Sobre el Ministerio de Exteriores Alemán

31 octubre, 2010

  Todos sabemos que muchos nazis lograron escapar al cerco aliado, tanto en el este como en el oeste, y no sólo escaparon hacia el sur de América, como dice la vox populi normalmente. Que también, pero no sólo allí. Muchos fueron contratados por los EEUU después de hacerse con innumerables documentos secretos, para que siguieran sus investigaciones en suelo yanki y financiados con dinero yanki. Otra inmensa mayoría de dirigentes nazis se quedó en la RFA entonando hipócritas cantos a la libertad y la democracia en contra del criminal socialismo.

Nazis al servicio de los yankis en Fort Bliss

Pues bien, el jueves pasado fue publicado un informe que solo puede ser calificado de “durísimo”, en el que se afirma que el Ministerio de Exteriores Alemán fue “una organización criminal”y que “participó en todas las medidas de persecución, privación de derechos, expulsión y aniquilamiento de los judíos” así como “después de la guerra organizó de forma sistemática la huida de los mandos nazis a países en los que tenían garantías de no ser sometidos a juicio”. Asimismo se afirma que todos los funcionarios que llevaron a cabo tales acciones siguieron desempeñando su carrera sin ninguna interrupción después de 1945. Tócate los cojones.

Joschka Fischer, otrora Ministro de Exteriores Alemán

Este trabajo ha sido llevado a cabo por el que fuera ministro de Exteriores en 2005, Joshcka Fischer, tras haberse encontrado con una carta de una agente de la GESTAPO, que no llegó a entender del todo debido a las palabras en clave, pero que olió que no podía ser nada bueno. Buscó ayuda y todas las puertas se le cerraron en las mismas narices, pero lejos de amilanarse reunió una comisión de historiadores independientes que han estado mirando debajo de la alfombra toda esta mierda de la que hablamos hasta llegar al citado informe de nada más y nada menos que 900 páginas y por título “La Administración”.

Entre muchísimas otras cosas que recoge el informe, se incluye una carta firmada por el tristemente famoso Reynhard Heydrich, número dos de las SS, donde informa al Ministerio de Exteriores sobre la famosa Conferencia de Wannsee y la luz verde que se le da a la “solución final”.

Del informe se deduce que el citado Ministerio tuvo un papel bastante activo en el genocidio, que respaldó la política de agresión de su gobierno y que tras 1945 se ocupó de buscar un final feliz para los líderes nazis centralizando la protección de estos criminales, falsificando documentos y negociando su acogida en países americanos y bálticos.

También se deduce que los aliados anglosajones pudieron haber hecho la vista gorda y que muchos nazis fueron acogidos en España, aunque no se sabe si se trata de casos aislados o de un refugio masivo.

 FASCISMO NUNCA MAS


El Ejemplo del Camarada Arenas

31 octubre, 2010

El presidente de la Sala de lo Penal, el “señor” don Javier Gómez Bermúdez ha sido el protagonista al final de la vista en la que se juzga a los camaradas Manuel Pérez y María Victoria Gómez Méndez por la supuesta colocación de artefactos explosivos en 1998 en delegaciones del Ministerio de Economía y Hacienda, con dos cojones. Es por esto que se piden 12 años, que en todo caso deberían ser sumados a la ristra ya de años que llevan secuestrados. Y explicamos el porqué de su protagonismo. El señor juez ordenó que se sentase en el banco de los acusados en un lugar más alejado después de que el camarada profiriese las siguientes palabras cargadas de razón:

“Ya ha llegado el momento de poner fin a esta farsa y declarar que nuestro partido es objeto de la represión de tipo fascista”.

Es entonces cuando el camarada Arenas, puño en alto y de pie, comienza a entonar las primeras estrofas de la Internacional. A esto el juez responde con la expulsión del camarada de la sala, aunque no pudo impedir que la veintena de amigos y familiares de los presos allí presentes siguieran coreándola, de pie y puño en alto.

CAMARADA ARENAS, CAMARADA MARIA VICTORIA, LIBERTAD!!!


Comuna Carlos Marx – Vida en la Cárcel

31 octubre, 2010

Os dejamos aqui un video-documental sobre la vida en la Comuna Carlos Marx, de los presos políticos del GRAPO, en el que podemos ver su dia a dia, sus trabajos, sus lecturas, sus inquietudes…En palabras de Josefina García Aramburu en una entrevista(https://rsamadrid.wordpress.com/2010/09/30/entrevista-a-j…arcia-aramburu/) que reprodujimos aquí hace poco:

 “Primero viví la experiencia de la Comuna, algo “muy peligroso”, porque nos permitía estudiar, hacer trabajos manuales para no depender de nuestras familias, comunicar con más frecuencia (se organizaban autobuses)…Como digo, era muy peligroso, así que cortaron por lo sano y nos dispersaron, lo más alejados posible de nuestros familiares y amigos.”

LIBERTAD PRESOS POLÍTICOS


Seguís Dando Pena

28 octubre, 2010

Bueno, otrora nos pasó con otro blog, que nos dedicaron una entrada, y quisimos darle replica y dejar zanjado el tema sin convertir esto en una guerra entre blogs, porque tenemos cosas mas importantes que hacer como intentar dar palmas con las orejas. Así que sin ánimo de caer en el mismo error, queremos contestar a  www.tribunadeeuropa.com/?p=4331. () O quizás no contestar, sino, dar nuestra versión. Y ahí lo dejaremos.

Si, dais pena, pena vosotros y lo que tienen que soportar vuestras familias.
Esto es harto absurdo. Es el típico insulto insulso que sueltan los quinceañeros pajeros por Internet. Así que pasaremos al siguiente punto, que lo creáis o no, está mejor argumentado-¿Cómo contestamos a esto? ¿Nos rebajamos a vuestro nivel y os decimos que vuestras madres son unas gordas? Por favor…

Dais pena cuando hacéis boicot de propuestas sociales donde se exige que no se amplíe la edad de jubilación.
Nosotrxs no “hacemos boicot a propuestas sociales que exigen la no ampliación de la jubilación”. Arrancamos un cartel de un grupúsculo filo fascista que mancilla la palabra “socialismo”cada dos por tres anuncie lo que anuncie. Si tan solidarios sois, no os quedéis con la edad de la jubilación, sino con la lucha de una sociedad igualitaria sin clases, evitar 950 millones de hambrientos en el mundo tengan la piel del color que la tengan, impedir que siga habiendo mas de 4mil millones de pobres, que casi la mitad de la población mundial no tenga acceso a agua potable, que casi 4mil millones de adultos sean analfabetos…En resumen, que dejéis de miraros el ombligo.

Dais pena cuando jodéis un cartel donde se hace protesta de los 9 millones de pobres que existen en nuestra tierra, tal vez si fueran de Camerún los pegaríais con gusto
Que pesadilla con “nuestra tierra”. Chovinistas enfermos. ¿Y qué es esa mala broma de Camerún? Pues os decimos, que tal vez vosotros, a la gente de Camerún, la pegaríais con gusto.

Dais pena cuando arrancáis propaganda donde se rechaza el rescate de la banca.
Arrancamos propaganda demagógica, falaz y cuya única misión es confundir a la masa obrera de “nuestra tierra”. Y volvéis con la demagogia. Habláis de “nuestra tierra” como si fuera el centro del universo, y no os dais cuenta, en parte por egoísmo y en parte por incapacidad, de que el problema trasciende fronteras, y que la solución ha de buscarse a otra escala.Con la conquista del estado socialista y la eliminación de su lacayo más afín,vosotros: los fascistas. Mientras unos lo hacemos, vosotros seguid con lo de “vascongadas españolas”

Dais pena cuando restáis voz a la protesta de la congelación de las pensiones de nuestros mayores o gente enferma y que no les es posible trabajar.
Esto suponemos que lo decís por vosotros, queremos decir. Que eso de que restamos voz, lo decís porque os la restamos a vosotros. Y sois 4 gatos,casposos y enfermizos…Restar restar, lo que se dice restar…

Dais pena cuando os resbala que se embarguen viviendas familiares, porque cuando hacéis boicot de la protesta por ello, indirectamente estáis apoyando que se eche a la calle a la familia que no puede pagar y así, alimentando a la banca
Si, si. Es mas, a veces vamos al Banco de España con botellitas de agua y sándwiches mixtos para que los pobres hagan un parón entre tanto estrés. Somos parte del problema, esta claro.

Dais pena cuando os la soplan 5 millones de parados, salvo que el amo sindical mamporrero os diga que debéis salir a incendiar contenedores.
Aquí pecas, querida amiga, de atrevida, pues al no conocernos, y pensar que debido a un absurdo estereotipo nos conoces mejor que nosotrxs mismos, dices que nos la soplan los 5 millones de parados (creemos que son algo menos, y además el 5 tiene mala rima). Lo del contenedor lo sueltas como con rencor…¿Te falta algún cubo de basura de la puerta de casa?

Dais pena cuando aparecéis tirados en la calle drogados o borrachos, o cuando hacéis vuestras necesidades donde, a la mañana siguiente, van a pasar niños para ir a clase.
¡Dios! Somos como Satanás en la tierra. El demonio, la maldad. Bebemos alcohol y en San Fermines dormimos en parques. ¡Quién podrá salvar nuestras ánimas! Y ¿por qué? ¿por qué sentimos ese irrefrenable impulso de hacer de vientre en las aceras por donde tan solo unos minutos después van a pasar niños para ir a clase? ¿POR QUE?

Dais pena cuando habláis de libertades mientras se os traba la lengua por el efecto del consumo de drogas
Con tanta acusación estamos empezando a pensar que lo mismo algún día te has venido de farra con nosotrxs. Jum…De todas maneras, quien este libre de pecado que tire la primera piedra, que vais los de derechas de straight edge, y luego os mola el white power por la nariz cosa mala.

Dais pena cuando usáis ropas de marca y de anticapitalismo.
Pero vamos a ver. ¿De qué marcas hablas? Hay unas zapas de mercadillo, muy guapas, parecidas a las ADIDAS, pero con 4 rayas. Le quitas una, y listo, das todo el pego a un precio cómodo. No obstante, tu comentario “usáis ropa de marca” nos hace pensar que quizás vosotros compréis todo, absolutamente todo, en un mercadillo. Os honra.

Dais pena cuando se os ve salir de cualquier banco, acompañados de vuestro papá trajeado y maletín en mano
Más cosas de pajero adolescente por Internet. Ahora es cuando te decimos que tu madre es una puta alcohólica y bla bla bla. Es que es alucinante.

Dais pena cuando organizáis actos contra la libertad de otros, cuando negáis la expresión de pensamiento a otros, cuando acalláis o pretendéis acallar por medio de la violencia las voces disidentes a la vuestra.
Esto daría para un debate enorme. Pero vamos, resumiendo. Que si lo decís por vosotros, o vuestros compañeros de la derecha, pues hombre…vamos a ser sinceros. A la violencia se responde con violencia. De lo contrario, esto seria el paraíso…

Dais pena cuando parasitáis del Estado, es decir, vivís a costa del bolsillo de todos los ciudadanos, que si contribuimos
Pero que sabrás tú. Si por tu verborrea infantiloide es muy probable que cuando muchos de nosotros compaginábamos trabajo y estudios hace años, tu abuela todavía no conocía a tu abuelo.

Dais pena, cuando vuestros guías son perros fieles del sistema, bien integrados, amasados y alimentados
Está claro. Somos nosotrxs los que aparecemos en manifestaciones con cascos de motocicleta de la policía nazional. Somos nosotros los guardias civiles que asesinamos inmigrantes. Somos nosotros los policias que aparecemos con llaveros de Franco.

Dais pena cuando destrozáis el mobiliario urbano que luego el resto del pueblo, pueblo sumido en la crisis, deberá correr con esos gastos, dinero que tal vez podría haberse destinado al cuidado de ancianos
Al final nos haces llorar. Déjate del cuidado de los ancianos. El dinero lo utilizaríamos mandándote a ti otra vez al colegio para que repases un poco lo básico, que andas un poco perdida.

Dais pena cuando repudiáis la familia, escupiendo de donde venís y vais cavando poco a poco la tumba de la misma humanidad ¿algún problema psiquiátrico, trauma?
Te esta sirviendo de terapia, eh. Proyectar sobre gente que no conoces tus propios demonios. Esperamos sinceramente que sirva de algo.

Dais pena cuando defendéis como modelo de mujer liberada, a un camionero, a una puta barata, y a una asesina, como cualidades imprescindibles.
Esta claro que la mujer liberada es vuestro modelo. Liberada de trabajar,de emprender estudios superiores,de realizarse como persona. La empleais a modo de una maquina de hacer niños blancos siempre al servicio del hombre y la nación como eje central de un modelo de familia que quedó obsoleto hace décadas. Señores, es el siglo XXI. Por cierto seguimos sin entender los burdos y tontos ejemplos femeninos que habeis mal expuesto.

Dais pena cuando vuestras acciones nunca van dirigidas a los poderes del Estado, cuando apuntáis a los grupos antisistema patriotas ¿pero cómo se puede ser tan tonto de pensar que sois antisistema?
Es compatible. Sois parte del mismo cáncer a extirpar. España estado fascista. Vosotros, fascistas del estado español.

Dais pena cuando no se os ve el pelo ante la puerta de la Moncloa o de los grandes bancos haciendo lo mismo que hacéis a grupos de 40 personas que piensan de forma distinta a vosotros-
No entendemos este comentario sinceramente.

Dais pena cuando os tapáis la cara como puros cobardes que sois y por supuesto delincuentes que se refugian en ideas, que buenas o malas, pero hacéis que se aborrezcan y que muchos al cabo del tiempo dejen a un lado, para ser un número más en este sistema, vosotros les matáis la rebeldía.
¿Delincuentes? Que graciosa. Suponemos que no lo somos por arrancar un cartel, sino por nuestras ideas. Y luego nosotros somos los que formamos parte del sistema. JA! (Por cierto, tapaís no existe. Repasemos los acentos o pasa el corrector antes de subir nada. A nosotrxs alguno se nos pasa, pero poner de más, jamás.)

Dais pena porque no sabéis vivir, ni sabéis luchar, ni sabéis qué es lo que verdaderamente importa en la vida, por no saber, no sabéis que sois lo más útil del sistema para intentar frenar el movimiento que verdaderamente traerá la libertad a nuestro pueblo, y la de todos los pueblos.
Aquí lo realmente interesante no es que rebatamos tus palabras. Lo realmente interesante es a lo que os referís con “otros pueblos”. Realmente sería muy gracioso escucharos y ver como vais de dialéctica. ¿Convenceríais a alguien con dos dedos de frente?

Pero cuando se posee la razón en una mano, en la otra bien alta la bandera, en el corazón el sentir de un pueblo que conserva su identidad, y en el mente la Idea, no hay escoria que frene, ni pena que haga sentir benevolencia.
Joder con el pueblo y la banderita de los cojones. Por cierto, lo de la “Idea” os ha quedado un poquito ácrata, eh. Sois tan eclécticos que seguro que más de uno tiene un cacao importante.

Pues nada, aquí os dejamos. Y para la gente de bien, no permitáis ni un acto fascista, ni un solo respiro se les debe dar. Ni carteles, ni actos, ni propaganda, ni ideas.

INTOLERANCIA AL INTOLERANTE

¡FASCISMO NO! NI EN LAS URNAS NI EN LAS CALLES


Nuevo Juicio Farsa

28 octubre, 2010

No se nos debe olvidar la situación de este preso político comunista español. Sí, español pues él así se considera. Si todos los izquierdistas españoles fueran como Manuel y sus camaradas bastante seguro que se habría adelantado pasos para resolver “las problemáticas nacionales”, y en las relaciones de las naciones oprimidas, como la cántabra, con el centralismo español y los centralistas, del signo que sea. Pero este no es el tema…

El caso del “Camarada Arenas” no es único pero es más que significativo. Un caso de lucha política consecuente, represión, resistencia, etc. No es único, y sin salir del PCE (r), SRI y la organización armada GRAPO. Muchos son los ejemplos de sus miembros, auténticos revolucionarios, comunistas, antifascistas que dando incluso la vida pelearon y pelean dentro y fuera. Dicho esto, merecen todo el respeto político y personal, a pesar de que pudiera haber matices en ciertos aspectos teóricos y políticos, y diferencias, sobre todo en la cuestión nacional cántabra.
El “Camarada Arenas” es el secretario general del PCE (r ), seguramente el único partido de ámbito español o español verdaderamente comunista, junto con el PCOE. Quizás por eso la saña en su persecución por parte del Estado capitalista español. Pues no se entiende que si tanto que nos dicen que “son cuatro” “que son unos iluminados sin conexión con la gente de a pie”…les persigan, castigan y repriman con tanta constancia y saña.
¿No se entiende? Da igual el País Cántabru, España, Andalucia, Alemania, Irlanda o Filipinas. El verdadero comunismo, el marxismo-leninismo, antorcha de la revolución socialista y las causas populares y de liberación nacional real…y las fuerzas que puede liberar les sigue dando miedo, y mucho, porque sigue siendo un peligro.
En y desde el País Cántabru muchos somos los comunistas que estamos con Arenas y otros revolucionarios como: Hierro Chomón, Maria Jose Baños, los hermanos Cela Seoane…y tantos otros que se quedan por el tintero, rojo por supuesto. Salud para todos vosotros y vosotras.
La solidaridad se debe demostrar y se puede demostrar de muchas formas. Pero lo fundamental quizás es no olvidarnos de las personas que día a día están sufriendo la represión de la Monarquía española por luchar, por mantenerse fieles a los ideales verdaderamente socialistas, comunistas.
No debemos olvidarnos, y debemos exigir la libertad de todas y todos los represaliados políticos, especialmente a los que sufren la represión con mayor dureza. Como es el caso de el Camarada Arenas.

Por Cambera Roja

CAMARADA ARENAS LIBERTAD!!!


Lavado de Imagen

26 octubre, 2010

Bueno, os presentamos la nueva imagen del blog de Reconstrucción Comunista. La idea es darle más dinamismo posteando las acciones, convocatorias, comunicados, formación y noticias varias así como apartados de música y demás historietas culturales, como textos, documentales o películas. Que sepáis disfrutarlo y lo encontréis interesante.

http://reconstruccioncomunista.blogspot.com/

ORGANIZACIÓN, FORMACION, COMBATE


Carta a un Torturado

26 octubre, 2010

En su carta, Egaña confiesa su dificultad para comenzarla y afirma que creía que la tortura era cosa del pasado, de la Inquisición, del nazismo o de lugares lejanos, donde se imponían brutales dictaduras. Y, tras la descripción de varias de las terribles sensaciones del torturado, muestra su solidaridad sincera con quienes son sometidos a ese tormento.

Aupa compañero: No te conozco, pero reconozco en ti a todos los que habéis pasado por el mismo escenario. No sé, por tanto, cómo tratarte. En singular o en plural, en masculino o en femenino. Me parecía que llamarte «estimado» quedaba un poco lejano, que decirte «querido», en estos momentos, sonaría fatuo y que no comenzar por un saludo sería descortés. Perdóname la ignorancia, pero intuirás que no todos los días abro mi pluma dirigiéndome a un torturado.

Quiero ser franco, a pesar de la distancia. Pensaba que la tortura era cosa del pasado, de la Inquisición, del franquismo, ligada a las SS y a la Gestapo, a la historia. Creía que quienes torturaban eran lejanos dictadores africanos, como Idi Amin, codiciosos de diamantes o colmillos de marfil y despiadados criminales como Saddam Hussein que eliminaban a sus disidentes en el potro. O que las del tormento fueron crónicas acabadas de dictadores como Pinochet o Videla, antiguallas políticas superadas por impulsos democráticos. Incluso que la tortura era cosa de soldados gringos afectados por la cocaína y el bourbon en desiertos babilónicos.

Llegué a creer, asimismo, que el recuerdo de la tortura era un recurso literario, como aquel de Mario Benedetti, que cruzó la raya de la vida hace bien poco: «Alguien limpia la celda de la tortura, lava la sangre pero no la amargura». Tengo una vaga idea de cuando Jean Paul Sartre nos acongojó con la obra de teatro titulada «Muertos sin sepultura», las discusiones de un grupo de resistentes detenidos a punto de ser torturados. Y también percibo los ecos de Henri Alleg que escribió un libro titulado «La cuestión», eufemismo de la Inquisición, sobre la tortura, denunciándola en Argelia, cuando la ocupación francesa.

Pero a ti todo esto te la trae el pairo. Te la fuma, en expresión más moderna. ¿De qué me habla este tipo que ni conozco, pensarás? ¿De historia, de literatura? ¿A mí que me han partido los huesos, que me han destrozado el alma? ¿Tortura? Hoy y aquí. Tienes razón, compañero. Tienes razón.

Pero es que, vuelvo a repetir, no sé cómo comenzar. Quizás debería acercarme a ti, en tus pesadillas, cuando el sudor te empapa y rememoras la sesiones que nunca finalizaban, cuando principiaban a preguntarte por tus amigos, por tu familia, por tu mujer, por tus hijos y, automáticamente, como una máquina, uno de ellos, de los innombrables, abría esa caja que tanto habías temido desde el mismo instante de la detención. ¿Cómo acercarme compañero, sin que parezca pretencioso?

Lo intentaré.

Lo intentaré a través de la lógica, porque de lo contrario nos volveríamos todos locos. Sé que cada sesión es distinta y que, pasados los días, has encontrado eso que al principio te costaba aceptar. Que buscaban tu punto débil, un agujero negro, que les costó averiguarlo y que, al final, cuando lo hicieron, penetraron hasta el fondo. Y que tus gritos fueron entonces desgarradores, ya que tu debilidad había sido tu fuerza hasta que comenzó la picana. Porque tu fuerza era la de todos, la de tu compañera, la de aquellos momentos que guardabas hasta la eternidad entre tus recuerdos más vanidosos.

Momentos que te los han envenedado para siempre. Y sé que ser consciente de ello te produce un desasosiego mayor que la propia picana. Te gustaría no haber nacido. Te revienta mostrar tu debilidad, enseñarla a desconocidos que siempre, hasta en el mejor de los mundos posibles, seguirán siendo tus mayores enemigos. Por eso, precisamente, porque encontraron ese resquicio que te llevó hasta el infinito de la angustia. Tu novia, tus amigos, tu madre, tus secretos que ya no lo serán jamás. Sabes, y eso te asusta, que nunca más volverás a tener un espacio privado.

Cruzaste el surco, y tu vida se convirtió en una piltrafa, lanzada contra la pared del calabozo una y otra vez, hasta que los últimos rescoldos de tu cabeza estallaron en mil pedazos. Como si te hubieran desnudado una y otra vez, ante los ojos de un público que aplaudía con tus vómitos. Un público repugnante, inmundo, simiente de hombres estériles e impotencias históricas. Un público del que no sabías quién aplicaba la electricidad, quien recogía los excrementos, quién aplaudía y quien miraba a otro lado, por la ventana de la indiferencia. ¡Se parecían tanto!

Y maldices una y otra vez ese día que cruzaste por la puerta del fortín, esposado, con las muñecas sangrantes, bajo una capucha que te robaba la vida y te introducía en un mundo de tinieblas que ni Dante hubiera imaginado. Maldices mil veces la indecisión de esconderte, la intuición del terror a la vuelta de la esquina sin haber cerrado la puerta.

Te atormentas una y otra vez con los nombres que salieron de tu boca. Ya ni recuerdas con exactitud a quién pudiste guardar y quién voló. El corazón se acelera en la soledad de la noche, cuando, de repente, suena un grito inexistente de ése a quien creíste haber delatado. Grita, gime, llora desde la lejanía, como el llanto de un neonato reproducido en un disco sin fin.

Pero es que la sensación de dolor, el miedo que a pesar de lo sufrido aún podría ser peor, era indescriptible. ¿Cómo explicarlo? El latigazo de la corriente que empezaba por los testículos y concluía brincando en el espinazo ¿cómo describirlo? ¿Cómo en la sexta ocasión? El abatimiento, la vida que se va en un instante, la asfixia, la muerte azul, ¿cómo relatarlo sin desear no haber existido?

Lo siento, compañero. Siento revivirlo pero si lo he hecho lo era para chillarme a mí mismo la injusticia de la vida. ¿Quién reparte de modo tan desproporcionado? ¿Quién juega a los dados de forma tan despiadada? Nunca lo sabremos. Quiero que sepas que tus noches en vela son las nuestras, que tus desasosiegos los esparcimos por el suelo de la solidaridad y que el desprecio a tus verdugos es el mismo que sentimos por ellos y que lo alimentaremos eternamente, generación tras generación. Son la hez de la tierra.

No hay héroes, colega. No hay héroes. Los que teníamos, compañero, nos los arrebataron los años y, ahora, cuando nuestros hijos disfrutan de sus aventuras, de sus amores y de sus conquistas, nos enojamos porque una vez también creímos en ellos. Y, sin embargo, no nos atrevemos a expulsarlos, porque quizás la inocencia es un valor. Pero sabemos de sobra que los superhombres no son de este planeta. Extraños.

No hay hombres de hierro. Tampoco.

Ni nadie sobrevive a la tortura. Nadie. Lo cual no es un consuelo, sino una constatación. La constatación de que volvimos a ser humanos. Y como tales, retornamos a las sendas de las oportunidades. Nadie vuelve a ser como antes y, en ese temor, todo vuelve a ser como era. Excepto la identificación del monstruo, del verdugo, de la escoria de la civilización. Lo inhumano está en el torturador, no en el torturado.

No puedo más que mostrarte toda mi ternura. Mi ternura y mis letras. «La ternura de los recuerdos se va extendiendo por todas partes; si nos diluimos en ella será imposible mirar a alguien con los duros ojos de la realidad», nos sorprendía Elías Canetti. No tengo letras tan hermosas y, en mi torpeza, sólo puedo mostrarte el apoyo de mi grupo, de nuestro grupo, de todos los que fuimos y somos.

Y añadirte, con cierto desparpajo, que en estas cuentas no hay fracasos, sino desengaños. Que quizás me juzgues por la interrupción. Con derecho. La torpeza es, precisamente, mi punto débil. No he podido evitar escribirte. Porque la resonancia de tus voces era tan intensa que ni siquiera los viejos muros de mi casa, piedra sobre piedra, pudieron ocultarlos. Créeme si te digo que a estas alturas, tus zozobras son las mías. Saldremos adelante. No tengo duda.

http://www.gara.net/paperezkoa/20101023/227986/es/Carta-torturado