que tú lo crees. Pero no es el caso. Se trata de una palabra que en sus orígenes quiere decir sacrificio quemado, pero al llegar al siglo XIV se utiliza en todos los idiomas europeos para significar una gran masacre. Aplicarlo a lo que les sucedió a los judíos empezó hacia los años 50, no durante. Después ha habido una polémica masiva con cientos de libros y miles de artículos sobre si es lícito el monopolio de esa palabra. La gran mayoría de intelectuales judíos creen que es mejor no usar holocausto por sus orígenes y prefieren la hebrea ‘shoah’, que significa calamidad o catástrofe. Y ahora vuelvo a las críticas: he recibido dos, en privado, de dos locos. El primero me llamó neonazi por utilizar esa palabra en el título y el segundo me acusó de poner en cuestión la legitimidad del estado de Israel. Los dos sin leer el libro. Otros me critican diciendo que no se pueden comparar las dos cosas. Pero no lo hago. Escogí una palabra que expresase mi indignación por lo que ocurrió.


– ¿Mataron de formas distintas cada uno de los dos bandos?

Hay dos grandes diferencias. La cuantitativa en primer lugar. Sabemos casi a ciencia cierta que los muertos en la retaguardia republicana fueron unos 50.000, ya que los republicanos trataron de identificar a todos. En el otro lado ha sido mucho más difícil por muchas razones, por ejemplo, porque muchos murieron lejos de sus casas, huyeron de las columnas africanas y desaparecieron sin papeles, por el esfuerzo en los últimos años del franquismo en destrozar documentación y que hay partes de España, sobre todo en Castilla, donde no se ha investigado por falta de apoyo a la búsqueda. Esos datos los han recabado historiadores privados y sin fondos. Aun con todas esas dificultades, tenemos 130.000 nombres. Extrapolándolo a los lugares donde no ha habido investigación o solo ha sido parcial, creo que 150.000 es una estimación conservadora. Puede decirse, por tanto, que a manos de los franquistas murieron tres veces más personas. En segundo lugar, la cualitativa: las matanzas en la zona rebelde están apoyadas por las autoridades, mientras que en la zona republicana fueron en contra de las autoridades. Además, los franquistas tienen un plan previo de exterminio; el único equivalente en el otro lado son ciertos anarquistas que pensaban que para crear un nuevo mundo, había que hacer tabla rasa de todo lo anterior. Pero fue siempre con la oposición de las autoridades republicanas.

 

– ¿Y respecto a otro tipo de abusos?

En el trato de las mujeres hay una diferencia notable. Había una política deliberada en los rebeldes militares de violaciones masivas. En la parte republicana era al revés, la II República venía de darle a la mujer unos derechos que no había tenido nunca antes. Para las columnas africanas de Franco era parte del pago: al entrar en los pueblos se les daba, según los oficiales, tres horas, seis horas… para hacer lo que quisieran. También había una justificación ideológica, un rechazo a la idea de la liberación de la mujer que trajo la II República y entender que todas las republicanas eran putas. Basta con escuchar las alocuciones radiofónicas de Queipo de Llano diciendo que nuestros legionarios son hombres de verdad y que esas zorras se van a enterar.

 

– ¿Hay homólogos españoles de los Himmler, Goering y Gobbles alemanes?

El exterminio en España era menos científico. Se podría hacer un paralelismo con cómo estaba de desarrollada la industria española y la alemana. Había gente cruel y enloquecida como Queipo de Llano, que era un monstruo, o el jefe de los servicios psiquiátricos del ejército de Franco, el coronel Antonio Vallejo-Nágera, que organizó experimentos con las presas para ver cómo extirpar el gen rojo. No con cirugía, sino apartando los bebés de las madres y haciendo cosas así. Ese coronel se alimentaba de las teorías eugenésicas alemanas.

– ¿Por qué esas matanzas de eclesiásticos en las zonas republicanas? ¿Tanto era el odio acumulado contra la Iglesia?

Yo creo que sí. Durante mucho tiempo hubo en España una injusticia social tremenda y sobre todo en el sur, donde había un hambre africana. Salvo algunas excepciones el clero lo justificaba diciendo que era decisión de Dios y debía soportarse con resignación. Al justificar la injusticia, para algunos los sacerdotes se convertían en culpables de ella. También hubo elementos criminales que aprovecharon las circunstancias. Cuando desaparecen las barreras del comportamiento civilizado, bien porque se colapsan las estructuras de orden público o porque está alentado por las autoridades, hay instintos criminales que aprovechan la oportunidad y eso sucede en ambos lados. El dolor de las víctimas es igual también en los dos lados. Y todo ello es parte del mismo holocausto.

 

– ¿A quién va a molestar especialmente su libro?

Yo espero que no moleste a nadie. Como historiador, mi deber es intentar contar lo que pasó. Sí tenía una esperanza, no sé si vana, de que al hacer un estudio cubriendo ambos bandos, quizá pudiera servir como elemento de reconciliación para diluir de alguna forma el resentimiento. Pero hay extremistas, particularmente de ultraderecha, que lo niegan todo. No obstante, hasta ahora ha habido unas 500 críticas y artículos sobre el libro en medios de papel y digitales y, por suerte, el 80% ha sido no solo positivo sino incluso elogioso.  También he recibido mails y comentarios en Facebook agradeciéndome el trabajo.

 

– ¿Cree que aún hay dos Españas, que aquellas heridas no están curadas?

Vivimos a dos niveles. La gran mayoría de la gente no piensa en la Guerra Civil sino en llegar a fin de mes, alimentar a los suyos y conseguirles una buena educación. Pero leyendo los periódicos, hay según qué cosas que siguen siendo noticia y en cierta medida, se sigue luchando la Guerra Civil en el papel. Durante 40 años de franquismo, con un dominio total de los medios de comunicación del sistema educativo, hubo un lavado de cerebro nacional. Al llegar la democracia, lógicamente, no se hizo un contralavado y existe un franquismo sociológico. De todas formas, no creo que sea correcto decir que hay un país enfrentado, solo que hay quien se ha alimentado con ese lavado de cerebro y los que no.

 

– Para terminar, ya que tengo delante a uno de los mayores hispanistas de la historia, permítame preguntarle qué opinión le merecen las disculpas del Rey por su cacería en Botsuana.

‘No comment’. Solo le contestaré que soy un gran amante de los elefantes.

 

NO SE PUEDEN REABRIR HERIDAS QUE NUNCA SANARON


La Republicana Prohibida y Sancionada

26 julio, 2012

 

A la presa política del PCE(r) Carmen Muñoz Martínez, el día 25 de junio le cachearon la celda en la prisión de Córdoba. Como botín de guerra le requisan y catalogan como prohibido un abanico que tenía pintada la bandera republicana con una estrella roja de cinco puntas.

El 27, la dirección de la cárcel le notifica que dicha bandera republicana le supone una FALTA GRAVE por “Lemas y anagramas utilizados por la organización terrorista GRAPO y su entorno”.

 

La “Motivación” expuesta por Seguridad, aún de absurda, es la habitual, la copia una de otra, ¡un copia y pega!, les requisen una carta, un abanico, una foto, un panfletillo antifa o lo que “evidencie ejercer una influencia nociva sobre la presa”.

Reprimen la libertad de expresión hasta estos extremos absurdos; mienten, pues la bandera republicana con estrella es usada hoy en día por muchos colectivos republicanos, organizaciones comunistas, antifascistas, vecinos protestando, o que en la pasada huelga o en las actuales manifestaciones se estén viendo miles en todo el Estado español. ¿Todos ellos están “siendo utilizados por los GRAPO y su entorno”?.

 

La Ley de Partidos permite aberración total e impune, para que por ejemplo en este refrito acusatorio sea posible que “GRAPO-PCE(r)-SRI-CNA-ALA-bandera republicana con estrella…” sea lo mismo.

Este nimio ejemplo, que supondrá para Carmela, tras llevar 28 años presa política, 4 detenciones, ser torturada y con cáncer de pecho… otros numerosos días de castigo con “privación de los paseos y actos recreativos”, es un claro indicativo de la vulneración absoluta de todos los derechos humanos dignos que tendrían que garantizar a sus presas y presos políticos.

No les dejan escribir salvo 2 cartas semanales. 40 minutos semanales de teléfono, de 5 en 5 minutos. Grabación y control total de sus comunicaciones y visitas. Prohibición de multitud de objetos, desde libros, documentos o estudios sin depósito legal, cacheos y cambios constantes de celda, hasta sanciones por un símbolo compartido por miles de republicanos.

¡¡¡PRES@S POLÍTICOS LIBERTAD!!!